UCAM Murcia no mantuvo el ritmo alemán y cayó en el Palacio

El UCAM Murcia no consiguió seguir su racha de victorias en el Palacio de los Deportes. El conjunto alemán fue mejor en el último cuarto y se coloca líder del grupo por encima de los murcianos.

UCAM Murcia no mantuvo el ritmo alemán y cayó en el Palacio
Foto: ACB.com
UCAM Murcia
79 90
Bayern Munich
UCAM Murcia: ORTEGA (-), ANTELO (13), CAMPAZZO (4), BENITE (7), LLOMPART (5), RADOVIC (9), BARON (24), FAVERANI (11), OLAIZOLA (-), DELIA (4) Y ROJAS (2).
Bayern Munich: KING (5), LUCIC (5), RENFROE (5), JOHNSON (16), DEDOVIC (2), REDDING (2), BALVIN (2), BARTHEL (9), GAVEL (6), BOOKER (9), KLEBER (20) Y TAYLOR (9).
MARCADOR: 28-23, 47-43, 63-66, 79-90.
ÁRBITRO: KOROMILAS, DRAGOJEVIC Y VAN DE BROECK
INCIDENCIAS: PARTIDO CORRESPONDIENTE A LA SEXTA JORNADA DE EUROCUP. PARTIDO DISPUTADO EN EL PALACIO DE LOS DEPORTES DE MURCIA.

Tras una semana de descanso, el UCAM Murcia volvía a competición europea, competición en la que está mostrando su mejor nivel esta temporada en lo que va de curso. Los murcianos lideran el grupo más difícil de la primera ronda, por delante de su rival de hoy, el Bayern Munich, y por encima de Zenit y Unicaja.

Los universitarios tan solo han caído en una ocasión esta temporada y fue en Alemania frente al Bayern, en un partido en el que el UCAM mostró una doble cara en ambas partes: una muy mala en la primera mitad, y otra casi perfecta en la segunda parte. Los alemanes vienen con la intención de retomar la senda de la victoria, ya que cayeron en casa frente al Zenit la pasada jornada por 88-99. Por su parte, el UCAM hizo los deberes hace dos semanas en Croacia ante el último clasificado del grupo, Buducnost.

Los murcianos llegan con las bajas de Soko y Pocius, y con la convocatoria del canterano “Chumi” Ortega desde hace ya unas semanas. Los alemanes son uno de los equipos llamados a llegar lejos en Eurocup, ya no solo por plantilla, sino porque, un equipo con el gran Djordjevic como entrenador, aspira a todo siempre.

Baron mandó en el primer cuarto

El partido comenzó con un Bayern con las ideas más claras en ataque que los murcianos, la intención era de jugar al poste bajo con Booker permanentemente, para buscar ventajas propias o de cortes exteriores. Al UCAM le costó entrar pero lo hizo teniendo paciencia en ataque y moviendo el balón rápido lo que se tradujo en la cuarta falta a favor al minuto cinco de partido.

Primer cuarto con mucho ritmo en ataque, pero escaso nivel defensivo, sobre todo por parte alemana, el UCAM estaba consiguiendo correr en ataque. Ambos equipos se tomaban la medida en cada acción. A falta de dos minutos, Djordjevic pidió tiempo muerto porque el UCAM se iba seis arriba tras la técnica a Redding y el triple de Antelo. Baron, con 14 ptos en el cuarto, estaba sacando mucha ventaja con sus penetraciones tras bloqueo indirecto de Delia y con tiros liberados.

El primer cuarto fue para el UCAM Murcia 28-23.

La irregularidad fue característica principal de ambos.

Tres minutos y ya se notaba que el Bayern no iba a tirar el partido a las primeras de cambio, la intensidad defensiva había subido y el UCAM encadenó dos ataques malos seguidos, contestados con canasta alemana. “Chumi” entraba a pista sustituyendo a Baron y hacía asi su debut en Eurocup con el conjunto murciano, el primero de un canterano murciano en la historia del club.

Con la entrada del canterano el UCAM subió el nivel defensivo y obligó a Djordjevic a pedir tiempo a falta de cinco minutos, porque los universitarios habían cogido renta de siete puntos de nuevo.

La defensa del Bayern era inexistente, el UCAM hacía lo que quería en ataque. Y en defensa el UCAM puso el listón muy alto, los alemanes no habían llegado a ese nivel aun en el partido.

La pintura del Bayern estaba siendo la clave del éxito murciano, con Booker en el banco mucho tiempo por acumulación de faltas (tres en el segundo cuarto), los interiores murcianos campaban a sus anchas en el rebote y en el poste bajo debido a la poca intensidad y nivel de Barthel y Balvin.

Un lapsus murciano de treinta segundos volvia a meter al Bayern en partido, la diferencia había bajado de 12 a seis puntos y con un triple sobre la bocina de Barthel se llegaba al descanso con tres puntos a favor para los pimentoneros.

Al descanso Baron llevaba 16 puntos y Kleber 12.

El descanso sentó mejor a los alemanes

Tras el parón, el conjunto de Djordjevc salió mejor al parquet.

Kleber asumió el rol de Booker, y Barthel cambió el chip, lo que provocó muchos problemas a la defensa murciana. Ya no habían dos pívots a los que defender al poste bajo, Barthel se abría a línea de 6,75 para abrir el campo y la defensa, esto lo aprovechó un inspirado Maxi Kleber (ex Obradoiro) que acabó con 20 puntos, 10 rebotes para 31 de valoración.

Al minuto tres el partido se vio pausado por una disputa entre Campazzo y Barthel que se saldó con técnica para este último. La intensidad había subido de parte alemana y el partido, a falta de cinco minutos se paraba con dos abajo para el UCAM Murcia, que no estaba atacando mal, pero que en defensa no mantenía un ritmo aceptable.

El tercer cuarto se volvió bronco, sin ritmo debido a la multitud de faltas en ambos lados de la pista. UCAM Murcia no consiguió imponer su ritmo ni aprovechó que el Bayern tenía en el banquillo a sus dos mejores jugadores del partido, Kleber y Booker, con tres y cuatro faltas cada uno.

El UCAM no dio el nivel en el momento clave

Si el UCAM pretendía ganar el partido debía subir la presión defensiva para conseguir volver a correr en la pista. Los árbitros tenían el día fácil a la hora de pitar, la clave era forzar penetraciones y situaciones de posteo con Faverani, que era más rápido que Balvin.

El último cuarto no podía empezar mejor, canasta de Benite y triple sobre la bocina de posesión de un inspirado Baron pero, el murmullo se adueñó del Palacio cuando, a falta de siete minutos, Campazzo cometía su cuarta falta y se iba al banquillo.

El partido seguía por el mismo cauce, alternancia de juego en ambos equipos, ninguno conseguía marcar su ritmo y el UCAM se estancó en ataque, no habían ideas ofensivas y Johnson llevaba al Bayern al +9 a falta de tres minutos y sacaba del partido al Facu.

El UCAM había dejado de buscar a Faverani en el poste y el Bayern estaba muy cómodo en defensa. Muchos altibajos en ambos equipos durante los 40 mins pero el Bayern nunca se fue del partido, el UCAM si que lo hizo en la mitad del último cuarto y no pudo competir al final.

Pareció que, con la cuarta falta de Campazzo, el UCAM desconectó y el Bayern lo aprovechó, Johnson anotó sus 16 puntos en el último cuarto y llevó a su equipo al liderato del grupo.

El partido se acabó con el 79-90 final.

El UCAM sigue con el mismo problema desde el principio de la temporada, la irregularidad dentro de los partidos. Ese ritmo que impone a veces tan frenético es el que tiene que saber mantener los cuarenta minutos porque, cuando baja ese ritmo, le cuesta mucho competir los partidos.

Toca cambiar el chip de competición para el UCAM, que debe mejorar su marcha en Liga doméstica.