Disputado empate en Artaleku

Bidasoa y Anaitasuna firmaron las tablas en un encuentro muy igualado en el que ambos equipos pudieron salir vencedores

Disputado empate en Artaleku
Borja Lancina en una acción del encuentro. Foto: Juantxo Lusa
C.D.Bidasoa Irún
23 23
Helvetia Anaitasuna
C.D.Bidasoa Irún: Dejanovic (15 paradas), Cavero (3), Martínez (3), Borragán (3), Popovic, Basaric (2), Lancina (2) -siete inicial- Crowley (1), Aldaba, Nonó (4), Zubiria (p.s.), Serrano (2) y Muiña (3).
Helvetia Anaitasuna: Sergey ( 2 paradas), Gastón, Mota, Goñi, Aguirrezabalaga (3), Ugarte (1), Dos Santos (9) -siete inicial- Bazán (2), Garza, Del Valle, Etxeberria (3), Nadoveza (2), Chocarro (3), Balenciaga y Nordlander (12 paradas).
ÁRBITRO: Luque Cabrejas y Pascual Sánchez. Excluyeron por parte del Bidasoa-Irun a Serrano y Popovic y por parte del Helvetia Anaitasuna a Gastón y Garza.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la séptima jornada de la Liga Loterías Asobal. Polideportivo Artaleku, 1.800 espectadores.

Tercer empate consecutivo para un Club Deportivo Bidasoa que finalizó con el resultado de 23 a 23 su encuentro correspondiente a la séptima jornada de la Liga Loterías Asobal ante el Helvetia Anaitasuna, en un partido que volvió a decidirse en los instantes finales.

 Los irundarras llegaban al choque con la clara intención de brindarle a su afición la segunda victoria de la temporada, después de no haber podido pasar del empate en sus dos últimos encuentros ante el Fertiberia Puerto Sagunto y el AX AVIA Puente Genil. Por su parte, el equipo dirigido por Juanjo Apezetxea visitaba Artaleku después de haber logrado una importante victoria en casa ante todo un ABANCA Ademar León, tras tres jornadas sin conocer el triunfo.

A pesar de no poder contar con hombres tan importantes como Jon Azkue, Markel Beltza, Kauldi Odriozola o el lesionado de larga duración Jon Vázquez, los de Jacobo Cuétara trataron de adueñarse del partido desde el primer momento y fueron superiores al equipo pamplonés en la primera mitad, gracias en parte a las 9 paradas que acumuló antes del descanso un inspirado Pedja Dejanovic. Sin embargo los de Pamplona mejoraron sus prestaciones en el segundo tiempo de la mano de un Oswaldo Dos Santos que concluyó el encuentro con 9 tantos en su cuenta y de un Henrik Nordlander que finalizó con un 46% de paradas.

Así, un punto para cada uno que deja a los de Irún en la undécima posición con una victoria, tres empates y tres derrotas, mientras que los de Pamplona se sitúan con tres victorias, dos empates y dos derrotas ocupando el sexto lugar en la tabla clasificatoria.

Primer tiempo para los locales

Tras un inicio dubitativo en el que ninguno de los dos conjuntos conseguía ver puerta, fue el Anaitasuna quién inauguró el marcador, pasado el minuto 4 de partido, por medio de Mikel Aguirrezabalaga. Esta fue la única ocasión en que los hombres de Juanjo Apezetxea fueron por delante en el luminoso en este primer periodo, ya que a continuación los irundarras lograban un parcial de 3-0 que les mantendría por delante durante el resto de primera mitad.

Así, a pesar de las intentonas visitantes por reducir las distancias, los de Jacobo Cuétara se mantenían con ventaja, alcanzando una máxima renta de cuatro goles (10-6) poco antes de llegar al minuto 20 de partido. Enfrente un Anaitasuna demasiado impreciso en ataque y que tenía serias dificultades para batir a un inspirado Dejanovic, que se marchó al descanso con más de un 50% de paradas.

Cuando parecía que los irundarras llegarían al intermedio con una renta nada desdeñable, un arreón final de los pamploneses les sirvió para poner el 10-9 en el luminoso a falta de cinco minutos para la conclusión del primer periodo, mientras el Bidasoa comenzaba a evidenciar cierto nerviosismo al ver como se reducía su ventaja. Sin embargo, los goles de Javier Borragán (su primero en el encuentro), Borja Lancina (insustituible ante la ausencia de Jon Azkue) y de Davor Basaric (en el último segundo), permitieron a los locales llegar al descanso dos goles por delante, 13-11.

Reacción del Anaitasuna

A la vuelta de vestuarios el conjunto visitante se mostró dispuesto a no bajar los brazos y continuar con su lucha por acercarse en el marcador. Así, tras unos primeros minutos con goles en ambas porterías, los de Juanjo Apezetxea lograron acercarse hasta el 16-15 con un gol de Antonio Bazán, obligando a Jacobo Cuétara a pedir tiempo muerto para reorganizar a los suyos.

Sin embargo, tras un lanzamiento fallido de Eduard Nonó, Anaitasuna culminaba un parcial de 3:0 y empataba el encuentro a 16, para poco después ponerse por delante en el marcador (18-19) tras una jugada en la que los colegiados señalaron siete metros y excluyeron dos minutos al bidasotarra Ivan Popovic. El lateral brasileño Oswaldo Dos Santos, fue el encargado de transformar el penalti, haciendo valer con sus goles el buen hacer de su guardameta Henrik Nordlander en esta segunda mitad.

De esta forma se dio paso a unos minutos finales de máxima igualdad, en los que ninguno de los dos equipos fue capaz de distanciarse en el marcador por más de un gol de diferencia. Así, a falta de cuatro minutos para la conclusión del encuentro, el 23-23 que a la postre se convertiría en el resultado definitivo ya se reflejaba en el marcador. Y es que aunque ambos equipos tuvieron sendas oportunidades de anotar, ninguno fue capaz de alterar el resultado, gracias al gran nivel en portería mostrado por ambos conjuntos.

Anaitasuna pidió tiempo muerto para preparar su último ataque, pero el lanzamiento de Oswaldo Dos Santos se topó de nuevo con la figura de Pedja Dejanovic. Los de Juanjo Apezetxea habían vuelto a desaprovechar la oportunidad de adelantarse en el luminoso y ahora era el Bidasoa quien atacaba para llevarse el partido. Jacobo Cuétara también optó por pedir tiempo muerto para organizar la última jugada, pero el lanzamiento de Javier Borragán no vio puerta, gracias a la intervención de un Henrik Nordlander que fue clave para que el Anaitasuna lograra puntuar en Artaleku.