Dwight Howard ya está entre los 20 máximos reboteadores de la historia

El pívot de 31 años superó anoche en la tabla histórica a Dikembe Mutombo y ha alcanzado las 12 361 capturas.

Dwight Howard ya está entre los 20 máximos reboteadores de la historia
Dwight Howard durante un partido esta temporada |Foto: sportingnews.com

Dwight Howard alcanzó anoche los 12 361 rebotes a lo largo de su carrera logrando la vigésima posición en la tabla de máximos reboteadores de la historia, en detrimento del legendario pívot africano, Dikembe Mutombo y ahora tiene como objetivo al miembro del dream team del 92’, Charles Barkley al que superará, si todo va según lo previsto, antes de finalizar esta temporada.

Howard es, con diferencia, el jugador en activo con más rebotes capturados siendo su principal perseguidor, Dirk Nowitzki y, por detrás suyo, Pau Gasol. El pívot originario de Atlanta lleva 13 temporadas en la élite del baloncesto mundial y ha vestido la camiseta de los Orlando Magic, Los Angeles Lakers, Houston Rockets, Atlanta Hawks y actualmente viste el celeste y morado de los Charlotte Hornets. El 12 está promediando 15.1 puntos y 12.4 rebotes esta temporada, aunque la franquicia de la que es propietario Michael Jordan, que suma nueve victorias y 13 derrotas, no parece tener grandes aspiraciones.

La gesta la consiguió anoche tras la victoria de los Hornets ante el equipo que drafteó a Howard, los Orlando Magic por 94 a 104 rompiendo la mala racha de cuatro derrotas consecutivas para los de Carolina del Norte. El pívot consiguió 12 puntos (aunque con malos porcentajes de tiro: 35’7 %) y los nueve rebotes que le permitieron introducirse en este top histórico en los 29 minutos que se mantuvo en cancha.

A pesar de los grandes números históricos de Howard, el mejor del partido fue Kemba Walker. El base estrella del equipo, que firmó 27 puntos, dos rebotes, siete asistencias y tres robos el día que volvía tras superar una lesión en el hombro que le apartó durante dos encuentros y lanzó un mensaje ante los micrófonos, asegurando que el equipo depende únicamente de él y de su estado de forma.