Algo más que un serio aspirante

El FC Barcelona Lassa de Sito Alonso vence con claridad en Zaragoza y se postula como candidato, encarrilando una racha de 5 victorias consecutivas.

Algo más que un serio aspirante
Michalak busca la canasta ante Oriola y Ribas / Foto: Basket Zaragoza
Tecnyconta Zaragoza
86 99
FC Barcelona Lassa
Tecnyconta Zaragoza: Barreiro (6), Dragovic (-), Bellas (6), Neal (22), Mazalin (-), Michalak (10), Alocén (6), De Jong (13), Varnado (11), Suárez (5), Blums (6)
FC Barcelona Lassa: Seraphin (12), Ribas (6), Pressey (6), Hanga (11), Navarro (15), Heurtel (7), Oriola (13), Sanders (), Koponen (6), Claver (-), Tomic (7), Moerman (4)
MARCADOR: 19- 21 / 40 - 44 / 56 - 73 / 86 - 99
ÁRBITRO: Colegiados Conde, Oyón y Torres. Eliminado por 5 faltas Ante Tomic.
INCIDENCIAS: 9.300 espectadores en el Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza asistieron al encuentro correspondiente a la 10ª jornada de la Liga Endesa.

Día grande de baloncesto a orillas del Ebro. Ambiente de gala con 9.300 espectadores en el Príncipe Felipe. La visita de uno de los trasatlánticos de la Liga Endesa ponía a prueba la fortaleza de los de Jota Cuspinera en su fortín y su racha de 4 victorias consecutivas. Porque hablando de rachas, el FC Barcelona Lassa aterrizaba en Zaragoza tras 4 triunfos seguidos en Liga Endesa.

Mal presagio

Momentos antes del encuentro se conocía la baja de Sergi García en los locales, con problemas en los isquiotibiales. Sin duda un motivo de preocupación para las ambiciones de Tecnyconta, más si cabe teniendo en cuenta el estado de forma del mallorquín en este momento de la temporada. Pero como un clavo saca otro clavo, la ocasión se antojaba ideal para ver en acción a una de las perlas de la cantera aragonesa como es Carlos Alocén.     

Heurtel anotaba la canasta inicial, pero Neal respondía colocando el 3-2 en el primer minuto de juego. Muchos errores en el tiro de ambas escuadras en estos primeros compases, aunque Neal y Varnado comenzaban a crear problemas en la defensa blaugrana. Los rebotes ofensivos mantenían en el partido a los de Sito Alonso, anotando en segundas opciones debajo de canasta ante el poco acierto en el tiro exterior. Tomic, Pressey, Navarro y Oriola entraban en pista a partir del ecuador con 12-6 en el electrónico. Y precisamente Navarro con un triple a 2:51 provocaba el primer tiempo de Cuspinera (12-11). Sanders sustituía a Hanga en la defensa a Neal, que comenzaba a tener problemas para anotar y generar. Precisamente el americano colocaba a su equipo por delante 14-16 a 1:40 del final.  Hasta el final, intercambio de canastas con un Navarro especialmente inspirado (7 puntos sin fallo), y 19-21 en el electrónico.    

Nada más comenzar, dos triples consecutivos de Neal y Suárez ponían por delante a los locales de nuevo. En el otro extremo, Oriola anotaba cinco puntos consecutivos, pero el primer problema de faltas llegaba para FCB con la 3ª de Tomic. La defensa que marcaba Sito era asfixiante y generaba numerosas pérdidas en un equipo que apenas las sufre, pero las faltas les colocaban en bonus en el ecuador del parcial. Navarro con un nuevo triple ponía el 33-38 y obligaba al técnico local a detener el encuentro para aclarar ideas. Pero sin Neal en cancha, nadie conseguía asegurar la anotación, y sólo los tiros libres mantenían con vida a Tecnyconta. Sanders a 1 minuto del descanso anotaba de tres, lo que suponía la máxima diferencia para el FCB hasta ese momento con 38-44. La preocupación se palpaba en la grada, y de nuevo dos tiros libres para Bellas suponían un respiro. Los jugadores se retiraban al vestuario con 40-44 y la sensación de que la ausencia de Sergi García no era cubierta por ningún jugador rojillo. Y para mayor sensación de ansiedad, 8 pérdidas en sólo dos cuartos (guarismo que es la media en las estadísticas locales en el global del partido).  

El principio del fin

Ataques espesos de nuevo en la reanudación para los locales, que sólo buscaban a Neal. Por parte de los visitantes, velocidad en la circulación y canastas muy cómodas cerca del aro. Con 42-50 y sólo dos minutos jugados, Cuspinera volvía a detener el tiempo. Pero el problema seguía siendo el mismo. Nadie tomaba las riendas. Todo lo contrario que en la otra zona, donde la canasta se hacía cada vez más grande. Especialmente para Navarro que con dos triples consecutivos ponía el 46-61 a 4:30  del final del tercer parcial. Un Blums desaparecido en los últimos encuentros se marcaba un triple y un 2+1 que parecía devolver a los suyos al encuentro. Con 54-63 a 3:30 parecía resurgir la esperanza, pero con una defensa totalmente inoperante no había nada que hacer. En el banquillo vecino, las rotaciones de Sito mantenían la frescura en todo el roster, mientras que por los maños las piernas no respondían y se llegaba tarde al marcaje y a las ayudas. Esclarecedor 54-69 a falta de 1 minuto. Poco que objetar. De nuevo numerosas pérdidas de balón (hasta 13 en 30 minutos) y partido casi sentenciado con 56-73 a falta de diez minutos. Un equipo casi desconocido descorazonaba a la grada, faltaba espíritu… ni siquiera se intentaba detener el ataque con faltas.

Ambiente gélido en la reanudación… parecía que alguien hubiese abierto de par en par las puertas del pabellón y que sólo los blaugrana llevasen camiseta. De Jong salía del letargo para anotar 7 puntos consecutivos y poner a 10 a los suyos (65-75 con 8 por jugar). Sin embargo, con  Neal en el banquillo, recital de triples de los de Sito con 3 consecutivos para marcar de nuevo distancias.  

Volvía Neal a 6 minutos del final, pero un Hanga sensacional atrás (también en ataque en esta ocasión) lo secaba en cada ataque. Lo mejor del encuentro en los de casa, sin duda un Carlos Alocén que con 6 puntos se atrevía cada vez que veía un hueco, dejando caer la sensación de que aquí hay base para rato. Encomiable la actitud de los de Sito, que no daban un balón por perdido ni con 15 arriba en el luminoso. Al final, un 86-99 que resumía a la perfección lo visto en el parquet. Poco que discutir. Si este FC Barcelona es el que vamos a ver de aquí en adelante, aviso a navegantes… Aquí hay un aspirante más que sólido