Diego Martínez Penas
Diego Martínez Penas
Football Coach
Soccer

Diego Martínez Penas

Vigo


Lejos del estandarte actual de la gran mayoría de técnicos de las grandes ligas europeas aparece la figura de Diego Martínez. Cierto es que fue canterano del Celta hasta la época juvenil, equipo de la ciudad en la que nació el 16 de diciembre de 1980, pero nadie la he regalado el mando de ningún banquillo por el simple hecho de haber estado en la cantera celeste.

Forjado en los banquillos en el fútbol de barro de las divisiones no profesionales, Diego Martínez es un técnico con unas ideas de entender el balompié parecidas, salvando las distancias, a las de Diego Pablo Simeone. El no correr riesgos, la presión adelantada con un bloque junto y el balón parado son tres de los sacramentos que aparecen en la biblia del entrenador nazarí.

De Vigo a Granada para estudiar INEF

Tras nueve años en la cantera del Celta de Vigo, Diego Martínez decidió ponerle punto y final a su etapa como jugador. Abandonó su casa para poner rumbo a Granada e iniciar la carrera de INEF en busca de un futuro más seguro. Pero poco tiempo estuvo alejado de los terrenos de juego el técnico gallego, ya que en sus últimos años de carrera se hizo cargo del equipo cadete del Imperio.

Allí conoció al que Diego considera su padrino futbolístico, Oscar Cano. Un personaje muy importante para que el entrenador diera un salto en su carrera, y se marchara al Arenas de Armilla, de la Tercera División, como segundo entrenador. Pero su periplo como mano derecha duró bien poco, ya que el Motril le abrió las puertas de par en par para que fuera el capitán del barco en la cuarta categoría del fútbol español.

Cero riesgo, presión adelantada y balón parado

Los equipos de Diego Martínez se han caracterizado siempre por tres aspectos claves por encima del resto. Al gallego no le gusta correr riesgos en campo propio, por eso la manera más habitual con la que atacan sus equipos son balones a la espalda de los laterales rivales, o balones directos al delantero.

Unos envíos que propician, casi con total seguridad, segundas jugadas donde los pupilos de Diego Martínez se manejan como pez en el agua. Con el equipo en bloque medio-alto, los futbolistas de Diego adoran realizar una presión adelantada para robar y realizar ataques verticales con el objetivo de sorprender a las zagas rivales. Una presión que sus equipos suelen realizar con mini duelos individuales en cada zona del campo.

Por último, uno de los aspectos en los que más fuertes son los equipos de Diego Martínez es el balón parado. Ofensivamente sus equipos tienen en los saques de esquinas y las faltas laterales una fuente importante de la totalidad de goles que anotan a lo largo del campeonato. Además, meterle mano a los hombres del gallego en jugadas a balón parado resulta casi imposible, debido a la agresividad y contundencia con la que estos defienden su área.

La llamada de Monchi

Su buen papel en Motril no pasó desapercibido para el que, a día de hoy, está considerado uno de los mejores directores deportivos del mundo, Monchi. Ramón Rodríguez reclutó al joven entrenador vigués y le ofreció el primer juvenil de la entidad sevillista, equipo con el que Diego Martínez acabó saliendo campeón de España.

El logro y su gran trabajo al mando del Juvenil A del Sevilla FC llamó la atención de un Unai Emery que lo acogió en el cuerpo técnico del primer equipo del conjunto hispalense. Pero las necesidades del filial obligaron a Diego Martínez a hacerse cargo de él para salvar los muebles y evitar un catastrófico descenso a Tercera.

El técnico evitó la zona de la quema en la primera temporada y logró un apoteósico ascenso a Segunda frente al Lleida Esportiu en penaltis. En su primer año en una categoría profesional, consiguió la permanencia en la división de plata del fútbol español con el Sevilla Atlético. Diego estaba preparado para dar el salto a un primer equipo profesional.

Proyecto fallido en Pamplona

El conjunto navarro acababa de perder la categoría en Primera y echó el ojo en Diego Martínez para que el técnico devolviera, por la vía rápida, a Osasuna a la máxima categoría del balompié nacional. Pero no todo salió como esperaban los rojillos, y el equipo no solo no consiguió ascender de manera directa, sino que ni siquiera disputó la promoción de ascenso, hecho que precipitó la salida del vigués del Sadar. El destino quiso que Diego volviera al lugar dónde se graduó en INEF, Granada.

Un regreso a Granada lleno de éxitos

En la temporada 2018-19 Diego regresó a la ciudad en la que conoció a su mujer durante sus estudios universitarios para hacerse cargo del Granada CF, tras un año complicado para la entidad nazarí en el que no se logró el ascenso. Sin la meta del regreso a la élite marcada en los objetivos, el Granada de Diego Martínez hizo historia y ascendió de forma directa a Primera junto a, curiosamente, el antiguo club del técnico gallego, Club Atlético Osasuna.

El año de la vuelta a la élite prometía ser duro y complicado, pero un inicio estratosférico de los rojiblancos les catapultó hasta el liderato tras diez jornadas de competición. El lógico bajón acabó llegando conforme fue avanzando la liga, pero la Copa fue una vía de escape perfecta para recuperar la autoestima y quedarse a solo diez minutos de disputar la final de La Cartuja. Solo Yuri ha privado al Granada CF de realizar una temporada de diez en su regreso a Primera.

Feliz en Granada, pero…

El técnico más joven de la primera división española se siente en Granada como en casa, y nunca mejor dicho. Ha vuelto a la ciudad en la que se sacó INEF, de la que es su mujer y en la que dio sus primeros pasos como entrenador. Está feliz entrenando al Granada CF, pero todo entrenador quiere seguir creciendo y la llamada de un proyecto mayor podría hacer dudar al gallego de su continuidad en Los Cármenes.

Y es que su periplo por Sevilla no pasa por el olvido en la mente de Monchi, ya que desde Sevilla se alzan cantos de sirena de que si las cosas con Lopetegui no salen como es debido, uno de los nombres marcados en rojo que tiene el director deportivo hispalense en su agenda es el de Diego Martínez.

Biografía realizada por Oscar Yeste. 

//