Houston Rockets, la alternativa real a Golden State Warriors

Ahora sí, ahora parece que hay una alternativa en la Conferencia Oeste para conseguir el reinado. El mal inicio de Thunder y la falta de Kawhi en San Antonio hacen que el equipo más temido sea el dirigido por Mike D'Antoni que está situado en el primer puesto en el Oeste.

Houston Rockets, la alternativa real a Golden State Warriors
Houston Rockets, la alternativa real a Golden State Warriors | Foto: Getty Images

Sí, han leído bien, los Houston Rockets se han convertido en el equipo que realmente tiene posibilidades de verdad en desbancar a Golden State Warriors del trono de la Conferencia Oeste y, por ende, podrían ser la alternativa para ganar el anillo, una alternativa que a cada día que pasa va ganando fuerza.

El equipo de Texas está desplegando un baloncesto de muy alto calibre y, para muchos, el mejor juego de toda la liga. "Houston está jugando, en mi opinión, el mejor baloncesto de la NBA", una frase que salió del entrenador de Los Angeles Lakers, Luke Walton. Una frase que comparten muchos de los aficionados y los expertos de la mejor liga del mundo al hablar de un equipo que, a día de hoy, es una pesadilla para cualquiera.

El efecto Mike D'Antoni

El actual entrenador del mes de noviembre en la Conferencia Oeste, Mike D'Antoni, ha llevado a su equipo a conseguir cerrar el mes con 12 victorias y tan solo una derrota, dejando a la franquicia  líder de la dura Conferencia Oeste, y la segunda de toda la NBA en este primer cuarto de competición, solo superados por Boston Celtics, eso sí, en este momento tienen la segunda mejor racha de partidos ganados con siete.

Mike D'Antoni | Foto: NBA.com
Mike D'Antoni | Foto: NBA.com

Desde su llegada a Houston, tras la salida de Kevin McHale del equipo, la franquicia es un candidato cada vez más real a luchar por el campeonato. El actual entrenador del año ha hecho que un equipo sin apenas posibilidades reales de optar a hacer algo importante, se conforme ahora como un equipo duro y que, desde la línea de tres, puede hacer mucho daño y dar de su propia medicina a los actuales campeones de la NBA.

La llegada de Chris Paul

Este verano saltaba la bomba: Chris Paul, jugador franquicia y mejor jugador de la historia de Los Angeles Clippers, hacía las maletas y ponía rumbo a Texas para unirse a James Harden en un traspaso que muchos no entendían e incluso parecía que no encajarían. Aún así, Chris Paul no pudo estar en los planes del equipo en este inicio de temporada debido a una lesión, un inicio que fue de puesta a punto para la franquicia y donde se produjeron las derrotas ante Philadelphia 76ers y Memphis Grizzlies, con este equipo por dos veces. Después de eso, no hubo piedad, los Houston Rockets consiguieron dos rachas, una de seis victorias seguidas y esta última, de siete.

Este fichaje no fue flor de un día, el general mánager de Houston ya ha estado detrás de él en varias ocasiones (2005, 2011, 2013 y este último año donde consiguió lo que deseaba), aunque el equipo tuvo que hacer una gran temporada y James Harden una campaña estratosférica para poder llamar la atención del base de North Carolina. Aún así, el fichaje parecía un mero capricho de Daryl Morey y James Harden, con un equipo que parecía muy hecho y en el que un jugador como Paul no tendría mucha cabida, pero este llegó decidido a todo: "Si no eres el primero, eres el último. Solo tengo un objetivo aquí: ganar", dijo el día de su presentación.

Chris Paul | Foto: AP
Chris Paul | Foto: AP

Tras recuperarse de su lesión y volver a las canchas, la ofensiva de los Rockets es la mejor de toda la liga con el mejor ratio diferencial de toda la liga (+10'8). Además, CP3 está cada vez más enterado de la importancia que tiene para este equipo el tiro desde la línea de tres, ya que esta temporada está siendo la mejor para él en cuanto a este registro, un 50% de sus tiros provienen de ahí (antes era un porcentaje del 33,7%) y ahora los tiros de dos suponen un 36% (antes el porcentaje oscilaba en torno al 45%). Por otro lado, en el tema asistencias, el exjugador de los Clippers está promediando más de nueve asistencias por partido, algo a lo que está acostumbrado casi desde su andadura en la NBA.

El acople con la Barba

A principio de temporada, y aún en este momento, muchos se preguntan: ¿cómo se distribuirán James Harden y Chris Paul las tareas para no 'chocar' y que todo funcione? Pues bien, en este primer cuarto de campeonato se ha podido observar que Paul ahora cumple un rol más importante en las tareas defensivas tratando de suplir el papel que ocupaba Patrick Beverly, además de dar rapidez al equipo en las transiciones. Por otro lado, tendrá que cubrir dos aspectos básicos que llevaban a cabo Beverly y Williams, estos serán: desempeñarse en el catch and shoot (recibir y tirar) y la capacidad de generar tiros y jugadas propias para liberar a Harden de peso ofensivo y ser un complemento perfecto, algo que está llevando a la perfección.

Chris Paul y James Harden | Foto: NBA.com
Chris Paul y James Harden | Foto: NBA.com

Además, D'Antoni ha dejado claro que no se ha determinado si uno de los dos debe subir el balón siempre, sino que se va viendo sobre la marcha a la hora de montar el ataque del equipo, aún así Harden sería quién llevaría el peso y la batuta del juego. Además esto ha dado a la Barba más movilidad y libertad en el juego, algo que ha venido diciendo en los últimos días: "Los defensores están asustados porque yo me vaya hacia el aro y eso abre un abanico de posibilidades a mis compañeros. Ahora, ya no doy tantos pasos innecesarios en ataque, puedo llegar antes al sitio que quiero", dejando claro que la llegada de Chris le está facilitando el trabajo en otra campaña que está a un nivel fuera de lo normal.

A Capela, el tenor Gordon y compañía

Sí, todo está muy bien y el mundo puede ser de color de rosa si tienes a dos jugadores de un nivel fuera del alcance de la inmensa mayoría como James Harden y Chris Paul, pero hay un equipo detrás y, sobre todo, jugadores que han dado un paso adelante esta temporada y han impulsado a los Rockets a hacer el mejor baloncesto de lo que va de año. 

El primer jugador que ha dado un grandísimo salto de calidad es el pívot suizo Clint Capela. El jugador natural de Ginebra, a sus 23 añitos, está siendo una de las piezas clave en el proyecto de D'Antoni. Hasta este momento, está promediando 13'5 puntos, 11'4 rebotes y 1'8 tapones por encuentro, el mejor registro sin  duda de toda su carrera. 

Clint Capela | Foto: NBA,com
Clint Capela | Foto: NBA,com

Si bien ha quedado claro que el tiro desde la línea de tres es algo fundamental en estos Rockets, Eric Gordon es el hombre. A pesar de no ser su mejor temporada en cuanto a promedio en triples, cuando la muñeca de este jugador 'está caliente', es muy difícil que este tipo de tiros no entren en un aro que parece que se le pone cada vez más grande.

Por otro lado, jugadores como Ryan Anderson o Trevor Ariza, ambos sobrepasan la media de diez puntos por partido y juntos combinan más de de diez rebotes también por noche, una aportación de jugadores que no tienen tanto nombre pero que están dando un gran impulso.

El extraterrestre Harden

Otra temporada más, otra temporada de James Harden dando espectáculo y dejando claro que, o va a ser el MVP o va a estar en la pelea con otros dos jugadores por estar en el top 3, aunque, de momento, parte como favorito para llevarse dicho galardón en una temporada que está consiguiendo 31'7 puntos, 9'7 asistencias y 5'1 rebotes.

James Harden | Foto: Getty Images
James Harden | Foto: Getty Images

El actual jugador del mes de la Conferencia Oeste está decidido a no solo ser campeones de Conferencia, sino que quiere el anillo: “Estoy buscando ganar el campeonato este año. Es nuestro único objetivo. Es casi una obsesión. Cada día es complicado y habrá altibajos, pero todo irá bien mientras tengamos nuestra mirada fija en el premio final”, dijo James Harden.

El actual líder en puntos y asistencias de la NBA ha conseguido batir otro récord, tras el partido ante los Lakers, Harden se coloca como el único jugador en la historia que consigue en los primeros 22 partidos de competición al menos 20 puntos y cinco asistencias. En este partido consiguió 36 puntos y nueve asistencias, dando un recital en el que demostró que es uno de los jugadores, sino el jugador que está más en forma en la mejor liga del mundo.

Los Houston Rockets se han embarcado en una aventura en la que ya no hay vuelta atrás y solo hay un destino, ganar el anillo. Ya no valen excusas y el no ser favoritos, lo son y mucho, y ahora son uno de los candidatos a destronar a los actuales reyes de la NBA. Habrá que ver que pasa, pero el equipo texano va a dar mucha guerra, eso seguro.