El increíble Llull lidera una cómoda victoria merengue

El Real Madrid de Baloncesto se llevó una cómoda victoria en el Palacio de los Deportes ante el Manresa. Los blancos impulsados por un gran Llull hicieron un gran juego que les sirvió para mantener una jornada más el liderato de la Liga Endesa.

El increíble Llull lidera una cómoda victoria merengue
El incríble Llull lidera una cómoda victoria merengue | Foto: RMB.com
Real Madrid
96 70
Manresa
Real Madrid : Randolph (4), Draper (3), Doncic (12), Maciulis (9), Ayón (8), Carroll (12), Hunter (6), Llull (24), Suárez (6) y Taylor (12).
Manresa : Patrick (5), Suggs (9), Marjan (13), Montáñez (13), Trapani (13), Tomás (7) y Belemene (9).
MARCADOR: 26-17; 41-36; 74-51 y 96-70.
ÁRBITRO: Pérez Pérez y Manuel.
INCIDENCIAS: Partido disputado en el Barclaycard Center ante 11.000 espectadores de la Liga Endesa. Victoria del Real Madrid frente al Manresa.

Hechas las presentaciones, las luces se apagaron. Fue el momento en el que el Real Madrid decidió poner un emotivo vídeo en honor a un jugador muy especial. El motivo, los 365 partidos de Jaycee Carroll con el Madrid de Baloncesto. Aunque no fue solo eso lo que celebró el público merengue, y es que hace unos pocos días se dio a conocer la renovación del jugador merengue. Carroll vestirá la camiseta blanca unas temporadas más y con ello el Real Madrid se asegura acierto en la línea de tres puntos hasta mínimo el año 2019.

Los 365 partidos de Carroll supusieron superar a una leyenda blanca, nada más y nada menos que Bullock. Con el Palacio en modo celebración ocurrió un hecho que enfrió notablemente el ambiente inicial. A los 20 segundos de encuentro, Felipe Reyes, se caía al suelo en la lucha por un rebote y con la mala suerte de que un jugador rival le pisó. El capitán salió del parqué cojeando y entre muescas de dolor. Sin embargo, con el golpe enfriado decidió volver y sentarse en el banquillo hasta que Laso le necesitase

Pero este no fue el único el único susto del primer cuarto. Con cuatro minutos de partido y con Felipe ya en los vestuarios curándose, un jugador del Manresa se llevó un golpe. Auda Patrick, que estaba siendo el mejor hasta ese momento, se lesionó y tuvo que marcharse en camilla con fuertes dolores en su tobillo izquierdo. En cuanto a lo puramente baloncestístico, el Real Madrid salió a ganar el encuentro. Los merengues marcaron la pauta del encuentro y a base de triples. Un parcial de 25 a diez en los últimos cinco minutos del primer cuarto le dieron la primera máxima a los locales. Los principales culpables fueron los puntos tras pérdidas (nueve) y un enchufado Jonas Maciulis desde la línea de tres puntos. 

Nocioni también dice adiós

En el segundo cuarto el Manresa se puso manos a la obra para reducir la máxima del Real Madrid de doce puntos. Impulsados por un gran Marjan con un trece de valoración consiguieron poner al equipo al descanso a cinco puntos. La presión defensiva, la segundas oportunidades y la aportación del banquillo (superior a la del Real Madrid) hacía que afrontasen el segundo periodo con claras opciones de victoria visitante. 

Foto: RMB.com
Foto: RMB.com

En cambio, por la del Madrid las cosas se complicaron en el segundo cuarto. Tras una buena primera parte vieron como el aro se cerraba y el Manresa se acercaba sin hacer mucho ruido. Pero este no fue el mayor de sus problemas. Andrés Nocioni, muy descontento con la actuación arbitral, sufrió un cortocircuito que le sirvió una expulsión. Dos técnicas por protestar en menos de dos minutos hicieron que se fuese a la ducha antes de tiempo. 

El increíble Llull

El Manresa salió del túnel de vestuarios para afrontar la segunda parte con ganas de dar la sorpresa en el Palacio de los Deportes. Sin embargo, se encontraron con el típico muro que te encuentras en Madrid. Sí, no podía ser otro que Sergio Llull. El balear se echó una vez más el equipo a la espalda para poner la máxima del partido en 24. Fue el número 23 el que dirigió el navío blanco, sus números en el tercer cuarto fueron 24 puntos, seis asistencias y tres rebotes en sólo 16 minutos en pista.

Sergio LLlull no jugó el último cuarto

Con el partido ya decidido y un Real Madrid con una ventaja de 23 puntos, Pablo Laso decidió hacer rotaciones. En una temporada tan larga como esta se agradecen encuentros sin presión y en los que se pueden dar descanso a piezas como Sergio Llull o Gustavo Ayón. Con las dos estrellas blancas metidas en el banco fue momento Doncic. El joven jugador tomó las riendas del equipo y supo suministrar a la perfección la distancia obtenida. En definitiva, otro domingo con victoria merengue para desayunar y con un Real Madrid más líder de la Liga Endesa. El público banco sonríe, Laso también, la maquinaria blanca funciona a la perfección una jornada más.