El secreto de Marrowbone:  ¿Dónde habíamos visto esto antes?

El guionista de filmes tan conocidos como “El Orfanato” y “Lo Imposible”, se pone por primera vez tras las cámaras para contar una historia de misterio con cierto aroma a algo conocido

El secreto de Marrowbone:  ¿Dónde habíamos visto esto antes?
Foto: Sensacine.com

El cine español es cada vez más propenso a hacer filmes de misterios, de terror y de thriller psicológico para atrapar al espectador y que se quede enganchado con todo lo que ocurre a su alrededor. Lo malo de este género es que parece que cada vez cuesta más innovar, y se tiende a colocar los mismos elementos una y otra vez.

Algo muy parecido ocurre en “El Secreto de Marrowbone”, que se nota que tiene el sello de Sergio G. Sánchez por partida doble: firma el guion y se estrena bajo la dirección. La película se presenta como lo que es, un thriller con elementos de terror protagonizada por niños, una casa grande y fantasmas.

Con solo ver el argumento, el espectador tiene la certeza de que va a ver algo que ya conoce de antes, pero siempre existe algún ápice de esperanza en que puede ocurrir algo distinto y que se nos haya escapado al visionar el tráiler. Desgraciadamente, esto no ocurre.

La estética del filme es espectacular y su producción está cuidada de manera soberbia, pero es una cinta que llega, por lo menos, veinte años tarde. Después de haber visto ciertas cosas, como “Los Otros”, del maestro Amenábar, tenemos poca capacidad de sorpresa, y necesitamos proyectos ambiciosos, que nos saquen de nuestras casillas y que el público salga de la sala asombrado y sin capaz de comprender lo que acaba de ver.

Pese a esto, la película agradará a los fans del thriller psicológico (no tanto a aquellos que les encantan las historias de terror). No obstante, si descubres antes de tiempo que es lo que realmente pretende contar su director, puede que te sientas decepcionado y que tan elaborado misterio se desvanezca antes de tiempo.

Valoración: 2,5/5

Lo mejor: Una producción muy cuidada y que sabe meter al espectador en la época en la que acontece

Lo peor: En los años 90 hubiera sido una revolución pero, después de “Los Otros”, pocas cosan sorprenden