Los causantes del paupérrimo inicio del Betis

Ninguna victoria por diez derrotas, ese es el arranque en la liga Endesa de un Real Betis Energía Plus que no encuentra su camino. Aquí analizaremos qué está pasando en la capital andaluza para que se dé el peor arranque en la historia del club.

Los causantes del paupérrimo inicio del Betis
Los causantes del paupérrimo inicio del Betis. Imagen: MARCA

Para comenzar se ha de resaltar la llegada de tres caras nuevas al equipo, Dontaye Draper, un viejo conocido de la liga en sus temporadas con el Real Madrid, el serbio  Rade Zagorac y el técnico Óscar Quintana, que llegó hace algo menos de un mes al club verdiblanco para reemplazar a Alejandro Martínez.

A este equipo se le presumía su final este verano por motivos económicos, aparentemente. Tras un periodo de incertidumbre se desveló que Sevilla seguiría teniendo un equipo en la Liga ACB. El club, entonces propiedad de CaixaBank se salvó de la disolución gracias al Betis. El banco vió con buenos ojos la propuesta del equipo andaluz, calificada por su presidente, Ángel Haro, como “muy imaginativa”. El Betis ponía su nombre al equipo de ACB de Sevilla y CaixaBank accedía a invertir un millón de euros para garantizar que se llevase adelante el proceso.

El Betis, según la Ley del Deporte, no podía hacerse cargo de otra sociedad anónima deportiva, pero aún cabía la posibilidad de una cesión de su nombre para la búsqueda de patrocinios que pudiesen redondear el presupuesto del club, que ronda los cinco millones de euros.

La salvación llegó el día en el que la junta de accionistas del Baloncesto Sevilla tenía como orden del día la disolución de la entidad. Con la marca Betis como reclamo, CaixaBank entiende que es posible la viabilidad del club, aunque mantendrá una inversión de un millón de euros en un periodo de un año de transición.

Un año de transición que no está siendo muy fructífero, sin ganar un sólo partido por el momento y dejando que desear en muchos aspectos de su juego, sobre todo en intensidad y defensa. La primera apuesta del equipo fue Ryan Kelly, ex jugador en dos clubs NBA como Los Ángeles Lakers, equipo en el que jugó tres años a un nivel bastante decente, y un año en Atlanta Hawks, equipo en el que jugó apenas nueve partidos sin historia alguna, destcando con el equipo afiliado a Atlanta de la liga de desarrollo pero sin tener oportunidades en el primer equipo.

Kelly fue el elegido para ser la estrella de este equipo, pero por el momento no está dando el nivel esperado, promedia apenas 14.8 puntos y 4.6 rebotes. Son cifras bastante buenas, pero no lo suficiente para un jugador que estaba llamado a ser la referencia del equipo andaluz. Bien es cierto que en ataque puede ser la mayor referencia no es un jugador dotado de mucho liderazgo ni se preocupa especialmente de la defensa. Pese a sus cifras podemos decir que es uno de los culpables de que el equipo lleve este récord. No se le pide una mejora sustancial en los números, sino ser el líder que se pretendía que fuese.

Otros jugadores que están llamados a ser referenciales en el equipo son Oderah Anosike y Nobel Boungou-Colo, que están siendo de las mejores noticias del equipo verdiblanco, un pívot muy intenso en la pintura y un alero muy fuerte capaz de anotar con mucha facilidad y con mucho margen de mejora, pues tiene apenas 19 años. También cuentan con Dontaye Draper y Rade Zagorac en la plantilla, jugadores que pueden dar el salto de calidad al equipo y lograr que lleguen a mitad de la tabla, estos jugadores todavía no han tenido tiempo de demostrar nada pues no han jugado más que uno o dos partidos con el equipo.

La profundidad de banquillo tampoco ayuda demasiado, el equipo cuenta con varios jugadores que no aportan prácticamente en ninguna faceta del juego, y un equipo de este nivel no se puede permitir tener 7 jugadores que no superen los 4 puntos de media y que además no aporten apenas en otros aspectos salvo Josep Franch que es el máximo asistente del equipo con 2.2 por partido.

Ahora pasemos al análisis del equipo dentro de la pista, pues desde la llegada de Óscar Quintana ha habido una mejora sustancial en la defensa del equipo, quizá se deba a que los jugadores llevan más tiempo jugando juntos y han comenzado a compenetrarse o quizás no, el caso es que desde el cambio de entrenador el equipo ha consentido menos puntos, forzado porcentajes peores a los rivales y robado más balones. Por esto podemos decir que Alejandro Fernández es otro de los responsables del fatal inicio del equipo.

El presidente Fernando Moral analizó recientemente el complicado inicio de temporada del equipo sevillano. "Es el peor arranque de nuestra historia, si no estuviera preocupado, tendría un problema", afirmó . También declaró que no se tenía claro lo que iba a pasar con el equipo hasta prácticamente el inicio de la temporada "Hemos salido muy tarde, no sabíamos en que competición íbamos a estar. Hemos intentado hacer el mejor equipo posible pero hasta ahora no hemos dado con la tecla".Para finalizar mencionó que habló con diversos jugadores para tomar una mayor responsabilidad "Esperamos mucho más de algunos jugadores que son llamados a ser principales y así se lo estamos haciendo saber", y pide perdón al público por la situación.

Con las últimas incorporaciones el equipo podría dar mucho más nivel, Quintana está imponiendo mucha más intensidad defensiva y han llegado jugadores que pueden aportar bastante, como Draper o Zagorac, además del supuesto paso adelante que se espera de otros jugadores. Al final del verano parecía que el equipo iba a desaparecer, y hace unas semanas se dudaba de si este año era una transición para que no desapareciese de repente el equipo y retrasar la desaparición un año, ahora confirmamos que tienen aspiraciones, aunque demasiado tarde para remontar lo que queda de temporada...