Lampre-Merida 2014: año para enmarcar
Foto: Lampre.

La escuadra de Brent Copeland preparó el 2014 con una dinámica opuesta al 2013. El fichaje de Rui Costa cambiaba todos los planes del equipo. Tras una mala temporada, los italianos ya contaban en sus filas con un jefe de filas destinado a comandar al 'nueve' del Tour de Francia y un especialista en las clásicas. El balance de triunfos ha pasado de dos victorias en el calendario World Tour en 2013 hasta las nueve, además de otras 15 en el calendario continental.

Gran año

La apasionante temporada arrancaba en Australia con el Santos Tour Down Under y en Argentina con el Tour de San Luis. En las dos pruebas, la escuadra italiana se llevaba dos victorias. En Australia el vencedor sería Diego Ulissi, que se adjudicaba la segunda etapa, mientras que en Sudamerica lo hacía el esprínter Sacha Modolo. El inicio de temporada de Modolo fue impresionante. El italiano vencía dos de las tres etapas de la Vuelta a Mallorca, exactamente el Trofeo Palma y el Trofeo Ses Salines, a comienzos de febrero.

En el mes de febrero caerían dos nuevas victorias, la de Modolo en la primera etapa de la Vuelta al Algarve y la del veterano escalador José Serpa en el Trofeo Laigueglia. Durante los meses de marzo y abril se produjo un estancamiento en el nivel de resultados del equipo. Era tiempo para los ciclistas ganadores del equipo. Modolo y Ulissi vencían en La Panne.

Llegaba la primera grande, el Giro de Italia. El equipo dirigido por Josean 'Matxín' iba a la carrera de su país con Damiano Cunego como jefe de filas. Además, en su equipo contaba con la presencia de Diego Ulissi. Las alegrías del equipo llegaron en las llegadas masivas con un Ulissi asombroso, que se adjudicaba dos victorias de etapa. El mejor Lampre en la general fue Cunego, que terminó en la 19ª posición a casi 50 minutos de Nairo Quintana, vencedor de la prueba.

Tras el Giro, llegaba la preparación para el Tour de Francia. Rui Costa se hacía con la Vuelta a Suiza, objetivo prioritario antes de viajar a la conquista del Tour. El portugués se hacía con la novena etapa. Antes, Modolo hacía lo propio en la quinta etapa. Al final, el luso salía victorioso en la general de la Vuelta a Suiza, lo que le otorgaba el cartel de favorito para el Tour.

Nada más lejos de la realidad. La mala suerte llegó para Costa en el Tour. Un virus no le dejó estar al 100% físicamente. De esta forma, Costa no conseguía acabar con los mejores en las llegadas alpinas. Con mucho tiempo perdido, el objetivo era el de intentar entrar en el top 10 de la clasificación, pero la enfermedad le pudo y se vio obligado a abandonar en la 16ª etapa. El Tour de Francia se acababa sin victorias y sin el protagonismo esperado por la escuadra italiana.

Tras el fatídico paso por Francia, Lampre-Merida se iniciaba en la aventura de la Vuelta a España. A pesar de no tener el objetivo del Tour, el equipo cumplió a la perfección. Con Winner Anacona en plan estelar en las etapas de montaña y con un combativo Niemiec, los italianos se marchaban de la ronda española con dos victorias de etapa y un gran sabor de boca.

El año se cerraba con otra victoria en el calendario World Tour, la conseguida por Modolo en el Tour de Pekín. Además, se sumaron otros seis triunfos en el calendario Continental. Niccolo Bonifazio, con cuatro triunfos, Valerio Conti y Andrea Palini culminaban un gran año, en el que Lampre-Merida subía un escalón en el panorama internacional del ciclismo con respecto al 2013.

El líder: Rui Costa

El corredor luso no completó su mejor año. Llegó como el fichaje estrella de la temporada, después de realizar un 2013 para enmarcar. Le avalaban sus victorias en la Vuelta a Suiza, Tour de Francia y la Klasika de Primavera, pero sobre todo el Mundial conseguido en septiembre al imponerse a Joaquim Rodríguez y Alejandro Valverde. A pesar de no cumplimentar una buena temporada, la entidad italiana decidió renovarle para el 2015. Sus números en el 2014 se basaron en revalidar el título en la Vuelta a Suiza, pero su principal objetivo, el Tour de Francia, no tuvo su premio. Era la primera vez que iba a Francia con el cartel de favorito. Afrontaba la carrera con la aspiración de llegar al podio de París, pero nada más lejos de la realidad. Una enfermedad y la dureza puesta por los hombres fuertes de la carrera le relegaron a un segundo plano, dónde no pudo demostrar toda su calidad. Esta experiencia le servirá para el Tour de Francia 2015, a priori el objetivo del próximo año, al no contar el equipo italiano con un hombre específico para este tipo de pruebas.

El hombre rápido: Sacha Modolo

El esprínter Sacha Modolo sobresalió en el calendario Continental por encima de sus compañeros. A sus 27 años, el velocista transalpino logró hasta ocho victorias, dos de ellas en pruebas World Tour.

La decepción: Diego Ulissi

El italiano tomó el papel protagonista del equipo en las carreras más importantes. Sus triunfos en el comienzo de temporada sumados a las dos victorias en el Giro de Italia tiraron del carro de la escuadra fucsia. Con tres victorias en el calendario World Tour, se convirtió en el mejor corredor de la disciplina transalpina. Su positivo por salbutanol durante el transcurso de la Corsa arruinó su progresión.

El gregario

El colombiano Winner Anacona fue otro de los aspectos positivos del 2014. Fue el ayudante de Damiano Cunego en el Giro de Italia, mientras que ganó un papel de mayor libertad en la Vuelta, donde se hizo con un triunfo de etapa.

La promesa

Niccolo Bonifazio es sin duda una de las promesas del equipo. A sus 21 años, el joven italiano se ha ganado un hueco en la plantilla del 2015, gracias a sus cinco victorias en la parte final de la temporada en carreras continentales.

VAVEL Logo