Un contrato de 200 millones busca nombre

Dinero, la palabra del verano en la NBA. Los equipos se han tenido que ajustar el pantalón y firmar contratazos a los Agentes Libres de este verano. Esta situación ha llegado al punto de que el contrato de 200 millones es una posibilidad.

Un contrato de 200 millones busca nombre
Un contrato de 200 millones busca nombre I Foto: NBA.com

La NBA económicamente hablando se ha vuelto loca. Se podría decir que prácticamente está lloviendo dinero del cielo y es que los contratos que se han firmado este verano han sido realmente sorprendentes. Todo empezó cuando Adam Silver anunció que se había aprobado una subida importante del límite salarial de los equipos de la NBA. Para entender todo esto y el tema del contrato de los 200 millones hay que remontarse al pasado.

Subida del límite salarial 

La NBA anunció que el máximo salarial para la temporada 2016-17 sería de 94.143.000 dólares, en línea de las últimas proyecciones que manejaban los equipos. Las subida resultó espectacular, pues en la última campaña el límite fue de 70 millones de dólares, lo que supone un salto del 34,4%. Esto no es muy habitual, puesto que se trata del mayor aumento en cantidad neta de un año a otro en la historia de la NBA.

Adam Silver comisionado de la NBA I Foto: NBA.com
Adam Silver comisionado de la NBA I Foto: NBA.com

Mike Conley firmó un contrato de 152,6 millones de dólares por 5 temporadas.

Según informó Nbamaniacs, la competición también ha establecido que el límite para no superar el impuesto de lujo será de 113.287.000 dólares. Otros datos importantes son la mid-level exception para equipos que no paguen el impuesto de lujo en 5.628.000 dólares y la mid-level exception para conjuntos que sí abonen el tenido impuesto se queda en 3.477.000 dólares. Para finalizar, una cifra muy importante a tener en cuenta es el mínimo salarial que están obligadas a gastar todas las franquicias de acuerdo al convenio colectivo. Cada equipo se verá obligado a emplear 84.729.000 dólares en salarios de jugadores, el 90% del límite salarial.

El millonario Mike Conley 

Mike Conley ha sabido aprovechar a la perfección esta subida de salarios. El jugador de los Memphis ha dado el pelotazo este verano y se ha hecho con el con el contrato más alto de la historia de la NBA. Unos 152,6 millones de dólares garantizados por 5 temporadas. El contrato más lucrativo de la NBA para un jugador se firmó de forma oficial en la ciudad de Memphis. Mike Conley se convirtió de esta forma en el primer jugador que sobrepasa la línea roja de los 150 millones de dólares, un impresionante hecho para alguien que no ha sido ni All-Star.

Mikel Conley en un partido I Foto: NBA.com
Mikel Conley en un partido I Foto: NBA.com

Pese a convertirse en el mejor pagado, muchos coinciden que Conley no es el mejor jugador de la NBA. A sus 28 años el jugador ha estado en el momento perfecto. La continuidad de Conley era absolutamente imprescindible en Memphis para seguir siendo un equipo puntero en el Oeste. 

El contrato de los 200 millones 

El total de Conley de 152,605,575 puede hacer temblar la imaginación, pero su récord del contrato más rico en la historia probablemente no permanecerá por mucho tiempo. El salario máximo es incluso mayor para jugadores con 10 años de servicio y cuando el jugador correcto golpee la agencia libre en el momento oportuno, su total puede superar al de Conley.

DeAndre Jordan en un partido I Foto: NBA.com
DeAndre Jordan en un partido I Foto: NBA.com

Según informa ESPN: "requeriría de las circunstancias correctas -un jugador con al menos 10 años en la liga no mayores de 31 (o la regla de mayores de 36 limitaría sus ganancias potenciales) y volver a firmar con su equipo anterior con los derechos Bird completos (permitiendo cinco años y 7.5 por ciento de crecimiento). Hay varios jugadores próximos para los cuales todas las piezas pueden caer en su hogar".

La lista que han dado de los jugadores que pueden alcanzar semejante cifra es la siguiente: Russell Westbrook, James Harden, DeAndre Jordan y Kyle Lowry. Algo que parecía imposible imaginar, ya es una realidad. Un contrato de 200 millones busca dueño.