Los Hispanos comenzaron pisando fuerte

Los dirigidos por Jordi Ribera derrotaron 32-15 a República Checa en su debut en el Grupo D de la Eurocopa Croacia 2018. Ahora deberán enfrentarse a Hungría y luego a Dinamarca.

Los Hispanos comenzaron pisando fuerte
Los Hispanos comenzaron pisando fuerte | Foto: rfebm.com
ESPAÑA
32 15
REPÚBLICA CHECA
ESPAÑA: Pérez de Vargas (Rodrigo Corrales), Balaguer (3),Gurbindo (2), Raúl Entrerríos (5), Joan Cañellas (3), Valero Rivera (5, 4p), Julen Aginagalde (2) –equipo inicial–; Ferran Solé (5), Álex Dujshebaev (2, 1p), Dani Sarmiento, Viran Morros, Dani Dujshebaev (1), Á. Fernández (2),Guardiola y Figueras (2).
REPÚBLICA CHECA: Mrkva (Galia), Cip (1), Stehlik (1), Horak (1), Landa, Petrovsky, Hrstka (1) –equipo inicial–; Becvar, Kotrc, Kasparek (5), Zdrahala (3, 2p), Svitak, Mubenzem (1), Kasal (1) y Zeman (1).
MARCADOR: 2-0, 4-2, 7-4, 10-5, 12-7, 16-9 (descanso); 19-11, 20-12, 25-12, 28-12, 31-14 y 32-15 (final).
ÁRBITRO: Los portugueses Duarte Santos y Ricardo Fonseca. Excluyeron a Viran Morros (2) en España; Becvar, Horak, Stehlik y Petrovsky en República Checa.
INCIDENCIAS: Partido de la primera jornada del grupo D del Europeo de Croacia 2018 disputado en el Varazdin Arena ante unos 3.800 espectadores.

La selección española comenzó su camino en esta Eurocopa de la mejor manera posible. Superó en todos los aspectos de juego a su rival, todos sus jugadores  pisaron el campo de juego y casi todos marcaron (salvo Sarmiento, Morros, Guardiola y ambos porteros), e incluso hubo tiempo de seguir trabajando la defensa 5-1.

Los checos sufrieron la falta del retirado Filip Jicha y solo soportaron el ritmo de juego 15 minutos, donde una seguidilla de exclusiones le permitió a los Hispanos sacar diferencia de cinco goles (10-5) y empezar a definir el encuentro.

El peor aspecto del juego checo fue la ofensiva, donde sumaron 24 pérdidas de balón lo que hizo imposible cualquier  tipo de remontada. A su vez, España solo cometió 3 (todas en la primera parte) y convirtió 16 goles por tiempo, lo que da muestras de que a pesar de la rotación todos conocen el plan de juego a la perfección.

Aprovechando la superioridad para romper la paridad

A pesar de que se sabía que República Checa era el rival más débil del grupo la paridad que caracteriza a esta competición obliga a todos los equipos a jugar al 100% en todo momento, y es con esta mentalidad con la que los Hispanos jugaron los primeros 30 minutos.

Desde el principio se vieron los problemas ofensivos de los checos, que aguantaron el gol a gol los primeros 13 minutos de juego gracias a los bombazos del zurdo Stanislav Kasparek. El joven de 21 años y 2,02m sorprendió a la defensa española marcando 5 tantos en la primera parte, aunque luego no pudo volver a convertir.

A partir del 5-4 en favor de los Hispanos, dos exclusiones consecutivas propiciaron un parcial 5-1 lo que llevó a la dupla técnica Jicha-Kubes a pedir su segundo tiempo muerto en solo 18 minutos. Sin embargo, ninguna indicación fue capaz de parar la catarata de pérdidas y errores técnicos que cometían en ataque.

El ingreso de Ferran Sole, de gran partido (5 tantos y 100% de efectividad), al igual que el de Alex Dujshebaev le dio gol a España que con el aporte Ángel Fernández, Joan Canellas y Valero Rivera se fue al descanso con ventaja de siete goles (16-9).

Rotación sin perder intensidad ni goles

Con esta ventaja la única forma de emparejar el encuentro era que República Checa consiguiera regularidad en su ataque y dejara de cometer tantos errores individuales. Sin embargo nada de esto sucedió, sino todo lo contrario. Las equivocaciones continuaron sumándose (11 pérdidas en la segunda etapa) y apareció la figura de Rodrigo Corrales en la portería que cerró su partido con un 57% (8 de 14).

Del minuto 7 al 21 los checos no pudieron convertir y de la mano de un Raúl Entrerríos de alto vuelo,  asistiendo y convirtiendo, lo que lo llevó a ser condecorado como el Player of the Match, España consiguió un parcial 9-0 que acabó definitivamente el partido (28-12).

A partir de allí hubo tiempo para continuar probando la defensa abierta, esta vez con Alex Dujshebaev en el avanzado, aunque Jordi Ribera varió constantemente y también probó la dupla Guardiola-Daniel Dujshebaev.

De esta manera los Hispanos aprovecharán el descanso de mañana para llegar de la mejor manera al encuentro del domingo, desde las 18:15, ante Hungría.