Derrick Rose: "He sentido mucho amor. Sientes algo parecido en Chicago, pero no al nivel de New York"

La nueva estrella de los Knicks ha hecho una serie de declaraciones en las que afirma estar encantado con la ciudad.

Derrick Rose: "He sentido mucho amor. Sientes algo parecido en Chicago, pero no al nivel de New York"
Derrick Rose durante una rueda de prensa con los New York Knicks. Foto: Web oficial de la NBA.

El pasado junio Derrick Rose aterrizó en los New York Knicks tras un traspaso múltiple que involucró hasta tres jugadores más de la franquicia neoyorquina. La noticia fue toda una sorpresa para el mundo del baloncesto, ya que eso suponía que el base, natural de Chicago, abandonase su ciudad natal y el equipo en el que se formó como jugador para recalar como pilar fundamental en un nuevo proyecto ganador. El jugador, en un principio, mostró su malestar por el traspaso por parte de la franquicia de Illinois, pero días después rectificó y afirmó que, pensándolo en frío, era una nueva oportunidad para volver al nivel que le llevó a proclamarse MVP en la temporada 2010-11. 

Es un nuevo inicio para Rose. Tras haber estado más de dos años sin jugar debido a sus graves lesiones en las rodillas y una temporada pasada llena de decepciones (cabe recordar que los Chicago Bulls no se consiguieron clasificar para los playoffs), el jugador de 27 años busca reencontrarse consigo mismo y empezar de cero para volver a la élite.

El base, en unas declaraciones recientes, ha afirmado que está encantado con Nueva York y el trato que le están dando en su nuevo hogar; "He sentido mucho amor. Sientes algo parecido en Chicago, pero no al nivel que se da en Nueva York. Es el tipo de cosas que te hacen estar ansioso por conseguir realmente lo que quieres en la cancha." Se avecina una nueva historia de amor en la Gran Manzana. El Madison Square Garden será el lugar en el que, cada noche, Derrick Rose se dé cita con los aficionados de los Knicks y les devuelva su amor en forma de espectáculo y, sobre todo, victorias que les lleven a la ansiada cumbre; ganar el anillo de la NBA.