Ethan Hawke ya tiene su Premio Donostia

El actor recibió de manos del presidente del Festival de San Sebastián un galardón que hace reconocimiento a su extensa trayectoria en el mundo del séptimo arte.

Ethan Hawke ya tiene su Premio Donostia
Foto: Gorka Estrada (Festival de San Sebastián)

Se trata de uno de los actores más polifacéticos de los últimos tiempos. Su nombre es Ethan Hawke y ayer recogió el Premio Donostia del 64 Festival de San Sebastián en la ceremonia previa al pase de la última película en la que ha participado, Los siete magníficos.

El actor, escritor y director, tanto en cine y teatro, se mostró muy agradecido y dedicó unas palabras a mostrar su amor incondicional por el cine. "El cine no tiene límites, no pertenece a nadie y da la posibilidad de llegar a cualquier persona, porque cuando las luces se apagan sabemos que no estamos solos. Tenemos amigos y cuantas más historias compartimos más nos entendemos y entonces la cura es posible.Gracias con amor", comentó.

Por otro lado, el intérprete añadió que el hecho de que el público estuviese presente en el Kursaal para visionar Los siete fantásticos  "reafirma la esperanza y fe en el poder el cine". "Son películas esenciales para la salud de la humanidad", dijo el Hawke.

Ethan ha estado nominado en cuatro ocasiones en Los Oscar. La última fue su nominación a Mejor Actor de Reparto en la película Boyhood de Richard Linklater. Fue gracias a la triología de este director compuesta por Antes de amanecer, Antes del atardecer y Antes del anochecer, cuando Ethan Hawke estuvo nominado a la estatuilla en las tres ocasiones restantes. 

Ethan ha dado numerosas muestras de su sencillez y humildad desde su llegada a la capital donostiarra. Tras aterrizar con un intenso aguacero que no le impidió pararse a atender a los reporteros gráficos y a firmar autógrafos al público allí presente, Hawke ha dejado claro su objetivo cuando afronta un nuevo trabajo cinematográfico. "Siempre busco hacer un trabajo artístico que tenga significado, ya sean películas o libros, algo que forme parte de nuestra conciencia y favorezca el diálogo. Nunca he querido ser profesional, solo abordar mi trabajo con amor", comentó.