Entrevista. Manuel Morón: "En España cuesta asomar los ojos a otras realidades y propuestas"

Manuel Morón es uno de los protagonistas principales de la que será la primera película española lanzada por Netflix. Será en 190 países donde '7 años' pueda verse a partir del 28 de octubre y de ella, su personaje y muchos más temas culturales y políticos nos ha hablado este actor que ha convertido su carrera actoral en un auténtico viaje por el mundo.

Entrevista. Manuel Morón: "En España cuesta asomar los ojos a otras realidades y propuestas"
Montaje: Carlos Martínez

Manuel Morón es uno de los protagonistas de la que será la primera película española de Netflix. Titulada 7 años, este largometraje será estrenado en 190 países a cargo de la plataforma de pago. Paco León, Juan Pablo Raba, Alex Brendemühl y Juana Acosta completan el reparto principal de este filme dirigido por Roger Gual, director con el que ya coincidió Manuel Morón en Smoking Room y con el que el gaditano ganó la Biznaga a Mejor Actor en el Festival de Málaga en 2002.

Morón ha concedido una entrevista a Cine VAVEL en la que es fácil descubrir sus cualidades como actor y persona. Con la honestidad, la sinceridad y la humildad que aportan décadas de experiencia en los escenarios y sets de rodaje, responde a cada pregunta con elegancia y cultura. Porque al margen de su carrera actoral también disfruta enseñando e intercambiando experiencias de vida con sus alumnos del Estudio Corazza.

La sabiduría de un actor romántico, de los que disfrutan viendo una buena película en la butaca, a oscuras, rodeado de gente desconocida. Porque al fin y al cabo Manuel Morón demuestra en esta entrevista eso, que a pesar de las nuevas tecnologías y plataformas en las que vira el séptimo arte, la elegancia de antaño sigue presente y más vida que nunca.

Pregunta: ¿Cómo ha sido el proceso de rodaje de 7 años ?

Respuesta: Pues ha sido un proceso muy intenso. Lo ensayamos bastante y fue un proceso largo de muchas horas y muy parecido a lo que puede ser un ensayo teatral porque la película tiene solo cinco actores. Transcurre en siete horas la trama y estuvimos casi tres semanas muy intensivas rodando muchísimo metraje. Lo que pasa que íbamos muy bien de tiempo porque lo ensayamos antes bastante. Tenía un aroma teatral y fue intenso pero muy rico para nosotros porque teníamos mucha libertad para cambiar. La cámara se iba moviendo conforme nosotros íbamos aportando. Tanto el director, como el director de fotografía…

P: ¿Quién es el personaje al que interpreta?

R: Mi personaje es un hombre llamado José que se dedica a la mediación en conflictos laborales y le llaman desde una empresa de software que en poco tiempo ha ganado mucho dinero y descubren que están en problemas con Hacienda. Se reúnen porque sus asesores jurídicos dicen que Hacienda va a ir a por ellos y los cuatro socios tienen un encuentro para que uno de la cara. Mi personaje les ayuda a decidirse y a poner las cosas un poco más claras.

"Las productoras cada vez van a hacer más bobadas porque tienen la idea de que el gran público es idiota"

P: ¿Considera que ya no solo el futuro, sino el presente del cine está enfocado a desviarse a plataformas como Netflix?

R: Me parece que sí. No me gustaría que se quedase en eso solo. Yo soy uno de los románticos a los que les gusta la butaca, los espacios grandes, gente que no conoce, la oscuridad…Ese ritual que tiene el cine. Todo parece que la cosa manda para allá. Los proyectos más interesantes de las grandes productoras se están moviendo en estas plataformas. Van a hacer cada vez más bodadas porque tienen la idea de que el gran público es idiota. Hay muchos proyectos muy interesantes que no son absorbidos por estas grandes productoras porque tienen la concepción antigua de que a la gente hay que darle tonterías.

P: En EEUU, Netflix cuenta con millones de usuarios pero en España todavía cuesta pagar por acceder a lo audiovisual. ¿Por qué?

R: Creo que todavía es un problema de desarrollo. No es que nos cueste pagar por la cultura. Lo que nos cuesta es entender que la cultura es como el comercio, algo necesario. Esto no está metido en nuestras venas, no está en nuestros genes. Instalarlo nos cuesta. Estamos todavía acostumbrados a La1 y La2. Todavía tenemos esa mentalidad y no cambiamos de canal nos echen lo que nos echen. Estamos culturalmente muy retrasados en todos los sentidos. Nos cuesta abrirnos a lo nuevo. Cuesta asomar los ojos a otras realidades y a otras formas y propuestas. En ese sentido somos un poco tozudos.

P: Ahora ha participado además en un filme como Ebro: de la cuna a la batalla apoyado por Crowdfunding. ¿Es esta una buena salida ante la falta de recursos?

R: Sí, no solo ese. También estuve en otro proyecto de una productora catalana que se llama Cerca de tu casa. La verdad es que es de admirar esto. Pero el Crowdfunding no es lo a lo que hay que aspirar. Se arranca la película y se abre el negocio. Luego mantenerlo es lo que cuesta. Hay muchos proyectos cuando llegas al estreno pero a ver quién te lo aguanta en las salas. Empezamos a hacer bueno el tema amateur. Así no crecemos.

Foto: Manuel Morón
Foto: Manuel Morón

P: ¿Es la hora de apostar por más cine necesario y menos comercial como Cerca de tu casa en España más allá de los festivales?

R: La trama que se trata en Cerca de tu casa que es un tema común debería ser un proyecto apoyado por las grandes productoras. Por ser un proyecto artístico que tiene un montón de valores que con un buen apoyo seguro que hubiese aguantado en cartelera. Hablo como la media de la producción española.

"Todavía no encuentro el fuerte del Festival de Málaga porque es de todo un poco. Tiene que dar un salto"

P: ¿Qué significa para usted el Festival de Málaga?

R: Yo últimamente he perdido más el contacto. He ido ahora con Cerca de tu casa y Ebro después de bastantes años que no iba. Es un festival necesario, la gente se vuelca, la ciudad de Málaga es genial…pero todavía no encuentro cual es su fuerte porque es como de todo un poco. Una especie de ensalada que parece que apuesta por un tipo de cosas pero luego no llega a apostar del todo porque hay que atender muchas cosas. A mí me parece que es maravilloso lo que se ha logrado y que forma parte ya de la cultura de la ciudad y es necesario para la producción española. Hay muchas películas que tienen su visibilidad ahí. Pero me parece que tiene que dar un salto para estar mucho más apoyado por las instituciones y las empresas privadas. Porque a la gente le interesa y parece que solo está apoyado para que se haga.

P: ¿Qué le hizo dar el salto del teatro a la pantalla?

R: La verdad es que no lo se. La vida te lleva para ahí. Hice un corto que tuvo mucha difusión en una época en la que todavía había pocos cortos. A partir de ahí con ese corto que se llamaba Campeones me vieron dos o tres directores de casting que había en aquella época y me dieron la posibilidad de ser visto por la gente del cine. Me llamaron para El bola que fue donde más me di a conocer sobre todo para la gente del cine.

Foto: Manuel Morón
Foto: Manuel Morón

P: ¿Fueron Juan Carlos Corazza y Carlos Gandolfo los puntos de inflexión de su carrera?

R: Sí, sin suda. Sobre todo Juan Carlos Corazza. Carlos Gandolfo me abrió las puertas y estuve becado en su estadio de Buenos Aires. Allí conocí a Juan Carlos con el que llevo la mitad de mi vida artística. Hay algo que me interesa más allá de la visibilidad como actor y del trabajo en el cine como actor. Me encanta la investigación.

"Me apasiona el comportamiento humano, sus historias, sus conflictos..."

P: Porque además es profesor...

R: Claro, porque me gusta investigar con los temas del ser humano, con las situaciones, con los conflictos, las historias. Me apasiona el comportamiento humano. Juan Carlos me dio la oportunidad de estrenar junto a él y abrirme a esa posibilidad de la pedagogía y ahí sigo. Es una fuente de alimentación y de inspiración muy importante para mí.

P: ¿De qué compañeros de rodaje en todo este viaje actoral aprendió más?

R: De todos los que hay en Smooking room aunque no coincidiese mucho con ellos, pero nos juntamos en la preparación y cuando hablábamos de la película. De ellos todos. Y luego es difícil que un compañero no me aporte algo. Cada uno tiene una peculiaridad de la que aprender. Hay alguno que no me interesa pero son poquitos.

P: Usted que ha pasado parte de su vida en Latinoamérica, ¿Aprecia diferencias con respecto a España en lo cultural?

R: Sí hay diferencia en la pasión y el interés cultural que se vive con el fenómeno cine y el fenómeno teatro en Buenos Aires, Caracas o Bogotá por ejemplo que son ciudades en las que yo he estado. El fenómeno cultural es algo mucho más integrado que aquí en España. Aquí parece que eres alguien raro si te dedicas a la pintura, la escultura o la música. Esto es lógico por la historia. Lo que interesa en cada país es el folclore.

"La subida del IVA fue como un golpe dictatorial"

P: Y en España con la política dispersa y con el IVA cultural por las nubes. Hay que bajarlo ya, ¿No?

R: Estamos ahí como de rodillas con las orejas de burro puestas. Nos hemos conformado con eso y no hemos salido a protestar y responder de una forma tan salvaje como fue la medida. Porque al fin y al cabo esta medida fue como un golpe dictatorial.

P: ¿Cuál es su opinión sobre el cuestionado Premio Nobel de Literatura a Bob Dylan?

R: Me parece maravilloso. Ojalá no haya habido una campaña de marketing detrás y haya habido una serie de condiciones por las que se ha dado el premio a él. Me parece que es algo de abrir los ojos a otro nivel. Sin desmerecer por supuesto a tan grandes escritores, poetas o músicos de otro estilo. Este hombre marcó una etapa en toda una generación.

Foto: Festival de Málaga
Foto: Festival de Málaga

P: ¿Qué sueño le queda a Manuel Morón por cumplir?

R: Soy fatal para los sueños. Ni siquiera me acuerdo de los míos. Yo voy mucho con el día a día. Quizás el sueño o el anhelo sería seguir formando parte de esto y que sigan llegando proyectos para poder embarcarme y que me interesen. No tengo muchos sueños más allá de eso. El día a día y la esperanza de que los guionistas, productores y directores sigan pensando que yo les puedo seguir siendo útil para alguna de sus películas o proyectos.