Anaitasuna arranca la fase de grupos de la EHF Cup con buen pie

Los navarros se llevaron el triunfo 34-32 ante el Luigi sueco en una espectacular segunda mitad del brasileño Oswaldo, que anotó nueve goles en el encuentro. De esta manera los de Apezetxea empiezan la fase de grupos con un triunfo.

Anaitasuna arranca la fase de grupos de la EHF Cup con buen pie
Anaitasuna arranca la fase de grupos de la EHF Cup con buen pie | Foto: Asobal
Helvetia Anaitasuna
34 32
Luigi
Helvetia Anaitasuna: Nordlander (1); Gastón (3), Bazán, Cristian (1), Mota (3, 2p), Chocarro (5), Oswaldo Guimaraes (9) -siete inicial-, Sergey (ps), Etxeberria, Ceretta, Goñi (1), Aguirrezabalaga (2), Balenciaga (2), Ugarte (3) y Nantes (4).
Luigi: Cavar; Wickman (3), Henningsson (3), Jildenback (6, 1p), Hallberg (5), Pellas (5), Jonsson (8) -siete inicial-, Jensen (ps), Paradis, Wallinius, Milosevic, Lagerguist, Mork y Tumba (2).
MARCADOR: Cada cinco minutos. 3-4, 5-5, 9-6, 11-10, 13-12, 17-17 (descanso). 21-20, 25-22, 28-26, 29-29, 32-29, 34-32 (final).
ÁRBITRO: Radojko Brkic y Andrei Jusufhodzic (Austria). Excluyeron dos minutos Bazán y Oswaldo, del Anaitasuna, y a Wickman, Henningsson y Milosevic, del Lugi.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la primera jornada del grupo B de la fase de grupos de la Copa EHF disputado en el Pabellón Anaitasuna, Pamplona, ante unos 1.500 espectadores.

Comenzaba la fase de grupos para el equipo de Pamplona y el triunfo era vital ante, en teoría, el rival más asequible del grupo. Los sesenta minutos, pese al dominio local, fueron muy parejos, tanto que al descanso se llegaba con tablas. Al final en el segundo acto y gracias en buena parte a la efectividad del lateral brasileño Oswaldo, el equipo español se llevó dos puntos muy importantes en su andadura europea.

Alternativas en el primer acto

Los nervios de los primeros compases dejaban patente que el encuentro no sería sencillo para el conjunto navarro. Salió fuerte un Luigi que pronto cogía su primera renta en el electrónico, 1-3 en apenas tres minutos de juego. Tras ello, llegó la reacción de Anaitasuna, que cuatro minutos más tarde ya mandaba en el marcador, 5-4. El parcial comenzó a hacerse grande para los locales, que incluso se colocaron con tres tantos de ventaja en el ecuador del primer tiempo.

Pasada la mitad del primer periodo, el encuentro entro en un toma y daca de intercambio de goles que acabó por equilibrar el partido. Poco a poco Anaitasuna se encontraba en dificultades para frenar el potencial ofensivo del club sueco, que cimentaba sus tantos en un enchufado Jonsson. Finalmente tablas al descanso, 17-17, con un gol sobre la bocina de Tumba antes del paso por vestuarios.

Guimaraes sacó su fusil

El encuentro necesitaba algo que le hiciera romperse y se decantará para uno de los dos bandos. El brasileño Oswaldo Guimaraes iba a ser ese factor diferencial. Discreto en el primer tiempo con dos goles, se iba a desatar en la segunda mitad. La reanudación ya comenzó a dejar ver la mejoría de los de Apezetxea, que pese a no estar demasiado solventes en defensa, cogían ventaja gracias al potencial ofensivo. Los locales manejaron rentas de hasta cuatro goles, pero el choque se volvió a equilibrar a diez minutos para el final, 29-29.

No obstante, un último arreón del equipo de Anaitasuna iba a cerrar dos puntos completamente vitales para la andadura del club navarro en la EHF Cup. 34-32 y primer triunfo en un grupo muy exigente con St. Raphael y Fusche Berlin. Los franceses también tienen dos puntos tras superar al equipo alemán. Ahora Anaitasuna se medirá a la SD Teucro en la competición doméstica antes de viajar a la cancha del equipo francés para medirse al St. Raphael de nuevo en EHF Cup.