Diego Forlán Carozzo
Diego Forlán Carozzo
Football Player
Soccer

Diego Forlán Carozzo

1979 Montevideo


Diego Forlán es, sin duda, la garra uruguaya en carne y hueso. Es la mejor definición para un futbolista que lo dejó todo en el césped para defender a sus equipos y a su país. Lo que le valió ser ídolo en su país y dejar huella en donde ha jugado, especialmente en España.

Un heredero del balón en los pies

La historia del ‘uruguayo’, como le llamaban en el Atlético de Madrid, comienza el 19 de mayo de 1979, cuando su madre dio a luz en Montevideo, capital de Uruguay. Desde ese momento se sabía que su futuro iba a estar ligado al verde de los campos de fútbol, ya que heredaba ese deporte. Su padre es el ex futbolista Pablo Forlán, una estrella legendaria del fútbol uruguayo, y también es nieto del ex seleccionador de Uruguaya, Juan Carlos Carozzo.

Las tres generaciones Fuente: Conmebol.es
Las tres generaciones Fuente: Conmebol.es

Pero contra todo pronóstico, el que estaba destinado a ser la tercera generación de futbolistas, empezó cogiendo otro tipo de pelota, la del tenis. Aunque bien es cierto, que le duró poco y cumplió con su destino. Allí en Uruguay se alistó en las categorías inferiores del Danubio Fútbol Club en el que demostró toda su valía y eso llamó la atención y el interés de muchos clubes de carácter internacional, sobre todo el de los sudamericanos. Uno de ellos, el Independiente de Avellaneda argentino. El presidente del equipo quedó impresionado con el talento de Forlán y apostó todo por él para llevárselo a la Primer División del fútbol argentino.

Y hasta allí llegó con solo 17 añitos, siendo suplente el primer año de su debut en 1998. Las siguientes temporadas significarían la clave para su carrera y su formación. En esta primera etapa en un grande, Diego Forlán anotó 40 goles, con nueve asistencias en las cuatro temporadas que estuvo. Y esto le ayudó, sobremanera para cruzar el charco a Europa. Esa última campaña fue la más importante para su futuro porque le puso el cartel de joven promesa mundial. Y eso hizo que Sir Alex Ferguson, que por entonces era el técnico del Manchester United de Inglaterra, pidiera que el jugador estuviera bajo sus órdenes sí o sí. Un deseo que, finalmente se cumpliría en el año 2002.

Forlán en su presentación con el Manchester Fuente: ovaciondigital.com
Forlán en su presentación con el Manchester Fuente: ovaciondigital.com

A pesar de llegar como una joven promesa internacional, no gozaba de la titularidad indiscutible en Manchester pero sí fue convocado por su selección por primera vez en 2002 cuyo debut se produjo el 27 de marzo de ese mismo año en un amistoso contra Arabia Saudita en Riad. Gracias a ese debut, consigue memorables actuaciones que le siguen colocando en la mira de los grandes clubes de Europa.

Después de cuatro temporadas con los “diablos rojos”, estos se cansan de esperar al Forlán al que aspiraban y deciden traspasarle al Villareal. Y aquí fue donde el uruguayo consiguió ser el jugador que querían en la ciudad inglesa.

La llegada a España

Tras su periplo en Inglaterra, Diego Forlán aterriza en Villareal, donde su explosión fue espectacular y donde llegó a ser ese delantero que tanto prometía. En su primera temporada con el “submarino amarillo” anotó 25 goles, lo que le sirvió para llevarse el Trofeo Pichichi por delante de Ronaldinho, Ronaldo o Samuel Eto’o. Y también sumaría a su vitrina, la Bota de Oro, un reconocimiento que se le da al mejor delantero de las ligas europeas y que compartió junto a Henry.

Diego Forlán con la Bota de Oro Fuente: ovaciondigital.com
Diego Forlán con la Bota de Oro Fuente: ovaciondigital.com

Con el club castellonense jugó otros dos años más pero que no tuvieron comparación con la primera temporada, aunque mantuvo una regularidad que le hizo conseguir 60 goles en  tres temporadas, quedando como uno de los mejores futbolistas que han pisado el césped del antiguo Madrigal.

En 2007 vuelve a ser convocado por su selección para disputar la Copa América de Venezuela en la que acaban siendo campeones y él, es uno de los mejores jugadores del torneo. Este hecho, hizo que el Atlético de Madrid, mediante 23 millones de euros se hiciera con el jugador.

“Uruguayo, uruguayo”

Es en el Atlético donde su leyenda sigue creciendo aún más, siendo ya un delantero de talla mundial, y uno de los más temidos por los rivales. El 8 de mayo de 2008, se convirtió en el máximo goleador uruguayo de la Liga española con 69 goles, superando a José Luis Zalazar con 67 goles. Forlán anotó su gol 69 contra el Español. Durante su segunda temporada, el jugador consiguió de nuevo el Trofeo Pichichi y la Bota de Oro, marcando 32 goles y en su país se le otorgó el premio Charrúa de Oro, que reconoce al mejor deportista uruguayo en cada temporada.

Y en la temporada 2009-10, fue el momento culmen para Diego Forlán tanto a nivel de Selección como de club. Con su Selección disputó el Mundial de Sudáfrica 2010, donde llegaron a las semifinales y Forlán, consiguió el Balón de Oro como mejor jugador del torneo. En el Atlético de Madrid se alzaba con la Europa League y él fue uno de los futbolistas más importantes en conseguirlo pues anoto cinco de los últimos seis goles de los rojiblancos en el campeonato. Su gol al Valencia en cuartos de final levantó a todos los aficionados de sus asientos pero sus dos dianas en las semifinales ante el Liverpool fueron la alegría absoluta. Sin olvidar los dos en la final ante el Fulham donde fue designado como el mejor jugador del encuentro.

Diego Forlán en la Europa League Fuente: ovaciondigital.com
Diego Forlán en la Europa League Fuente: ovaciondigital.com

En la competición doméstica, anotó 18 goles en 31 partidos. La siguiente temporada comenzó con otro título bajo el brazo, la Supercopa de Europa ganada al Inter de Milán. Pero fue en este año cuando empezaron sus altibajos. El 5 de marzo de 2011 pasó a formar parte del top10 de los máximos goleadores del club colchonero en Primera División. Su adiós al Atlético se produjo en agosto de ese mismo año y pasó a formar parte del Inter de Milán. El uruguayo quedó grabado en el corazón de los atléticos y en la historia del club con dos títulos, una Bota de Oro y 96 goles. Tanto es así, que fue homenajeado en el estadio.

En el Inter de Milán solo pasó una temporada pues no se adaptó bien. De allí, pasó al Inter de Porto Alegre donde tuvo una campaña irregular y fue traspasado al Cerezo Osaka de Japón hasta diciembre de 2014, renovándole hasta 2016 cuando fue despedido con todos los honores. Tras pasar por Italia, Portugal y Japón, el uruguayo decide volver a su tierra, al Peñarol donde consigue algunos campeonatos y, de nuevo se marcha al extranjero, concretamente al Kitchee SC de Hong Kong. Este sería su último club como jugador,  ya que tras dejar este club anunció su retirada en agosto de 2019. En la actualidad, ha comenzado su carrera como entrenador en el Club Peñarol desde el pasado 15 de febrero de 2020. 

Biografía realizada por Yaiza Justo

//