Crítica de 'Un pliegue en el tiempo', nueva fantasía Disney

El nuevo filme infantil de Disney tiene un toque entre vintage y novedoso que cautivará al espectador.

Crítica de 'Un pliegue en el tiempo', nueva fantasía Disney
Foto: filmaffinity.com

Las películas familiares siempre suelen seguir el mismo patrón; por ello, su factor sorpresa suele ser mínimo. Sin embargo, “Un pliegue en el tiempo” rompe el estereotipo, regalándonos una obra clásica y a la vez innovadora, de esas que no se veían desde hace mucho tiempo.

El filme cuenta la historia de una niña que decide buscar a su padre, quien ha desaparecido mientras trabajaba en un enigmático experimento. En su aventura la acompañarán su hermano pequeño y su amigo Calvin. Juntos viajarán a través del tiempo y espacio con la ayuda de tres seres celestiales.

El largometraje es la adaptación de la novela de fantasía “A Wrinkle in Time”, escrita por Madeleine L´Engle. Con unos protagonistas de la talla de Oprah Winfrey, Reese Witherspoon y Chris Pine, la cinta logra con creces su propósito: es bastante entretenida. Ahora bien, ¿gustará al público al que se dirige?

El principal problema que puede tener esta película es que los niños no la entiendan y les pueda resultar aburrida. El filme es algo complejo de entender en algunos momentos y puede provocar que el espectador desconecte. Por otra parte, es una obra con una estética y un argumento que puede resultar algo pesado para los padres que vayan a acompañar a sus hijos a verla. Por todo esto, “Un pliegue en el tiempo” puede tener serios problemas para triunfar.

Sin embargo, algo muy positivo de la película es que sabe explotar muy bien sus virtudes y logra captar la esencia de esos filmes antiguos de Disney que tanto gustaban. Con unos efectos especiales espectaculares, la cinta dirigida por Ava DuVernay es una apuesta estupenda por el entretenimiento, aunque puede tener el contrapunto de no convencer a su público.

Valoración: 3/5

Lo mejor: Sus efectos especiales, una auténtica delicia

Lo peor: Es demasiado infantil y adulta al mismo tiempo, lo que puede chirriar entre el público