¿Es el doblete Giro-Tour posible?

Muchos lo han intentado, y no son pocos los que lo han logrado. Sin embargo, en el último siglo nadie ha sido capaz de reeditar lo logrado por Marco Pantani en 1998. Chris Froome lo intentará en 2018. Desde VAVEL recordamos los intentos previos al suyo en la última década.

¿Es el doblete Giro-Tour posible?
Chris Froome y Nairo Quintana en la Vuelta a España de 2016 | Foto: Onely Vega - VAVEL.

No eran pocos los que habían insinuado la presencia de Chris Froome en la salida del Giro de Italia en Israel, la cual fue confirmada por el propio ciclista el día en que se anunció el recorrido del Giro. El británico, que ha conseguido casi todo en el ciclismo profesional, que ha impuesto su puño de hierro en cada Tour que ha disputado (obviando aquel de 2014 cuando una caída le hizo abandonar), se ha propuesto cerrar un año magnífico en el que conquistó su cuarto Tour de Francia y su primera Vuelta a España con la victoria en Italia. Sin embargo, no sólo aspira a eso uno de los mejores escaladores de este siglo XXI, sino que también aspira a conseguir su quinto Tour de Francia, logrando así un doblete que no se consigue desde que Marco Pantani lo lograra en 1998.

La pregunta que llega a la mente de muchos es la siguiente: ¿es el doblete verdaderamente posible? No son pocos los que lo han intentado en el presente siglo. Denis Menchov (2009), Alberto Contador (2011 y 2015), Alejandro Valverde (2016) y Nairo Quintana (2017), y como se podrá ver a lo largo del presente artículo, la gesta, al menos hasta ahora, ha sido imposible.

Sin embargo, los lectores no tardarán en hacerse otra pregunta: ¿qué ha cambiado en este último siglo para que esa gesta no se haya vuelto a repetir?

¿Quiénes han logrado el doblete Giro – Tour?

La lista de corredores que han logrado el doblete es más larga de lo que uno podría imaginar.

  1. Fausto Coppi (1949 y 1952)
  2. Jaques Anquetil (1964)
  3. Eddy Merckx  (1970, 1972 y 1974)
  4. Bernard Hinault (1982 y 1985)
  5. Stephen Roche (1987)
  6. Miguel Indurain  (1992 y 1993)
  7. Marco Pantani (1998)

En primer lugar se analizarán los dobletes de cada uno de los ciclistas que lo lograron con tal de encontrar por qué ha dejado de ser posible (si así ha sido) el conseguirlo.

Fausto Coppi

En 1949 el italiano se hizo con la victoria en el Giro de Italia y en el Tour de Francia. En sendas pruebas, Gino Bartali copó la segunda posición del podio. Sin embargo, contra lo que uno podría pensar, la temporada de Fausto Coppi no fue escasa, no centró su calendario en esas dos pruebas, sino que también logró importantes resultados en pruebas tales como: Milán–San Remo, Giro de Lombardía, el Mundial

En 1952, el italiano consiguió también el doblete, sin embargo, nuevamente aquellos que le acompañaron en el podio o en el top ten en Italia, repitieron en Francia.

Jaques Anquetil

El francés, uno de los ciclistas más laureados de la historia en grandes Vueltas (siete en total), consiguió el ansiado doblete en 1964 (el año de su quinto Tour, véase el paralelismo), aunque al contrario que Fausto, no hubo de enfrentarse a muchos de sus rivales del Giro en el Tour. Además, el ciclista francés sí seleccionó su calendario para centrarse en el asalto al doblete, disputando tan solo la París–Niza además de las dos grandes Vueltas.

Eddy Merckx

El ciclista belga consiguió el doblete en tres ocasiones, en 1970, 1972 y 1974. De hecho, el ciclista más laureado de la historia en cuanto a palmarés en grandes vueltas se refiere aseguraba que la mejor preparación para el Tour era disputar el Giro.

En su primer intento, en 1970, su calendario fue muy completo. A la París–Niza se unieron todas las clásicas de primavera, además del doblete. Como en el caso de Fausto Coppi, sus rivales en Francia fueron aquellos a los que ya había vencido en Italia.

En 1972 el belga repitió calendario, y éxitos, aunque en esta edición sus mayores rivales en el Tour, franceses, no habían coincidido con él previamente en la disputa del Giro.

En 1974, Merckx se presentó con un calendario aún más completo que en ediciones anteriores alzándose con la victoria en sendas Vueltas, en las cuales repitieron muchos de sus rivales. Además, el belga fue capaz de llevarse el campeonato del Mundo de ese año.

Bernard Hinault

En 1982 el ciclista francés se presentó a sendas vueltas con un calendario más bien exiguo, en el que tan solo disputó alguna clásica de un día antes del asalto al doblete. Sin embargo, en sendas vueltas obtuvo la victoria sin mayores problemas.

En 1985 el francés repitió calendario, obteniendo el mismo resultado.

Stephen Roche

En 1987 el ciclista irlandés se hizo con la victoria en el Giro sin oposición, aunque no lo tuvo tan fácil en el Tour de Francia donde Perico Delgado disputo la victoria hasta el final (quedándose a 40 segundos).

Roche obtuvo sus mayores éxitos en una temporada muy completa en la que disputó la Vuelta a la Comunidad Valenciana, París–Niza, Milán–San Remo, País Vasco, Flecha Valona, Lieja–Bastogne–Lieja… Para poner el broche a la temporada con el Mundial de ciclismo en ruta.

Miguel Indurain

El español ganó en 1992 su primer doblete en una temporada completa (Vuelta a Cataluña, París–Niza, Vuelta a Aragón, Tour de Romandía…) venciendo en el Giro a Claudio Chuappucci, al que volvió a derrotar en el Tour de Francia.

En 1993, con un calendario más reducido (Milán–San Remo, País Vasco, Lieja–Bastogne–Lieja y Romandía) el español consiguió hacerse nuevamente con el doblete.

Marco Pantani

El último en conseguir la gesta, en 1998, planificó su temporada mediante un calendario de mínimos. Sólo disputó la clásica de Almería y la Vuelta al País Vasco antes del primer gran reto de la temporada, sin embargo, su logro se diferenció del de sus predecesores en que él contó con un mes entre sendas pruebas, cuando sus antecesores sólo contaron con una media de entre dos y tres semanas.

¿Qué conclusiones pueden establecerse a partir de la historia de los dobletes?

Es una pregunta que Jonathan Vaughters se hizo en 2010, o más bien, lo que el exciclista y por entonces director del equipo Garmin-Sharp (ahora EF Education First–Drapac)  se preguntaba era si el doblete era algo posible en el ciclismo moderno. “El ciclismo en general es mucho más específico que hace 30 años”, aseguraba el estadounidense. “Hace 30 años, los mejores corredores participaban en todas las carreras y, al fin y al cabo, era sólo una competición de resistencia. Si haces esto hoy en día, te enfrentarías a rivales que están frescos al cien por cien y sólo serías un mediocre durante toda la temporada”. Si bien esto no es del todo cierto, ya que según se ha podido apreciar muchos ciclistas sí orientaban su temporada a los triunfos particulares, sí esconde una verdad que ya vimos este año en el doblete Tour–Vuelta protagonizado por Froome. Los especialistas daban por máximo favorito a Vincenzo Nibali, más descansado (pese a haber corrido el Giro de Italia) al haber diferido más sus esfuerzos que el británico.

Entonces, ¿es algo posible o no?

Es el momento de evaluar los intentos que se han protagonizado en el presente siglo con tal de descubrir qué es aquello que necesitará Chris Froome para hacerse con un doblete veinte años después de que lo consiguiera Marco Pantani.

Denis Menchov

En 2009 el ruso se hizo con la victoria en el Giro de Italia después de un calendario pensado para hacerse con la victoria en la ronda italiana. Sin embargo, con el objetivo logrado, decidió participar en el Tour de Francia, aunque no tardó en caerse de la terna de favoritos, acabando más allá de puesto 50 (aunque se le retiraría ese resultado, entre otros, por extrañezas en su pasaporte biológico).

Alberto Contador

Pese a que los resultados de 2011 se le retiraran a causa de su sanción por dopaje (positivo por clembuterol en el Tour de Francia de 2010), se incluirá su intento en el análisis.

En 2011 el pinteño se hizo con la victoria en el Giro sin paliativos, mostrándose inconstestable y ganando por más de seis minutos a Scarponi. Antes del Giro, el español corrió la Vuelta al Algarve, la Vuelta a Murcia, Vuelta de Cataluña, Vuelta a Castilla y León y Flecha Valona. Entre el Giro y el Tour participó en el campeonato español de Ruta. Finamente el español acabaría quinto en la Gran Boucle, después de varias caídas en la primera semana y una "pájara" que le condenó el día del Galibier. Sin embargo, lo intentó de todas las maneras aliándose con el también español Samuel Sánchez para intentar dar la vuelta a la clasificación general, cosa que finalmente no logró.

En 2015, cuatro años mayor y con la experiencia de lo vivido en 2011, lo intentó nuevamente. Un calendario más suave, con Vuelta a Andalucía, Tirreno–Adríatico y Vuelta a Cataluña precedieron al Giro de Italia en el que el Astana intento arrebatarle la victoria sin lograrlo al final. Si bien el equipo Saxo no se mostró tan fuerte como la escuadra kazaja, el pinteño se las arregló para hacerse con la victoria. Antes del Tour disputó la Ruta del Sur como preparación para la ronda gala. Ya en el Tour, se dejó bastante tiempo en la primera semana. A lo largo de las tres semanas, Contador recuperó sensaciones y no se cansó de atacar hasta que sufrió una aparatosa caída atacando en una bajada siguiendo la rueda de Peter Sagan.

Alejandro Valverde

En 2016 el murciano participó en las tres grandes Vueltas, y si bien hubo de contentarse con un tercer puesto en el Giro de Italia y con un sexto puesto en el Tour de Francia, es una gran muestra de capacidad de recuperación y un espejo en el que Froome podría mirarse.

El español preparó el Giro con diferentes pruebas de un día, la Vuelta a Andalucía, Tirreno–Adriático, Milán–San Remo, Vuelta a Castilla y León, Flecha Valona y Lieja–Bastogne–Lieja antes de disputar la ronda italiana. Entre el Giro y el Tour el español sólo disputó los campeonatos de España.

Nairo Quintana

Fiel reflejo de aquello que Froome desea conseguir. El colombiano corrió en 2016 el Tour de Francia y la Vuelta a España, y en 2017 afrontó el doblete Giro–Tour, siendo el resultado de sobra conocido. Si bien se quedó a las puertas de hacerse con la victoria en la ronda italiana, la debacle en la Gran Boucle fue notoria.

El colombiano preparó el Giro con un calendario bastante completo, formado por la Vuelta a la Comunidad Valenciana, el Tour de Abu Dhabi, la Tierreno Adriático y la Vuelta a Asturias. Entre el Giro de Italia y el Tour de Francia el ciclista colombiano no participó en ninguna prueba.

Entonces, ¿en la actualidad es posible el doblete Giro–Tour?

En 2015, Alberto Contador dejó una de las claves para lograrlo cuando, después de intentarlo y no conseguirlo, aseguró que quizás fuera posible con un equipo muy potente. Con un bloque que trabajase de tal forma que el líder tan solo tuviera que rematar las etapas… Seguro que les recuerda a algo.

El Sky es el equipo más potente del pelotón. El tren de los hombres de negro (ahora de blanco) impone temor a los rivales, y son capaces de salvar los malos días del británico (como se ha visto tanto en los dos últimos grandes éxitos de Froome).

Otro de los aspectos a favor del británico es el recorrido. La ronda italiana contará con más finales en alto de los que ha acostumbrado; todas las etapas de alta montaña acabarán en lo alto, sin embargo, las llegadas son más tendidas, y en palabras de Alberto Contador, “las etapas de montaña van a tener finales más llevaderos”. También es cierto que los kilómetros contra el reloj serán menores a los del año pasado, sin embargo, esto, por extraño que parezca, puede favorecer a Froome si el vigente campeón, Tom Dumoulin, decide no acudir. El holandés ya ha dicho que el recorrido no se adapta a sus características, lo que supondría un rival menos para el británico.

Sin embargo, los problemas llegarán en el Tour. Como se ha mencionado en el presente artículo, Nairo Quintana corrió el Tour después de participar en tres grandes vueltas de forma consecutiva, y el resultado no debería ser alentador para el británico. ¿Hipotecará el británico su quinto Tour por una oportunidad para conseguir el doblete que quizás puede ser única? El tiempo lo dirá, sin embargo, la valentía no se la quita nadie.