El Huesca entra en Europa con permiso del Benidorm

Mal partido del conjunto alicantino ante un rival que aspira a Europa y que consiguió entrar en puestos que dan derecho a disputar la EHF Cup.

El Huesca entra en Europa con permiso del Benidorm
Imagen del encuentro. Foto: BM Benidorm.
BM Benidorm
27 30
Bada Huesca
BM Benidorm: Mijuskovic; Simonet (3), Esteban (4), Eloy González (1), Pabán (4), Grau (5) y Cuartero (1) -siete inicial- Marchán (1), Rivero (3), Robles (2), Torrico, Makaria (ps), Salinas, Calderón y Corzo (3, 3p).
Bada Huesca: Gómez Leite; Selicani, Carmona (1), Adrià Pérez (10), Diógenes Cruz (2), Marcelo (7) y Bonanno -siete inicial-, Abadia, Val, Carró (3), Ciric (2), Miana (3), Zungri (1) y Arguillas (ps 1).

Victoria importante para los intereses de un Bada Huesca que no afloja en la lucha por Europa y que finaliza la jornada en quinta posición. Por su parte el Benidorm, con la permanencia asegurada, se sitúa en el décimo puesto.

Primera mitad errática de ambos conjuntos

El encuentro comenzó trabado y con numerosos errores en ataque, sobre todo en las transiciones. Sin embargo poco a poco el conjunto oscense comenzó a hacerse con el dominio del choque liderado en ataque por Adriá Pérez y por Marcelo. El extremo fue decisivo en el primer tiempo gracias a su olfato goleador, que logró desnivelar el marcador.

Equisoain pidió un tiempo muerto para intentar frenar la escapada oscense (4-7) y su equipo reaccionó de la mano de los cubanos Robles y Rivero. El Benidorm llegó a remontar el marcador y a situarse por delante (10-9).

Sin embargo, el conjunto de Nolasco, de nuevo con Adriá y Marcelo como anotadores, logró alcanzar el descanso con una mínima ventaja.

El Huesca impone su juego en el segundo tiempo

La motivación del Huesca fue más que suficiente para imponerse en el segundo tiempo. El Benidorm parecía estar aletargado tras el descanso, circunstancia que aprovecharon los visitantes para aumentar las diferencias en el marcador.

El conjunto alicantino se quedó paralizado durante los primeros doce minutos del segundo acto en ataque y el Huesca lo aprovechó para abrir una distancia (14-20) que le permitió afrontar la recta final del encuentro con comodidad.

Solo en los últimos minutos, gracias a una defensa al hombre por toda la pista del Benidorm y al exceso de confianza del Huesca, el encuentro ganó algo de emoción al ajustarse el marcador a falta de dos minutos (26-28).

Pero de nuevo Marcelo salió al rescate del Huesca para disipar las dudas y lograr un triunfo que mantiene la buena racha oscense en tierras alicantinas, donde nunca ha perdido.