Milán-San Remo 2015: los favoritos al Monumento más abierto
Fuente: La Gazzetta dello Sport | Galería oficial Milán-San Remo 2014.

Milán-San Remo 2015: los favoritos al Monumento más abierto

La edición 106 de la Milán-San Remo se presenta como una de las más abiertas de la historia. Dentro de este grado de apertura, echando un vistazo al rendimiento y a cómo llega cada ciclista podríamos establecer varios favoritos: Alexander Kristoff, Mark Cavendish, Fabian Cancellara, Juanjo Lobato, Peter Sagan y John Degenkolb se presentan como los prinicipales candidatos a ganar en San Remo.

adriangb
Adrián González Blanco

La Classicissima, el primer monumento anual se aproxima. Un domingo mágico, lleno de tensión, dureza y emoción. No solo por el recorrido, con sus cotas constantes en la parte final de la carrera, sino por los factores externos: el clima suele ser el peor enemigo de los ciclistas que acaban la carrera extasiados a la vez que empapados. En esta tesitura, no vale solo con ser un hombre rápido y habilidoso sino que hay que tener fuerza y capacidad de sufrimiento para presentarse en Vía Roma con opciones de victoria.

Nunca es fácil establecer unos favoritos en una clásica primaveral y más aún en la Milán-San Remo, en donde hay muchos factores que pueden cambiar la carrera por completo: desde las cotas, los descensos, las caídas o la llegada al sprint. Aun así, siete hombres llegan con cualidades y aptitudes suficientes como para lograr imponerse en la meta. Algunos han cuajado un gran inicio de año, como Cavendish o Lobato. Otros como Kristoff, Cancellara o Sagan acuden a la Classicissima con más dudas mientras que John Degenkolb no ha logrado encontrar su punto ganador en lo que llevamos de 2015. Vamos a analizar a los grandes favoritos a la Milán-San Remo.

Alexander Kristoff: la tarea más difícil

Alexander Kristoff aparece como uno de los grandes candidatos a imponerse en Vía Roma. El noruego ya dio la campanada en 2014 y quiere repetir este año, tras 365 días de ensueño. Desde su victoria en San Remo el 23 de marzo de 2014, Kristoff se ha llevado el Gran Premio de Frankfurt, dos etapas en el Tour de Francia, la Clásica de Hamburgo, tres etapas en el Tour de Catar, una en Omán y otra en París-Niza, además de otras carreras menores.

Kristoff, ganador en 2014 | Fuente: Movistar Team.

Se ha convertido en un velocista de referencia pero no es un sprinter al uso. Su habilidad, su potencia y su capacidad de superación ante las adversidades como ligeras subidas, recorridos técnicos o el mal tiempo hacen de Kristoff uno de los grandes favoritos a ganar en San Remo. A pesar de todo, sus sensaciones no son tan buenas como en otros tiempos. Tras arrasar en las carreras árabes parecía que el noruego iba a imponer una dictadura en las llegadas masivas pero no ha sido así. Se llevó la primera etapa de París-Niza pero no pudo volver al podio en toda la carrera. Esas dudas y el hecho de que todo el mundo vigilará su rueda, reducen sus opciones en Vía Roma.

Jacopo Guarnieri y Luca Paolini serán sus últimos hombres para allanar la llegada mientras que ciclistas potentes como Alexander Kolobnev, Gatis Smukulis o Marco Haller le ayudarán en el terreno previo. Kristoff busca hacer historia y repetir triunfo en Milán-San Remo. El último que lo hizo fue Óscar Freire pero hay que remontarse aún más para descubrir a algún ciclista que lo hiciera en dos ediciones consecutivas: Erik Zabel en 2000 y 2001.

Mark Cavendish: ¿retorno triunfal?

El duelo entre Kristoff y Cavendish parece uno de los mayores atractivos de la carrera. Tras un año para el olvido, Cav ha vuelto con fuerza. Ha cuajado un genial inicio de año con victorias en San Luis, Dubai y Clásica de Almería. Pero la que más moral le ha dado ha sido la última. Venció en una de las primeras clásicas primaverales en Kurne-Bruselas-Kurne superando, precisamente, a Alexander Kristoff en la llegada. Luego de una Tirreno-Adriático para olvidar, el británico llega a la Classicissima en buena forma.

Cavendish: "Este es el final de San Remo con el que soñé cuando era niño"

Lejos de ser aquel velocista dictatorial de antaño, el de la Isla de Mán ha sabido reinventarse y basarse en un equipo completo y potente para conseguir las victorias. Aunque eso sí, las clásicas nunca han sido su fuerte. Las subidas o el mal tiempo le debilitan y eso es algo que ha ido mejorando con el paso de los años como demostró hace un par de semanas con su victoria en Kurne. Además, el regreso de la meta en Vía Roma es algo que motiva y mucho al ciclista de Etixx. "Todos los grandes triunfos han sido en la Via Roma. Este es el final de San Remo que soñé cuando era un niño", confesaba Cavendish a Cycling Weekly. En su única victoria en San Remo, no pudo festejar su triunfo en la famosa calle sanremesa por las obras que obligaron a RCS a modificar la meta de la Classicissima.

Cavendish se impuso en Kurne-Bruselas-Kurne | Fuente: TDW Sport - Etixx-Quick Step.

Para la cita milanesa, contará con un equipazo a sus disposición. Para el control de la carrera contará con figuras de potencia como Stijn Vandenbergh, Michal Golas o Fabio Sabatini mientras que en la llegada, serán Matteo Trentin y Mark Renshaw los encargados de lanzarle en la búsqueda de su segundo Monumento. Zdenek Stybar y Michal Kwiatkowski partirán con mayor libertad para buscar otras bazas aunque trabajarán para el británico si fuera necesario.

Fabian Cancellara: el mismo de siempre...

Fabian Cancellara es el eterno candidato a cualquier Clásica. Tras su victoria en 2008 acumula tres segundos puestos y un tercero lo que le hace, a la fuerza, candidato. Lleva cuatro años seguidos rozando el doblete pero por unas cosas o por otras no lo acaba por conseguir. Siempre llega un velocista puro para arrebatarle la victoria. Matthew Goss, Simon Gerrans, Gerard Ciolek y Alexander Kristoff llegaron para imponerse al suizo en la línea de meta. 

Este año, Cancellara llega en una forma óptima. Venció en la crono final de Tirreno-Adriático ante un ciclista muy potente como Adriano Malori y se llevó una victoria en el Tour de Omán luego de una etapa que se corrió al estilo primaveral. La nota negativa es que solo ha ganado una de las tres contrarreloj que ha disputado en lo que va de 2015 y que estuvo muy lejos de la cabeza en Strade Bianche. El pasado jueves abandonó en el GP Nobili, carrera que sirvió de ensayo hacia San Remo. En 2014 prefirió sacrificar su preparación contra el crono para centrarse en las Clásicas. "Quizás las cronos ya no me dan la motivación que me daban antes", comentaba el ciclista de Berna tras la Tirreno-Adriático. Logró la victoria en el Tour de Flandes, único recobeco de éxito en un año un tanto decepcionante del suizo, acostumbrado a la victoria.

Cancellara se impuso en la crono final de tirreno | Fuente: Galería oficial Tirreno-Adriático.

Cancellara sobre el favoritismo: "Será como comprar el décimo premiado de la lotería"

"Será como comprar el décimo premiado de la lotería", anunciaba Cancellara. Y nada más lejos de la realidad pues la Classicissima es el Monumento más abierto del año. Sus posibilidades pasan por un endurecimiento de la carrera en las cotas para minar las fuerzas de los hombres más rápidos. Cancellara es un todoterreno, capaz de ganar en numerosos tipos de carreras y con cinco podios en las últimas siete ediciones, hay que contar con el suizo en estas lides. Giacomo Nizzolo será su mejor aliado en la llegada y también su sustituto como líder en caso de no llevar las piernas adecuadas. Potencia no le faltará para intentar endurecer la marcha. Hombres como Jesse Sergent, Yaroslav Popovich, Gregory Rast o Fabio Felline cuentan con experiencia y fuerza suficiente como para llevar dura la carrera. 

Juanjo Lobato: soñando con la victoria

El ciclista español está llamado a repetir la gesta que ya consiguieron Óscar Freire y Miguel Poblet en el pasado llevando a España al palmarés de la Classicissima. Las comparaciones con el cántabro cada día tienen más sentido aunque a Lobato aún le queda mucho por recorrer. Aun así, dio el primer paso el año pasado, colándose cuarto en la llegada a San Remo, superando al mismísimo Mark Cavendish. Pero tras sufrir varios episodios de mala fortuna en 2014, 2015 ha empezado de gran forma para el gaditano. Tres victorias en su haber, una en Tour Down Under y dos en Andalucía desquiciando a John Degenkolb. Eso sí, tres victorias con un denominador común: final en pendiente. Un factor que no encontrará en Vía Roma y que le puede hacer más vulnerable ante ciclistas con más velocidad punta. 

Lobato: "Sueño con la Milán-San Remo a todos horas"

Su preparación ha sido intensa y el gaditano sigue trabajando para mejorar su velocidad en el llano. No tiene nada que perder y mucho que ganar. "Sueño con la Milán-San Remo a todas horas", declaraba a Biciciclismo en una entrevista. El gaditano lo tiene muy claro y, aunque firmaría el podio, sabe que puede pelear por el triunfo pese a que las circustancias en esta carrera pueden ser muy variadas. El pasado año se vio con piernas para llegar más arriba que ese cuarto puesto y este año llega más preparado. ¿Por qué no soñar?

Contará con un equipo que le arropará hasta la extenuación. Con Valverde como espíritu libre, el resto tratará de pelear para que el gaditano logré una victoria para la historia, de esas que faltan en las vitrinas del Movistar Team. La potencia de Jasha Sutterlin, Alex Dowsett y Adriano Malori le servirá para ir cómodo durante el grueso de la carrera. La habilidad del propio Valverde y Ion Izagirre en las cotas y Giovanni Visconti y José Joaquín Rojas como últimos apoyos en la llegada.

Peter Sagan: el 'bicho' acecha su primer Monumento

Tras más de 250 días sin ganar, Peter Sagan se sacó una espinita el pasado lunes en Porto Sant'Elpidio. El eslovaco se imponía en la llegada a la ciudad mediterránea aprovechándose de un buen trabajo de su equipo y de unas condiciones climatológicas que eliminaron a hombres como Cavendish y Modolo. Ahí reside su baza de cara a San Remo. Puede parecer que Sagan ha perdido potencia o remate pero el ciclista de Tinkoff quiere recuperarlo y volver a ser ese hombre capaz de batir a cualquiera en prácticamente cualqueir escenario.

Sagan logró su primer triunfo de 2015 en Tirreno | Fuente: Galería oficial Tirreno-Adriático.

Ya fue segundo en 2013, eso sí, en su mejor año como profesional, pero ya le toca el turno de imponerse en un gran Monumento, de dejar de ser ese hombre que llena su palmarés de segundos puestos. Habrá que ver si Sagan ha recuperado su olfato, su rush final, su habilidad... soporta el mal tiempo y pasa bien las cotas por lo que su perfil es el idóneo para imponerse en Vía Roma. Tinkoff le ha sabido rodear de gran forma con Daniele Bennati, Matti Breschel y Matteo Tosatto como guardia pretoriana, tres hombres fuertes y potentes. Para el terreno previo, contará con la potencia de Manuele Boaro y Maciej Bodnar y el apoyo de Roman Kreuziger en las cotas. 

John Degenkolb: la gran incógnita

Por último, quizás sea el hombre menos en forma. John Degenkolb solo ha conseguido una victoria en lo que va de 2015. Fue en Dubái, en una llegada en pendiente que nada tiene que ver con Vía Roma. Se ha visto superado por Juanjo Lobato en Andalucía. El alemán parecía desesperado, sin esperanzas de poder batir al gaditano en cada final. Y en París-Niza no ha podido ni asomarse por las primeras posiciones de las volatas, muy lejos de hombres como Kristoff, Matthews, Greipel o Coquard. Se esperaba mucho más del velocista de Giant-Alpecin en este arranque ante la ausencia por enfermedad de Kittel.

Dudoso inicio de año de Degenkolb | Fuente: Giant-Alpecin.

Pero el alemán posee cualidades muy buenas para este tipo de carreras. No le amedrentan las subidas ni el clima adverso, se mueve como pez en el agua en estas condiciones contrarias y posee una buena velocidad punta para imponerse en la llegada. Quizás sea el menos claro de entre los favoritos, pero no hay duda de que estará en la pomada. Junto a él, Giant ha alineado un equipo potente con Tom Dumoulin, Nikias Ardnt, Koen de Kort y Albert Timmer como principales escuderos del alemán.

Por tanto, estos son los hombres más destacados de entre los candidatos a la victoria en Milán-San Remo. Un cerco muy difícil de establecer por el grado de apertura de esta carrera, tal y como comentábamos anteriormente pero lo que es cierto es que la mayoría de estos ciclistas estarán en la lucha por conseguir el primer Monumento del año.

VAVEL Logo