Crítica de "No culpes al Karma de lo que te pasa por gilipollas"

La nueva película de María Ripoll cuenta con un buen guion, aunque falla en la dirección en muchos momentos

Crítica de "No culpes al Karma de lo que te pasa por gilipollas"
Foto: sensacine.com

Basado en la conocida novela de Laura Norton, “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas” es el nuevo largometraje de María Ripoll protagonizado por Verónica Echegui, Álex García y David Verdaguer. El film parte de un buen material y tiene un notable guion, cargado de momentos hilarantes y bastante entretenidos.

Su principal problema radica en su ejecución. María Ripoll hace lo mismo que en “Ahora o nunca”, su anterior obra. A una buena historia le mete momentos innecesarios que restan calidad al producto final. “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollascuenta con un arranque estupendo, pero que se va debilitando poco a poco y que se va perdiendo por culpa de gags innecesarios.

En ciertas ocasiones, la película llega a ser algo aburrida y hace que el tiempo se pase muy lento, sobre todo en su tramo final.

En cuanto a los actores, hay que destacar el trabajo de unos impecables Álex García, Verónica Echegui y Alba Galocha. La química entre Álex García y Verónica Echegui sobrepasa la pantalla y provoca que seamos cómplices y vivamos intensamente esta historia de amor. Por otro lado, Jordi Sánchez (visto recientemente en “Cuerpo de Élite”) está demasiado exagerado, lo que causa que su personaje no sea muy creíble y que el espectador desconecte cuando sale en escena.

Por tanto, “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas” es un film irregular, puesto que tiene un guion correcto, muy buenos momentos y escenas bastantes divertidas, como la del zoológico o la fiesta en casa de la protagonista, pero que se ve perjudicada por una dirección mejorable y por situaciones demasiado largas o que no aportan demasiado, como el viaje a China. Pese a esto, el largometraje es divertido y aceptable para pasar una buena tarde de fin de semana, aunque no está a la altura de la novela en la que se basa.

Valoración: 3/5

Lo mejor: Su guion y la química entre Álex García y Verónica Echegui.

Lo peor: Algunas escenas aburridas y demasiado largas.