Los contrarrelojistas, olvidados para las grandes vueltas
Miguel Indurain dominador de las cronos en las grandes vueltas | Cordon Press

Otro año que deberán de esperar los contrarrelojistas para tener opciones reales de victoria en una gran vuelta. Tras la presentación del Giro de Italia y del Tour de Francia, ambas carreras apuestan por un escalador como su posible ganador. Si bien, la ronda transalpina dispone cerca de 60 kilómetros cronometrados aunque diez de ellos son en cronoescalada.

La Vuelta a España no ha mostrado su recorrido pero todo hace indicar que será el mismo formato de anteriores ediciones y que le está dando gran rendimiento. Poca crono y mucha montaña con 'muros' imposibles.

Cambio del concepto del ciclista completo

Escalador y defenderse en la crono, claves para vencer en la actuales grandes vueltas

Actualmente los posibles vencedores serán ciclistas completos. Entendiendo como ciclista completo a un escalador que se defienda en la contrarreloj (Nairo Quintana, Chris Froome, Alberto Contador, Fabio Aru). Todo lo contrario que a finales de los años 80 y 90 donde el perfil era un contrarrelojista con altas aptitudes de escalador (Miguel Indurain, Jan Ullrich, Greg Lemond).

El declive de la crono

Todo ello es debido a la tendencia de las organizaciones en busca del espectáculo diario y con ello las grandes cifras de audiencia televisiva. Ello conlleva reducir los kilómetros de contrarreloj donde se realizaban grandes diferencias y el espectáculo al ojo del aficionado no es tan evidente como en una etapa de montaña.

El Tour de Francia es la carrera que dio más importancia a la lucha contra el crono

Los años 80 y 90 fueron los años del gran apogeo de la prueba cronometrada, sobre todo en el Tour de Francia superando los 150 de kilómetros de prueba cronometrada. Mientras en Italia sus máximos números coinciden con la época donde sus grandes figuras (Moser, Saronni, Visentini) eran buenos contrarrelojistas.

Kilometros de las Grandes Vueltas | Foto. Plataforma Recorrdidos Ciclistas

La Vuelta a España ha sido históricamente la mas 'reacia' a las contrarrelojes, debido a que los ciclistas nacionales eran escaladores. Solo en la década de los 90 los kilómetros de lucha contra el reloj superaron la centena, buscando la participación del todopoderoso Miguel Indurain en la ronda hispana.

La necesidad de una crono

La reducción de kilómetros contrarreloj la llevó el Tour de Francia a su máxima expresión en la pasada edición con unos insignificantes 35 kilómetros contra el crono (incluyendo la CRE). Con el golpe de Froome en la primera etapa de montaña la prueba quedo bloqueada hasta la última etapa, donde Movistar pasó a la ofensiva. Dos fogonazos en más de cinco etapas de alta montaña y como resultado muy poca emoción.

En la última Vuelta a España las etapas de montaña quedaron reducidas a la pelea en los últimos kilómetros obteniendo diferencias mínimas. La crono en Burgos incrementó las diferencias en favor de Tom Dumoulin y en la última jornada de montaña Astana lanzó una ofensiva que le llevó a la victoria con Fabio Aru. El resultado fue una carrera nerviosa, intensa pero con la sensación de que podía haber pasado más a pesar de que la última etapa pasará a los anales ciclistas.

El Giro 2015 fue la carrera mas animada e irónicamente con mas kilómetros contrarreloj

El Giro de Italia del 2015 era con 67 kilómetros la prueba más 'contrarrelojista'. Sin embargo la ronda transalpina deparó lucha todos los días convirtiéndose en una prueba más animada de la temporada. Aunque hubo diferencias significativas en la crono a favor de Contador ello provocó una actitud más ofensiva de Astana en la montaña, algo que si las diferencias fueran más pequeñas no se hubiera producido.

¿Solo Dumoulin?

En las últimas temporadas solo Denis Menchov (Vuelta'07, Giro'09) y Sir Bradley Wiggins (Tour'12) fueron los únicos contrarrelojistas puros en vencer en alguna grande venciendo a escaladores consumados.

De los contrarrelojistas actuales, Los días de Fabian Cancellara y Tony Martin parecen cosa del pasado, Vasil Kiryienka es gregario de lujo de Chris Froome, lo mismo que Adriano Malori en Movistar. Tejay Van Garderen o Richie Porte comenzaron como 'croners' puros pero sin embargo están empezando a 'mutar' (mas acusado en el caso del 'aussie') para adaptarse a los actuales recorridos.

Solamente, el joven Tom Dumoulin está capacitado para ello tras sorprender gratamente en la pasada edición de la Vuelta a España y que a punto estuvo de llevársela.

Si la tendencia de los organizadores sigue predominando la montaña por encima de la contrarreloj, el prototipo de ciclista potente que domina la especialidad del reloj está abocado a desaparecer o a brillar fugazmente en las pocas cronos que hay.

¿Será Tom Dumoulin el último de la especie?

VAVEL Logo