Milímetros vitales para Marcel Kittel
Kittel se impone en un ajusto sprint | Fotografía: Tour de Francia

Marcel Kittel (Quick Step-Floors) no cesa en el Tour de Francia 2017. El ciclista alemán se suma su tercera victoria en esta edición de la 'Grande Boucle' y se consagra como el gran dominador de las llegadas masivas. Aunque la velocidad es parte esencial en un sprint, la suerte también es un factor a tener en cuenta. En esta ocasión, se ha puesto de lado de Kittel, pues una muy apretada 'photo finish' le otorgó la victoria en detrimento de Edvald Boasson Hagen (Dimension Data). Michael Matthews terminó en tercer lugar, mientras que Arnaud Démate (FDJ), Nacer Bouhanni (Cofidis) y André Greipel (Lotto-Soudal) prácticamente no disputaron el sprint.

Fuente: ASO
Fuente: ASO

Tras 213 kilómetros, con salida en Troyes, ciudad en la que ayer se impuso Marcel Kittel, Nuits-Saint-Georges acogía por primera vez un final de etapa en el Tour de Francia. Una nueva jornada con mucho kilometraje la que debían afrontar los ciclistas en la séptima etapa de la 'Grande Boucle'. Los hombres más rápidos del pelotón tenían todas las opciones de jugarse el triunfo de etapa, como así ha sido finalmente.

Fuga desde el kilómetro cero

Nuevamente, como en todas las etapas llanas, el primer movimiento que se produce en busca de la fuga acaba por consolidarse. En esta ocasión fueron cuatro hombres los que desde el primer momento comenzaron a sacar distancia con respecto al pelotón. Maxime Bouet (Fortuneo), Manuele Mori (UAE Team Emirates), Yohann Gène (Direct Energie) y Dylan Van Baarle (Cannondale-Drapac) formaban el cuarteto de cabeza.

La fuga del día | Fotografía: Tour de Francia
La fuga del día | Fotografía: Tour de Francia

En ningún momento los escapados pudieron gozar de una diferencia superior a los cuatro minutos. El ritmo en el pelotón fue siempre muy alto y mantuvieron el control total y absoluto sobre la fuga. A pesar de ello, sí que tuvieron la oportunidad de poder luchar por el sprint intermedio, en el que se impuso Manuele Mori, y la cota de cuarta categoría, en el que Maxime Bouet fue el que pasó en primer lugar.

El viento encendió la etapa

La carrera comenzó a coger color cuando todo el bloque del Lotto-Soudal se puso en cabeza del pelotón con la intención clara de moverse. La gran distancia hasta la línea de meta, más de 80 kilómetros, frenó las aspiraciones del equipo belga, pero encendió todas las alarmas en el resto de equipos.

Unos kilómetros más tarde retornaron a la carga y produjeron un pequeño corte en la parte trasera del pelotón, pero no mantuvieron la velocidad y volvieron a reagruparse por la proximidad de la Côte d'Ucy (4ª Cat.).

La tensión se apoderó de la etapa

A falta de 40 kilómetros, la amenaza de que se produjeran abanicos fue en aumento, pues la meta ya estaba mucho más cercana y el bloque del Lotto-Soudal se mantenía amenazante. Los equipos de los hombres de la general comenzaron a escalar posiciones dentro del pelotón para evitar los posibles cortes. Finalmente, la aparición del viento de cara mantuvo completamente compacto al pelotón y guardaron una diferencia inferior al minuto con la fuga.

Final sin contratiempos y victoria de Kittel

Los últimos kilómetros estuvieron marcados por la emoción propia de los finales al sprint. La larguísima recta final, con la fuga ya neutralizada, eliminó en cierta medida la peligrosidad y los hombres de la general desaparecieron de las primeras posiciones para dar paso a los bloques de los hombres rápidos.

FDJ realizó un duro trabajo desde muy lejos y muy pronto perdieron efectivos. Por su parte, Quick Step-Floors mantuvo bien el bloque y prepararon un sprint que fue completamente apretado. Escasos milímetros separaron la primera posición de Marcel Kittel y el segundo puesto de Edvald Boasson Hagen.

Fuente: Tour de Francia
Fuente: Tour de Francia

La fuga tendrá protagonismo en la octava etapa

Tras dos días en lo que los sprinters han sido los grandes protagonistas, la octava etapa del Tour de Francia le brinda la oportunidad a los hombres que se desenvuelven a las mil maravillas en las fugas. Durante los 187,5 kilómetros el terreno será muy escarpado y un continuo sube y baja. La parte final, tras la ascensión del último puerto de primera categoría tendrá mucho juego y las posibilidades de victoria pueden estar entre la escapada, aunque no se sabe si algún corredor de la general querrá mover la carrera.

Fuente: ASO
Fuente: ASO

Último kilómetro de la séptima etapa

Clasificación

VAVEL Logo