Los Warriors comienzan a mostrar su verdadera cara

El equipo dirigido por Steve Kerr ya encadena su sexto triunfo consecutivo tras ganar esta madrugada a Philadelphia 76ers por 114-135

Los Warriors comienzan a mostrar su verdadera cara
Kevin Durant defendido por Robert Covington | Foto: Getty Images
Philadelphia 76ers
114 135
Golden State Warriors
Philadelphia 76ers: Saric (14), Covington (11), Embiid (12), Redick (17), Simmons (13), McConell (6), Holmes (11), Luwawu (15), Anderson (8), McAdoo (5), Korkmaz (2).
Golden State Warriors: Durant (29), Green (10), Pachulia (4), Thompson (23), Curry (22), McCaw (2), McGee (11), Young (13), Livingston (2), Bell (2), West (4), Looney /4), Casspi (9).
MARCADOR: 28-32: 36-32; 21-36; 29-34

El equipo de la Bahía ya se ha puesto el 'mono de trabajo' y ha empezado a hacer los deberes. El equipo no empezó nada bien la temporada cayendo en casa ante Houston Rockets y perdiendo después ante Memphis Grizzlies (en medio de esos dos partidos consiguieron vencer a Dallas Mavericks pero, en los últimos choques han demostrado quienes son los actuales campeones y que, esta temporada quieren seguir siéndolo.

Además, Golden State sigue haciendo historia y es que no solo encadena una racha de seis victorias seguidas sino que, el equipo está ganando esos partidos por una renta superior a los 15 puntos. Gracias a esto, los Warriors se imponen como líderes en el Oeste con una racha de 10-3, parece que se acabaron 'las tonterías' con el equipo de la Bahía.

Kevin Durant reaparece y lidera

El jugador natural de Maryland volvió a jugar de nuevo con sus compañeros tras perderse la victoria ante Minnesota Timberwolves a causa de unos problemas en el muslo. El alero de los Warriors encabezó a su equipo en la faceta ofensiva con 29 puntos, cinco rebotes, cuatro asistencias y dos tapones.

Además estuvo muy bien acompañado por los Splash Brothers que estuvieron a un gran nivel. Stephen Curry dirigió al equipo con 22 puntos y nueve asistencias y, por su parte, Klay Thompson sumó en el apartado anotador con un total de 23 puntos.

Por otro lado, en los Sixers, lo más destacado en ataque fue la actuación de JJ Redick (17 puntos y seis asistencias) y Dario Saric (14 puntos y un 50% en tiros de tres). Ben Simmons estuvo muy cerca del doble-doble con 13 puntos y ocho asistencias erigiéndose como líder, mientras que Joel Embiid estuvo 'discretito' con 12 puntos conseguidos.

Segunda mitad decisiva

Si bien los dos primeros cuartos estuvieron igualados, con un partido de ida y vuelta, los Warriors anotando desde fuera del perímetro y los de Philadelphia aprovechando el juego en pintura y algo desde la línea de tres, la segunda parte fue totalmente distinta. Pronto, los de Oakland se pusieron 'manos a la obra' y se pusieron en modo campeones. El equipo dirigido por Steve Kerr comenzó a jugar un gran baloncesto y consiguió llegar a una ventaja de +15 que les haría estar muy cómodos, sobretodo en el último cuarto.

Una de las claves fue la aportación de los jugadores de banquillo de Golden State que hicieron que el nivel de su equipo no bajase. El juego de los hombres de banco fue liderado por Nick Young con 13 puntos y con un porcentaje de 75% de acierto en tiros de tres, ayudado de hombres altos como JaVale McGee (11 puntos) y Omri Casspi (nueve puntos) y con Livingston dejando varias joyas en forma de asistencia.

Ya con una ventaja favorable casi de 20 puntos en el último cuarto, ambos entrenadores dieron el partido como acabado y dieron los 'minutos de la basura' a los menos habituales.

Próximos encuentros

El siguiente rival al que tengan que hacer frente el conjunto de Philadelphia serán los Ángeles Clippers. Ambos buscan revertir la situación y buscan que el registro se convierta en positivo. El equipo angelino que empezó en gran forma, ahora encadena cinco partidos consecutivos con derrota, una inercia que pueden aprovechar los Sixers.

Por su parte los Warriors quieren seguir dominando en la dura Conferencia Oeste y para ello tendrán que vencer a Orlando Magic, una de las revelaciones de esta temporada. Pese a tener altibajos estos últimos partidos, los Magic mantienen un registro de 8-5 y buscan seguir este buen momento ante los campeones de la NBA.