Rafal Majka conquista Risoul
Rafal Majka celebra su victoria de etapa | Foto: ASO/X.Bourgois

El corredor del equipo ruso Tinkoff-Saxo, Rafal Majka, se ha llevado la victoria en la etapa número 14 del Tour de Francia 2014, con 177 km de distancia entre Grenoble y Risoul. El joven polaco se metió en la numerosa escapada de la jornada y fue el único que consiguió el objetivo final, demostrando que es muy bueno en la montaña.

La de hoy era una etapa en la que apenas había kilómetros en llano. El comienzo de la jornada con una pequeña rampa previa al primero de los tres puertos de la jornada así lo demostraba. El primer puerto del día era el Col du Lautaret, de 1ª categoría. Justo al acabar el descenso de este puerto comenzaba otro puerto, el más alto de esta edición 101 del Tour de Francia. Éste era el Col d' Izoard, de categoría especial. Como plato final, la subida a Risoul, un puerto de montaña de 1ª categoría de 12,6 km al 6,9% de pendiente media.

Muchos escaladores en la escapada

La escapada del día se formó antes de la llegada al único sprint intermedio del día, en La Paute. Estaba compuesta por 17 hombres: Nieve, Thomas (Sky), Herrada (Movistar), Majka, Roche (Tinkoff), Sagan, De Marchi (Cannnondale), Kruijswijk (Belkin), Riblon (AG2R), Timmer (Giant), Serpa (Lampre), Moinard (BMC), Gautier (Europcar), Edet, Taaramae (Cofidis) y S. Yates (Orica).

En ella había muchos escaladores que salieron con la intención de llegar a meta como vencedores, pero solo uno lo acabó consiguiendo. Algunos como De Marchi o Joaquím Rodríguez se incluyeron en ese grupo para los puntos de la montaña, mientras que Peter Sagan lo hizo para conseguir los puntos del sprint intermedio.

Al inicio del primer puerto del día, la escapada tenía algo menos de cinco minutos de diferencia con el pelotón. El grupo de los favoritos se tomó muy en serio este inicio de etapa, y algunos corredores como Valverde o Pinot se quedaron retrasados del grupo principal, incorporándose cuando bajó el ritmo inicial.

NetApp y AG2R se turnaron los relevos en el pelotón

Joaquím Rodríguez conseguía su objetivo de pasar primero por el puerto de montaña. Coronado el primero de los tres puertos, que nos dejó la anécdota de ver a Arnaud Dèmare entrar en la caravana de un aficionado debido a sus problemas estomacales, comenzaba el rápido descenso en busca de la subida a Izoard. El equipo NetApp de Leopold König comenzó a tirar del grupo de los favoritos para reducir la ventaja con los escapados.

Al pie del Col d' Izoard, los escapados solo tenían 2'45'' de diferencia, algo muy corto cuando todavía faltaban dos grandes puertos, más de 50 km de etapa. Corredores como Sagan, Gautier o Timmer comenzaban a perder la estela de los escapados, que subían a un buen ritmo. Los corredores de Sky, Mikel Nieve y Geraint Thomas, eran los que tiraban del grupo de escapados para buscar la victoria del corredor vasco.

En la subida al Izoard, los AG2R tomaron la iniciativa del pelotón, en busca de que Romain Bardet, el maillot joven actualmente, consiguiera recortar tiempo en la general al murciano Valverde. Por delante seguían cayendo poco a poco corredores debido al fuerte ritmo. El puerto más alto del Tour de Francia lo coronaron en cabeza diez escapados, donde volvió a ser el primero en coronar Joaquim Rodríguez, que se aseguraba el liderato del maillot de lunares después de perderlo en el día de ayer.

Con Nibali en otro mundo, Pinot y Bardet animaron la etapa

Ya pasados los dos primeros puertos, solo faltaba el descenso y la subida final a Risoul. En el descenso del Izoard comenzaron algunos tímidos ataques entre los favoritos. Los dos líderes de AG2R, Pèraud y Bardet, acompañados de Valverde y Nibali, dejaron atrás a Thibaut Pinot, corredor que siempre sufre en los descensos de los puertos debido a una grave caída en su juventud.

Cuando el grupo se volvió a reunir, los gregarios de AG2R seguían imprimiendo ritmo a un grupo donde ya solo quedaban algo más de 20 corredores. Mikel Nieve, Geraint Thomas (Sky), Jesús Herrada (Movistar), Joaquim Rodríguez (Katusha), Rafal Majka (Tinkoff), Alessandro De Marchi (Cannnondale), Steven Kruijswijk (Belkin), José Serpa (Lampre), Amaël Moinard (BMC), Nicolas Edet (Cofidis) y Simon Yates (Orica) seguían a la cabeza con 1'15'' de diferencia a pie del puerto final, Risoul. Entonces fue cuando comenzaron los ataques en la escapada. Los ataques de Serpa o De Marchi no valieron de mucho, ya que el que verdaderamente valió fue el del polaco Rafal Majka, que se iba solo en cabeza.

Por detrás, ya en pleno puerto, los favoritos se encontraban a 50'' del polaco, que era cabeza de carrera. En este grupo de favoritos estaban todos excepto Richie Porte y Van den Broeck. A falta de 6 km comenzaron los ataques importantes entre los favoritos. El primero fue el del francés Rolland, quien fue seguido por J.C. Pèraud, francés del AG2R, equipo que había puesto un gran ritmo en la subida final para este ataque de uno de sus corredores.

Los ataques de Nibali o Pèraud no alcanzaron a Majka

A 4 km de meta atacó el maillot amarillo Vincenzo Nibali, volviendo a demostrar que no tiene rival alguno en este Tour de Francia tras el abandono de Froome y Contador. El tiburón italiano llegó a la altura de Pèraud, y ambos se encontraban a más de 40'' de Majka a falta de 3 km. Detras de estos dos corredores, Van Garderen se llevaba consigo a Bardet, Pinot y Frank Schleck, dejando atrás a un Valverde que no tuvo su mejor día.

Minutos después, Rafal Majka llegaba en solitario a meta y celebraba su mejor victoria como profesional. El polaco llegó a última hora al Tour de Francia debido a la sanción de Kreuziger. En el Giro de Italia de este año acabó en una meritoria sexta posición. A 24'' llegaba Nibali y a 26'' lo hacía Pèraud. Más tarde, los franceses se atacaban entre sí, pero Pinot y Bardet llegaron en el mismo tiempo, a 50''. Por detrás acabaron Van Garderen, Schleck, Ten Dam, König y Valverde.

Vincenzo Nibali sigue ampliando día tras día su ventaja en la clasificación general, lo que hace que salvo alguna caída o alguna catástrofe, no tendrá rival para llevarse este Tour de Francia. Lo que sí estará muy disputado serán las dos plazas restantes del podio final en los Campos Elíseos.

Toda la información de la carrera en la Guia VAVEL Tour de Francia 2014

Y mañana...

La etapa de mañana será una etapa de transición camino a los Pirineos, la última semana del Tour. Previa al segundo día de descanso, los 222 km de distancia no crearán problemas en la general y la etapa puede ser una oportunidad para los esprínters, aunque cabe la posibilidad de que una escapada con fuerzas pueda llegar a Nîmes para disputarse la victoria.

Clasificaciones

VAVEL Logo