Crítica de ‘Mentes poderosas’: Un filme que no llega en un buen momento

La cinta dirigida por Jennifer Yuh Nelson recuerda demasiado a algunos contenidos estrenados recientemente en Netflix.

Crítica de ‘Mentes poderosas’: Un filme que no llega en un buen momento
Foto: 20 Century Fox

Lo futurista, lo apocalíptico y los adolescentes con poderes especiales están muy de moda. Por ello, desde Fox han pensado que este era un buen momento para adaptar las novelas de Alexandra Bracken. Sin embargo, esta decisión no ha podido ser más desacertada.

‘Mentes poderosas’ nos cuenta que solo el 2% de los niños y adolescentes menores de 20 años han sobrevivido a una plaga que ha asolado Estados Unidos a la vez que han desarrollado capacidades mentales que no pueden controlar; por ello, han sido apresados en Thurmond, un campamento controlado por el gobierno para todos los niños supervivientes.

Lo peor de ‘Mentes poderosas’ es que no ofrece nada nuevo, más allá de lo que se nos enseña en el tráiler. Recuerda muchísimo a la serie portuguesa original de Netflix ‘3%’ (aunque el largometraje es bastante inferior), tanto por su temática como por los personajes y la forma de desarrollar sus historias. También tiene referencias de ‘Stranger Things’, por lo que es inevitable pensar en Eleven y su tropa.

Si la saga ‘Mentes poderosas’ se hubiese adaptado hace siete años, la cosa sería bien distinta. Sin embargo, llega en un momento en el que no pilla por sorpresa y en el que el público está un poco saturado de esta ciencia ficción. Además, su guion no ayuda, ya que la trama de la película es bastante floja, aburrida y cómoda. Jennifer Yuh Nelson, directora de ‘Kung Fu Panda 2’ y ‘3’, ha puesto el piloto automático y no se ha esforzado en hacer algo novedoso. ‘Mentes poderosas’ es un producto que, casi con total seguridad, pasará desapercibido y que no provocará ningún tipo de sentimiento en el público.

Valoración: 2/5

Lo mejor: Algunas escenas de acción y persecuciones, lo más adrenalínico del filme

Lo peor: Llega en un momento donde las producciones apocalípticas y de supervivencia abundan