Adrián Embarba
Adrián Embarba

Football Player

Soccer

Adrián Embarba

1992 Madrid


Adrián Embarba, actual jugador del Rayo Vallecano, nació el 7 de mayo de 1992 en Madrid, aunque sus orígenes se encuentran en Azuqueca de Henares. Terminó su sexta temporada visitiendo la camiseta de la franja y se ancló siendo unos de los capitanes de la plantilla.

Sus inicios pasaron por el Real Madrid 

El segundo capitán rayista explotó su potencial en el Rayo Vallecano, pero no fue el club en el que comenzó, sus inicios fueron en la cantera del Real Madrid cuando Embarba tenía 12 años, pero posteriormente pasó a formar parte del RSD Alcalá en las categorías de cadete y el primer año juvenil. No obstante, su etapa juvenil terminó pasando por el CD Leganés y Getafe, equipos en el que terminó finalizando en esta etapa.

Uno de los hijos pródigos de Azuqueca de Henares

Tras pasar por dichos equipos madrileños, Adrián Embarba puso rumbo con 19 años al CD Marchamalo, equipo de Guadalajara, en el que estuvo nada más una temporada, la cual fue la campaña 2011/12, en  la que jugó en Tercera División.

Con dicho club debutó en la división sénior, en la que terminó encajando seis goles entre los tres palos del rival. Por todo ello, hace unos tres años fue uno de los tres deportistas que pasaron por el equipo manchego que fueron destacados, siendo los hijos pródigos del deporte de Azuqueca, puesto que a pesar de que nació en Madrid, es natural de tal lugar.

Volvió a la capital

En la siguiente temporada, la 2012/13, pasó a formar parte del RCD Carabanchel, equipo en el que también solamente estuvo un año, pero se destacó encajando nueve goles, destacándose en el equipo madrileño, lo que hizo que el club franirrojo se interesara por él. De esta manera, a los 21 años firma con el Rayo Vallecano su primer contrato, por lo que empezó formando parte del filial franjirrojo, No obstante, llegó el encuentro del Trofeo de Vallecas, estando Paco Jémez dirigiendo al primer equipo, técnico que quiso contar con el recién llegado al Rayo B. El extremo salió en el segundo tiempo al terreno de juego, convirtiéndose un gran protagonista por el lado derecho del campo, a pesar de que los de la franja lograron la victoria en los penaltis finales. Una gran oportunidad que aprovechó el jugador madrileño en el primer equipo, lo que conllevó que se combinara entre la primera plantilla y el filial.

Cabe destacar que con ello que el 30 de agosto del 2013 debutó en Primera División con la camiseta de la franja, encuentro que fue ante el Levante en el Estadio de Vallecas, puesto que Iago Falqué se encontraba lesionado y el técnico quiso contar con Embarba, a pesar de que vivió una derrota de los suyos por 1-2.

Al final de esta temporada, la 2013/14, el actual jugador del Rayo Vallecano volvió a firmar un nuevo contrato, el cual fue por tres años y siendo jugador del primer equipo. Desde ese momento fue luchando por lograr conseguir un hueco en la titularidad, de tal manera de aprovechar las oportunidades que le brindaba. En dicha campaña, Embarba disputó 13 encuentros con la camiseta de la franja, pero no encajó ningún gol a los rivales. No obstante, en la siguiente temporada, jugó 16 encuentros, tres más que el anterior año, de los cuales marcó cuatro tantos entre los tres palos.

Fue ganándose un hueco 

Poco a poco fue encontrando un lugar encima de los terrenos de juego, destacando que conoció lo que fue jugar en la máxima competición del fútbol de nuestro país estando bajo las órdenes de Paco Jémez. En la temporada 2015/2016 fue en la que comenzó a destacarse en el primer equipo franjirrojo, puesto que jugó 32 partidos, encajando dos tantos, por lo que jugó el doble de encuentros que las últimas campañas.

No obstante, los de la franja descendieron a Segunda División, pero una temporada más el extremo madrileño se afianzó a estar defendiendo la camiseta encima de los terrenos de juego jugando 33 partidos y teniendo su mejor registro goleador, siendo siete tantos los que encajó.

Se fue superando paso a paso

Fue cogiendo más confianza aún para la siguiente temporada, el gran año del Rayo Vallecano y volviendo a ser uno de los grandes protagonistas de la primera plantilla. De esta manera, volvió a ser uno de los jugadores que más minutos disputó, sumando 42 partidos y sumando ocho goles, superándose un año más. Con ello también destacar que formó uno de los grandes tridentes de la temporada en la categoría de plata, estando junto a un gran Óscar Trejo y un insuperable Raúl de Tomás que encajó 24 goles a lo largo del año. Una gran campaña en la que el equipo consiguió el ascenso a la máxima competición del fútbol español, siendo la primera vez que lo lograban como líderes de la categoría, alcanzando el primer título de la historia del club franjirrojo.

Llegó la temporada 2018/2019, en la que los de la franja no lograron permanecer en la categoría. Comenzó siendo titular, pero en varios encuentros vivió el inicio  en el banquillo, incluso de ser un recambio indiscutible, sobre todo cuando Míchel estaba dirigiendo el primer equipo. En todo caso terminó  encajando cinco tantos y dando seis asistencias de gol,  incluso intentando más de 30 remates a portería.

No cabe duda que fue dando pasos para hacerse un hueco en el equipo franjirrojo, convirtiéndose en uno de los capitanes y finalizando seis temporadas defendiendo la franja y ganándose el cariño de la afición rayista.