Gareth Bale
Gareth Bale
Football Player
Soccer

Gareth Bale

1989 Cardiff, Wales


Gareth Bale es un futbolista galés que juega actualmente como extremo en el Real Madrid Club de Fútbol de la Primera División Española. 

Nació el 16 de julio del año 1989 en Cardiff, capital de Gales. Es el máximo goleador histórico de su país y es considerado por muchos como uno de los grandes talentos formados en la Premier League y uno de los mejores jugadores del mundo. 

Inicios en Inglaterra 

Desde muy temprana edad, Gareth Bale demostró grandes facultades para los deportes. Tanto es así que, además del fútbol, llegó a practicar rugby, hockey y atletismo. Precisamente, por este último deporte y su específico entrenamiento, comenzó a desarrollar muy pronto su gran habilidad, la velocidad. No tardó mucho en destacar frente al resto y no pasó desapercibido por los clubes de Inglaterra. El Southampton se hizo con los servicios de la joven estrella, dándole su primera gran oportunidad con apenas 16 años. Su debut fue contra el Milwall (2-0 a favor de los Saints).

Pronto comenzarían sus contratiempos con las lesiones. El 12 de mayo de 2007, en la primera ronda de las eliminatorias de ascenso a la Premier League frente al Derby Country, se retiró lesionado, aunque no le afectó para cerrar su fichaje con el Tottenham Hotspur unos días después.

En estos primeros años en Inglaterra, la posición natural de Gareth Bale era el lateral izquierdo. Su velocidad, explosividad y sus continuas llegadas al área rival ocasionaban un gran peligro para los rivales. Aun así, su momento de apogeo y de escaparate a nivel mundial para el resto de grandes clubes de Europa fue en su cuarta temporada en los Spurs. 

El conjunto inglés visitaba el Giuseppe Meaza para enfrentarse al Inter de Milan de Zanetti, Eto´o, Sneijder y un joven Coutinho, entre otros, que llegaban de ser Campeones de Europa en la temporada pasada, la 2009-10. Tras encajar cuatro goles, Gareth Bale se echó el equipo encima y, desde su banda izquierda, metió un histórico hat-trick. A pesar de que no se lograra fraguar la remontada, ese encuentro es más recordado por los tres goles del joven Bale que por la victoria del Inter de Milán. Después de esta espectacular exhibición, los grandes clubes de Europa se lo rifaban, pero el jugador galés decidió renovar su contrato con el Tottenham. 

Gareth Bale frente al Inter de Milán / Fuente: Inter de Milán C.F.
Gareth Bale frente al Inter de Milán / Fuente: Inter de Milán C.F.

Finalmente, en su última campaña en Inglaterra, la 2012-13, André Villas-Boas comenzó a experimentar con Bale, posicionando al jugador como extremo, lateral y como delantero. Esto hizo que incrementara notablemente su número total de goles, terminando la temporada con un total de 21 tantos. Gareth Bale fue nombrado ese año como Mejor Jugador de la Premier League y los equipos grandes de Europa no podían permitirse no intentar de nuevo su fichaje.

La consolidación

El 1 de septiembre de 2013, el Real Madrid anunciaba de manera oficial el fichaje de Gareth Bale por un total de 101 millones de euros, superando así los 94 millones que pagó el Real Madrid por Cristiano Ronaldo. El galés se convertía en el primer jugador de su país en vestir la laureada camiseta blanca. 

Debutó ante el Villarreal en el Madrigal, estrenándose también como goleador firmando el empate a 1 ante el submarino amarillo. El 29 de octubre debutó como titular en el Santiago Bernabéu frente al Sevilla, marcando dos goles y repartiendo dos asistencias en la abultada victoria del conjunto blanco por 7-3. Su primer gol como madridista en la Champions League lo anotó frente a la Juventus de Turín y el primer hat-trick lo logró ante el Real Valladolid en el Bernabéu.

Gareth Bale, en su primera campaña en el Real Madrid, ya se consolidaba como uno de los mejores jugadores del mundo y, el tridente que formaban él, Cristiano Ronaldo y Karim Benzema, conocido como la BBC, hizo estragos en las porterías y defensas rivales. De la mano de este tridente, el conjunto blanco llegaba por primera vez desde 2002 a una final europea, no sin antes haber ganado la Copa del Rey al Fútbol Club Barcelona con el impresionante y memorable gol de Bale, marchándose por velocidad de Bartra desde el medio campo y llegando hasta la portería de Pinto.

El 24 de mayo de ese mismo año, el Real Madrid ganaba su ansiada Décima Copa de Europa. Tras el agónico e histórico gol de Sergio Ramos en el minuto 93, Gareth Bale marcó de cabeza el 2-1 tras un rechace del, por entonces portero atlético, Thibaut Courtois. El gol del jugador galés terminó por hundir la moral del conjunto rojiblanco, que acabaron encajando 4. 

El 12 de agosto fue titular en la victoria ante el Sevilla para ganar la Supercopa de Europa en su ciudad natal, Cardiff, a la cual, unos años después volvería para ganar de nuevo otra Champions League.

El 28 de mayo de 2016 ganó su segunda Champions League, marcando el tercer tanto en la tanda de penaltis a pesar de su más que visible cojera que llevaba arrastrando desde el comienzo de la prórroga. 

El 3 de junio de 2017, Bale regresaba a su ciudad para volver a hacer historia. Las calles de Cardiff se llenaban de fotografías de Gareth Bale, alentando al jugador tras su complicada campaña debido a las lesiones. El Real Madrid disputaba su segunda final de Champions consecutiva y el jugador galés ingresó al terreno de juego a falta de nueve minutos para que finalizara el partido y sellara la contundente victoria por 4-1 frente a la Juventus de Turín.

El 26 de mayo de 2018, Bale ganó su cuarta Champions League ante el Liverpool, la tercera consecutiva del Real Madrid siendo así un hito muy poco probable de volver a ver. En aquella final frente al Liverpool de Klopp, el galés fue el gran protagonista. En el minuto 61 ingresó al terreno de juego por Isco y a los dos minutos marcó un golazo de chilena que significaba el 2-1. 20 minutos después, aprovechó la mala posición de Karius, el guardameta red, para realizar un potente disparo desde fuera del área y convirtiendo así el 3-1, a la vez que afianzaba la victoria.

Gareth Bale marcando su primer gol frente al Liverpool / Fuente: Real Madrid C.F.
Gareth Bale marcando su primer gol frente al Liverpool / Fuente: Real Madrid C.F.

En el verano del 2019, y con la vuelta de Zidane como entrenador blanco, Bale se convirtió en el foco de atención de todos los medios, pero no por sus gestas, sino por las palabras de su entrenador de que no contaba con él. Finalmente, Bale decidió quedarse en el club y demostrar su valor, lo cual le llevó a ser titular a principios de la temporada, aunque la situación volvió a cambiar unas semanas más tarde.

Selección de Gales

Gareth Bale no tardó en destacar en su país y, en 2006, John Toshack le brindó la oportunidad de brillar con la selección absoluta en un partido frente a Trinidad y Tobago. En su segundo partido, Bale marcó su primer gol con la absoluta frente a Eslovaquia con un libre directo, convirtiéndose así en el jugador galés más joven en marcar en partido oficial.

Años más tarde, en el 2016, Gareth Bale fue el principal artífice de la gesta galesa, clasificándose por primera vez en toda su historia para una Eurocopa. Precisamente, en este torneo, Bale y su selección fueron la gran sorpresa, llegando hasta semifinales contra Portugal y su compañero de equipo, Cristiano Ronaldo.

A día de hoy, Gareth Bale es el máximo anotador de Gales, con un total de 29 goles en 69 partidos oficiales, superando los 28 tantos de la leyenda Ian Rush.

Biografía realizada por Javier Fernández.

//