Boston Celtics sigue a lo suyo

El TD Garden sigue siendo una fortaleza y muestra de ello fue la nueva victoria, esta vez sobre Toronto Raptors por un apretado 94-95

Boston Celtics sigue a lo suyo
Jaylen Brown capturando un rebote | Foto: NBA,com
Toronto Raptors
94 95
Boston Celtics
Toronto Raptors: Ibaka (8), Valanciunas (6), DeRozan (24), Lowry (19), Miles (10), Siakam (18), Wright (6), VanVleet (4), Anunoby (7), Poeltl (2).
Boston Celtics: Tatum (13), Horford (21), Baynes (3), Brown (18), Smart (14), Morris (8), Roziers (16), Theis (2).
MARCADOR: 24-24; 25-20; 27-33; 18-18

Sin Gordon Hayward y sin Kyre Irving pero con Al Horford, Jaylen Brown y Rozier y con el 'orgullo verde' por bandera los Boston Celtics continúan imparables en lo más alto de la Conferencia Este tras vencer en un partido muy igualado a los Toronto Raptors que, no supieron aprovechar la última posesión para ganar el partido.

El equipo de Brad Stevens consigue así mantenerse invicto encadenando 12 victorias tras sufrir el varapalo de la lesión de Hayward y las derrotas seguidas ante Cleveland Cavaliers y Milwaukee Bucks. Los Celtics han demostrado que son un equipo compacto y que todos y cada uno de los jugadores de la plantilla están listos para sumar. Tras este buen resultado muestran si no lo era ya, su firme candidatura como 'contenders' a pesar de los contratiempos.

Por su parte los Raptors que, a pesar de empezar muy bien la primera mitad demostrando que iban a por el partido, la vuelta de vestuarios les pasó factura. Aún así, consiguieron reponerse y se mantuvieron muy combativos en el último cuarto. Con tan solo 13 segundos por jugarse tenían la posesión (tras una falta tonta del rookie de Celtics, Jayson Tatum), DeMar DeRozan finalizó la jugada con un tiro que dio en el aro y con el posterior rebote capturado por Marcus Smart. 

Ya no había tiempo para más y, tras esto el TD Garden enloqueció como si se tratase de un partido decisivo de playoffs y los jugadores se felicitaron efusivamente sabiendo de la importancia del partido y de que ellos son los reyes del Este.

La defensa y el juego en equipo

Los Celtics han tenido que reinventarse tras perder una de sus estrellas en el partido inaugural (Gordon Hayward) y no contar con Kyre Irving su máximo estandarte en los dos últimos encuentros. Con Al Horford (21 puntos) como lider regresando de la lesión que le apartó el anterior choque, los de Boston jugaron un gran baloncesto y se emplearon a fondo en la pintura con una muy buena defensa que les permitió tener opciones hasta el final.

Otra de las claves es que tanto Horford como Irving no están solos y los jugadores con un rol menos importante o los que salen del banquillo aportan o bien puntos o bien intensidad defensiva. Lo más destacado a parte de Horford fueron: Jaylen Brown (18 puntos), Terry Rozier (16 puntos y seis rebotes), Jayson Tatum (13 puntos y siete rebotes) y Marcus Smart (14 puntos, nueve asistencias y cinco rebotes) que dieron un gran plus de calidad al equipo demostrando que, cada pieza es clave.

DeRozan muy solo

Por su parte, en los Toronto Raptors, la segunda unidad no aportó mucho y DeMar DeRozan (24 puntos y cuatro asistencias) fue quien tuvo que tirar del carro junto con Kyle Lowry (19 puntos y siete asistencias) y CJ Miles (10 puntos), los únicos que consiguieron pasar de la barrera de los diez puntos, algo que no ayudó a los Raptors a conseguir la victoria ante unos Celtics que 'a priori' parecían muy debilitados.

A pesar de ello, en la pintura en cuanto a defensa de refiere, se emplearon a fondo y consiguieron capturar 30 rebotes (uno menos que Celtics en el mismo aspecto) pero en lo que se refiere al ataque, no estuvieron tan finos, solo consiguieron seis rebotes por 15 de los locales. Tras esta derrota, los Raptors se colocan con balance de 7-5 empatados con otras dos franquicias como son Washington Wizards y New York Knicks.

Próximos encuentros

El siguiente rival al que tendrán que hacer frente los actuales líderes de la Conferencia Este serán los Brooklyn Nets, un equipo capaz de lo peor y lo mejor esta temporada y que juega en casa, un contrincante que en un principio es factible para que la racha se prolongue. Por su parte, los de Toronto tendrán que hacer frente a una dura salida. El equipo entrenado por Dwane Casey tendrá que vistar el Toyota Center de los Houston Rockets