J.R. Smith, la historia interminable

Su futuro sigue sin resolverse y no viaja con el resto de la plantilla de los Cavaliers a California. El jugador, pide un contrato alto y duradero; desde la franquicia ofrecen uno corto y de menor cuantía económica.

J.R. Smith, la historia interminable
J.R. Smith lanzando de 3 en el séptimo partido de las pasadas finales (NBA.Com)

El culebrón que viven los Cavaliers con J.R. Smith parece no terminar nunca. Desde antes de que acabase la pasada campaña el jugador ya tenía pensado aprovechar su estátus de agente libre para buscar una gran oferta en el mercado de fichajes y embolsarse una buena suma de dinero. Sin embargo, las cosas no han salido como el bueno de J.R. hubiera querido, y sus planes se han ido torciendo poco a poco hasta el día de hoy.

Las negociaciones, en punto muerto

Apenas quedan 10 días para el comienzo de la pretemporada y, ahora mismo, las negociaciones entre Cleveland Cavaliers y J.R. Smith están totalmente paralizadas. El jugador, a través de su representante Rich Paul, pretende una vinculación a largo plazo con el conjunto de Ohio, asegurándose ingresos varios años más. Sin embargo, desde las oficinas de los recientes campeones de la NBA, consideran que Smith ya no es un chaval, no está al ritmo él piensa que está, y no compensa hacer un contrato a largo plazo a un jugador que podría estar dando los últimos coletazos de su carrera. Por otra parte, su rendimiento la temporada pasada distó mucho del esperado; es cierto que se ha centrado mucho y que ya no es el cabeza loca y polémico jugador que todo el mundo conocía, pero sus actuaciones a lo largo del curso han sido más bien irregulares, una de cal y otra de arena. Por lo tanto, a pesar de que realizó grandes actuaciones y sirvió en más de una ocasión como segundo de a bordo del capitán James, es esa irregularidad la que no convence a los mandatarios de los 'Cavs' y la que inclina la balanza hacia el no firmar.

No viaja con el equipo a California

La plantilla de los 'Cavs' se ejercitará esta semana en California, puliendo detalles técnicos y machacándose físicamente, un destino que J.R. Smith no pisará, pues hasta que no se aclare su futuro estará apartado del equipo y deberá ponerse a tono por su propia cuenta. Cleveland afronta la temporada con ilusión, tras haber logrado el primer trofeo de la NBA para la franquicia, y con la tarea de defender y revalidar el título. Los Cavaliers confían en que Smith sea uno más de la plantilla esta campaña, y que se de cuenta de que Cleveland es la mejor opción económica y deportiva que va a encontrar a estas alturas. Habrá que prestar atención al acercamiento de posturas y ver quién da su brazo a torcer.