Movimientos de mercado al son de los Pet Shop Boys

El desbalance de Conferencias cada vez más marcado se refuerza con un nuevo éxodo de talentos hacia el Oeste. ¿Qué motiva a los jugadores a mudarse a la zona más competitiva de la liga?

Movimientos de mercado al son de los Pet Shop Boys
Go West de los Pet Shop Boys

“Ve al Oeste, la vida es pacífica allí” (“Go West, life is peaceful there”) decían los Pet Shop Boys en uno de sus temas más emblemáticos. Bajo la situación y contexto de 1993 quizás era cierto, hoy no tanto, sí y sólo sí de NBA hablamos… no nos metamos en las demás cosas.

Conferencia Oeste, hogar de los últimos campeones, y de casi el 70% de los campeonatos de las últimas 2 décadas. Ya parece más que una racha o un patrón… es un hecho! El desbalance es evidente, y son varios años ya en donde no sólo los últimos puestos de playoffs del Este son para equipos con récord negativo, sino que varios equipos del Oeste fuera de postemporada serían cómodos 5-6 en la esquina opuesta.

Lógica de Equipos

Lo sucedido con Paul George demuestra a las claras la dinámica que más se ha materializado en las últimas transacciones del mercado, en su caso puntual de interacción exclusiva Indiana-OKC.

Con un Oeste repleto de estrellas y competición, a las franquicias que no se llamen Warriors, Rockets o Spurs, no les queda otra que atraer más talento para poder presentar batalla a tan temibles adversarios. Saben que sumirse en un proceso de reconstrucción bien podría dejarlos fuera de batalla por al menos 10 años, si la cosa no cambia.

El Este, por el contrario, cada vez más débil, pareciera regirse por una lógica diametralmente opuesta, pero también estratégica y con sentido… aunque esto haga sangrar el espectáculo. Básicamente, si de una de sus estrellas se desprenden, la mandan a la otra costa; de esta manera, sólo le ven la cara 2 veces al año y 1 sola vez en casa, no refuerzan un rival, y sostienen sus chances de colarse en playoffs.

Simple y claro, mientras tu jugador no se llame Carmelo Anthony y tenga en su poder la ‘no-trade clause’, podés mandar a tus estrellas o estrellados donde sea, aunque un rival de conferencia o incluso de división te haya ofrecido más y mejores activos… llámese George o Butler.

Paul George se unirá a Russell Westbrook en la próxima temporada. | Fotografía: AP
Paul George se unirá a Russell Westbrook en la próxima temporada. | Fotografía: AP

Lógica de Jugadores

Acá es dónde más llamativo y sorprendente se vuelve el análisis, pues la variedad de casos, escenarios y bemoles aumenta dependiendo del caso.

El comentario de Ron Harper dirigido a Irving no tiene vigencia en estos tiempos. Hoy un equipo al que le pedís cambio no te manda al peor rival; te manda a donde le conviene.

Hoy los jugadores eligen. Y los dueños saben que si no los escuchan y acaban reteniendo a toda costa, los resultados son nefastos; sea baja de rendimiento o no-renovación de contrato, marchándose a otro lado sin nada a cambio.

El ajedrez se ha complicado. Porque, a excepción de Hayward que mudó su casa de Salt Lake City a Boston, o más en un segundo plano JJ Redick (LA a Philadelphia), incluso jugadores del Oeste han decidido permanecer en el Oeste, y no sólo Chris Paul. Zach Randolph, Vince Carter, Danilo Gallinari y Jamal Crawford, son algunos de los que bien podrían haberse ido al tranquilo Este, sin embargo decidieron lo contrario. Y ni que hablar de aquellos del Este que pasaron al Pacífico; Paul Millsap, Rajon Rondo y Kentavious Caldwell-Pope para mencionar algunos, parecieran decisiones difíciles de comprender.

El Misterio del Oeste

La pregunta entonces se reformula y diverge: ¿Cambió la lógica de los jugadores? ¿Acaso el dinero quedó finalmente en un segundo plano, después de la gloria? ¿Prefieren competir a ser estrellas únicas de un equipo chato y fracasado?

Si hay más chances en el Este, dónde llegado el caso sólo habría que vencer a los Cavs de LeBron –perdón Celtics- , como único equipo comparable a uno del Oeste (y sólo por la mera presencia del Rey, no por equipo)… ¿Porqué se mudan al Oeste donde deberán batallar con al menos 5 o hasta 6 equipos que tranquilamente campeonarían en el Este?

Evidentemente hay algo que aún no comprendemos. Quizás el hecho de que éste desbalance también los haga pensar, a los jugadores, que si 7 de cada 10 torneos han sido ganados por el Oeste, tengan sí más chances de llegar al anillo en un equipo de ésta Conferencia.

De momento la Conferencia Este, sufre. Sus equipos no resaltan. Sus figuras son cuestionadas por jugar, justamente, en una región débil. E, indirectamente, también lo hace la del Oeste… puede que otro año los aficionados deban privarse de un estelar Damian Lillard en el All-Star Game, simplemente porque no se puede jugar con 5 bases (aunque vamos camino a poner esto en cuestionamiento).

Quizás, la vida sea realmente más pacífica en el Oeste, y los amantes del baloncesto no entendieron nada…