Ewan sigue sin perdonar
Ewan, primer líder de la prueba. (Foto: Tour Down Under)

La espera ya ha acabado. La temporada, que cerró en el circuito de Fórmula 1 de Yas Marina, ha vuelto a abrirse en Adelaida, como ya viene siendo habitual en los últimos años. Los mejores, por fin, tras más de dos meses de merecido descanso y rigurosas concentraciones, han podido rodar y competir juntos en la primera etapa, llana, por supuesto, del Tour Down Under australiano. Y, como en toda etapa sencilla, sin peligro para las aspiraciones de los hombres más rápidos, la lógica se ha impuesto y el sprint se ha podido disputar, tras 130 kilómetros, cortos y explosivos, y además con la paliza del People Choice Classic aún muy reciente, en Lyndoch, con el triunfo de Caleb Ewan (Orica Green Edge)

Caleb Ewan, ganador en Lyndoch, se vistió con el liderato de la general, de los puntos y de los jóvenesLa opción de la llegada masiva era la deseada y fue durante toda la etapa la más peleada por Orica, Cannondale, Sky o Trek, muy interesados en que se llegase hasta Lyndoch con un numeroso grupo de ciclistas. El recorrido, no muy exigente, tenía sus trampas, pero resultaron insuficientes para romper un sprint en los metros finales. Del perfil en forma de serrucho y muy pestoso surgió una fuga de calidad, formada de forma muy rápida y compuesta por Alexis Gougeard (Ag2r), Martijn Keizer (LottoNL-Jumbo) y el local Sean Lake (UniSA-Australia). El pelotón, sin miedo al trío formado, dejó hacer.

Keizer (izq.), Gougeard (der.) y Lake (atrás), en la primera etapa. (Foto: Tour Down Under)
Keizer (izq.), Gougeard (der.) y Lake (atrás), en la primera etapa. (Foto: Tour Down Under)

Orica Green Edge, en un esfuerzo a partes iguales entre lucimiento en la prueba de casa y trabajo para no dejar en bandeja la etapa para los tres escapados, mantuvo un fácil pulso con la escapada, muy debilitada por el calor que hizo toda el día, superando los 35ºC, que provocó que se adelantaran los avituallamientos para evitar posibles desfallecimientos. Y por si esto no fuera poco, el viento apareció y, aunque la temperatura se suavizó, realentizó la carrera en el ecuador de la jornada y fue la tumba de los tres que aún seguían en cabeza, ya muy debilitados y con ninguna opción de victoria.

Sean Lake (UniSA-Australia) aguantó en fuga hasta el kilómetro 123 y casi pudo dar un susto al pelotónMartijn Keizer fue el primer afectado en la combinación del calor, el viento, que fue benévolo con los ciclistas en la parte final, y cortas subidas y, viendo lo cerca que estaba el pelotón, se dejó llevar, se despidió de sus dos compañeros de fuga y fue cazado poco después, en un pelotón que dominaba sorprendentemente Ag2r, con un hombre en la fuga y dando descanso a Orica, que volvería a aparecer en los kilómetros finales. Gougeard, con el premio de consolación de la combatividad ya asegurado, también se dejó ir a 25 kilómetros de meta. Sean Lake, el que más aguantó delante, exento de fuerzas pero con claras intenciones de protagonismo, fue cazado cuando solo faltaban siete y el sprint ya se cocinaba en el seno del pelotón.

La llegada, ya preparada para un vibrante duelo entre velocistas, fue un juego de niños para el australiano con ascendencia surcoreana, que evidenció sus mejoras en 2015 y su superioridad ante ciclistas más consagrados como Swift, séptimo, Nizzolo, sexto, o Renshaw, segundo. "Me sentí realmente bien toda la etapa", confirmó tras su victoria Ewan, que tendrá opciones de victoria, si sigue igual de ambicioso que hasta ahora, en un par de etapas más. En Stirling, una llegada bastante compleja, y siempre abierta a emboscadas, tendrá que empezar a defender su flamante liderato.

Ewan, de 21 años, en el pódium. (Foto: Tour Down Under)
Ewan, de 21 años, en el pódium. (Foto: Tour Down Under)

Vídeo de la etapa

Vídeo de los últimos trece kilómetros de la etapa, con la victoria en el sprint de Caleb Ewan, cortesía de Cyclinhub.tv.

Clasificaciones

VAVEL Logo