El futuro incierto de los Knicks

La franquicia neoyorquina ha sido una de las que más cambios ha vivido en los últimos días de mercado. La llegada de Emmanuel Mudiay vía traspaso se une a la rotura del ligamento cruzado sufrida por Kristaps Porzingis. La ausencia de su máxima estrella y la llegada del joven congoleño variarán sensiblemente la rotación de la plantilla dirigida por Jeff Hornacek.

El futuro incierto de los Knicks
Los jugadores de los Knicks con el gesto torcido durante una derrota / NBAE via Getty Images

Los New York Knicks deben estar aún asimilando los últimos acontecimientos acaecidos en la Gran Manzana. Hace escasos dos días el mundo del baloncesto se volvía a quedar helado al enterarse de la grave lesión de Porzingis. Los neoyorquinos decían así adiós a las pocas opciones que tenían de llegar a puestos de playoffs. Precisamente Porzingis, en una búsqueda insaciable de alcanzar la postemporada, venía presionando a la directiva de los Knicks para que realizaran algún movimiento en los últimos días de mercado que sirviera para mejorar la plantilla. Y así fue.

A pesar de la lesión del "unicornio", los despachos del Madison Square Garden también se movieron en la locura de la tarde del jueves. La gran bomba llegó de la mano de Lakers y Cavaliers, pero los New York Knicks lograron la adquisición del atlético base Emmanuel Mudiay, número siete del draft de 2015. El 'playmaker' congoleño venía defraudando en sus últimas dos temporadas en Denver después de despuntar en su año de rookie promediando 12,8 puntos y 5,5 asistencias.

Para articular este traspaso, los Knicks no tenían piezas que interesaran a los Denver Nuggets por lo que necesitaban involucrar a un tercer equipo en las negociaciones. Fue así como entraron en escena los Dallas Mavericks, que ofrecieron al ex all-star Devin Harris a los Nuggets a cambio de que Doug McDermott llegara a la franquicia texana vía New York. Como colofón al traspaso, los Knicks enviaron a Denver una elección de segunda ronda del próximo draft de 2018. McDermott vivirá su cuarta aventura en la NBA después de no despuntar en su paso por Chicago, Oklahoma ni Nueva York.

Emmanuel Mudiay pone rumbo a Nueva York. | Fotografía: NBA.com
Emmanuel Mudiay pone rumbo a Nueva York. | Fotografía: NBA.com

Así las cosas, los Knicks comienzan una nueva etapa de desconcierto tras la lesión de Porzingis. El letón estará de baja al menos diez meses, por lo que se prevé que no llegue al inicio de la temporada 2018-2019. Por tanto, con la presente campaña ya dada por perdida, la franquicia neoyorquina intentará otorgar protagonismo a jóvenes como Ntilikina, Mudiay o incluso Trey Burke para favorecer su desarrollo de cara a consolidarse como piezas importantes del futuro del equipo.

Por su parte, jugadores como Tim Hardaway o Kanter deberán dar un paso al frente y absorber el protagonismo ofensivo en ausencia de Porzingis. El sustituto del '6' en el quinteto inicial será la sorpresa agradable del conjunto 'knickerbocker', Michael Beasley. El que fuera número 2 del draft de 2008 ha renacido como jugador en Nueva York promediando más de 12 puntos saliendo desde el banquillo. Con su nuevo estatus de titular tendrá la oportunidad de disputar más minutos y engordar sus estadísticas en busca de un mejor contrato durante el mercado de verano.

Hornacek, feliz con el cambio de cromos

El desembarco de Mudiay en la Gran Manzana parece haber generado más ilusión de la esperada. Jeff Hornacek, entrenador de los Knicks, se deshizo en elogios con el base en el postpartido de la derrota de su equipo (88-113) ante los Raptors: "Es grande, fuerte y tiene un gran manejo de balón. Tiene un gran sentido del juego, con capacidad para llegar a la línea de fondo y encontrar el pase hacia nuestros jugadores abiertos".

Intentar recuperar para la causa baloncestística a Emmanuel Mudiay puede ser uno de los pocos atractivos que quedan en los partidos de los Knicks, para los que la temporada 2017-2018 se antoja larga y carente de objetivos. El congoleño parte con ventaja para ser el nuevo base titular de los neoyorquinos, posición que le estaba vetada en Denver debido a la explosión del canadiense Jamal Murray.