Guía VAVEL F1 2018: Force India, la incógnita de la pretemporada

La escudería india ha realizado una pretemporada decepcionante. El equipo que liderara el pelotón intermedio en 2017 afronta un inicio de temporada con más sombras que luces tras no mostrar el nivel esperado en los test celebrados en Circuit de Barcelona – Catalunya.

Guía VAVEL F1 2018: Force India, la incógnita de la
pretemporada
Guía VAVEL F1 2018: Force India, la incógnita de la pretemporada | Patrik Lundin

No ha acertado con la tecla Force India. Al menos, de momento. La escudería que sorprendiera con la cuarta posición en 2016 y 2017, un rendimiento inaudito para un equipo tan humilde, no ha empezado 2018 con buen pie. Su pretemporada ha sido prácticamente irrelevante y, como Sergio Pérez declaró a los medios, confían su suerte a la evolución que llegará en Australia.

Puede que Force India no consiguiera podio alguno la temporada pasada, pero los monoplazas rosas fueron fieles a su cita con los puntos. Solo faltaron a su cita en Mónaco. De las 20 carreras del calendario de 2017, ambos pilotos, tanto Sergio Pérez como Esteban Ocon, puntuaron conjuntamente en 16 ocasiones. Difícil registro que solo Mercedes superó, al puntuar en todas las ocasiones posibles salvo en España, donde Valtteri Bottas sufrió una avería en su propulsor.

Los 187 puntos logrados en el campeonato de constructores en 2017 marcaron un récord para la escudería india. Mejoraron en 14 unidades el registro anterior, de 2016, aunque entonces el mexicano se subió al tercer escalón de podio de Sochi y de Monte Carlo. Una buena racha que la prestación mostrada en la pretemporada de 2018 pone, sin duda, en peligro.

Sergio Pérez, durante la pretemporada | Fuente:  Mark Thompson
Sergio Pérez, durante la pretemporada | Fuente: Mark Thompson

Force India tiene el dudoso honor de ser el tercer equipo que menos ha rodado en la pretemporada que termina. 711 vueltas conseguidas en su mayor parte durante los últimos tres días de ensayos. El VJM11 es de los monoplazas que menos avanzado está, como ha reconocido la propia escudería. De hecho, se espera que el diseño que se presente en Melbourne sea radicalmente distinto al visto en Montmeló, muy influido aún por el el coche de 2017.

Sin embargo, Esteban Ocon cree que el potencial del VJM11 lo situaría en un rendimiento muy próximo al Red Bull. Una afirmación que parece demasiado optimista a juzgar por las prestaciones que ha demostrado en los test de pretemporada. Tanto el francés como Sergio Pérez no han destacado en las posiciones altas de la tabla de clasificación durante las dos semanas de pruebas, por lo que el optimismo de Esteban se antoja desmesurado.

En cualquier caso, al contar con el motor Mercedes, el más potente, nunca se puede dar por muerta a Force India. Los indios, que tuvieron unos inicios difíciles en el Gran Circo, han sido cuartos durante las dos últimas temporadas, así que se han ganado un punto de confianza. Australia dictará sentencia.

Esteban Ocon, durante la pretemporada | Fuente: Mark Thompson
Esteban Ocon, durante la pretemporada | Fuente: Mark Thompson

La base sobre la que el equipo de Vijay Mallya asentó sus buenos resultados fue la apuesta por el motor Mercedes. Este, que es el principal gasto de una escudería con un presupuesto limitado, bien le ha valido a inversión. Con una velocidad punta siempre entre las más altas, adelantar en recta a un coche rosa es siempre ardua tarea. Y, al contrario, adelantar a monoplazas con un rendimiento semejante, es siempre más fácil para Esteban Ocon y Sergio Pérez.

Por otro lado, el gran punto débil de Force India en 2017 no fue una menor prestación en circuitos donde se requiere una carga aerodinámica elevada, donde sí que sufren. La rivalidad entre Sergio y Esteban fue el agujero negro de los indios. Tanto que se les llegó a prohibir luchar sobre la pista.

El compañero de equipo es el primer y principal rival de todo piloto de Fórmula 1. Sin embargo, suele reinar el respeto entre ellos en pista, donde se intenta no arriesgarse a un accidente que perjudicaría al equipo. Este dogma parece que no iba con la pareja titular de Force India. El mexicano y el francés colisionaron a lo largo de la temporada en cuatro ocasiones: en Azerbaiyán, en Hungría y, como colofón, en Bélgica por dos veces. Recuperar la cordura y el respeto en pista supondría subsanar la gran deficiencia de Force India en 2017.

En cuanto a los rivales directos de la escudería india, hay que destacar el fortalecimiento de todos ellos. McLaren y Renault presentan en 2018 un mejor rendimiento y amenazarán la cuarta posición de Force India. Liderar al pelotón intermedio será esta temporada más difícil que en años anteriores. Con una Williams debilitada, quizás Toro Rosso y Sauber podrían sumarse a la lista de rivales directos de los indios.

VÍDEO

Sergio Pérez afronta su quinta temporada en Force India. El piloto mexicano parece firmemente asentado en una escudería tras pasar por tres equipos diferentes en sus cuatro primeras temporadas en Fórmula 1. En 2017, puntuó en 17 de las 20 carreras del calendario, con un cuarto puesto en España como mejor resultado. Solo le faltó el podio que sí consiguió en sus tres temporadas anteriores con el equipo indio. Volver a saborear el cajón es sin duda su gran objetivo del año. Mantener el nivel de los años anteriores es su exigencia.

Por su parte, Esteban Ocon deslumbró en 2017 con una consistencia inusitada. Terminó 19 de las 20 carreras y puntuó en 18. Toda una marca de la que sentirse orgulloso en el año de su debut en el Gran Circo. Sus mejores resultados los logró en España y en México, donde fue quinto. El reto que tiene por delante el joven talento francés es probar el sabor del podio de la Fórmula 1. Su gran reto, como el de su compañero, es mantener el nivel demostrado en 2017. No será nada fácil.

Las expectativas son altas para un equipo con un presupuesto tan limitado, pero los de Silverstone ya han demostrado sacar el máximo rendimiento hasta el último céntimo. No obstante, al contrario del optimismo que despertaron pretemporadas anteriores, no parece suceder lo mismo en esta ocasión. Sin presentar un monoplaza definitivo y acudiendo los primeros días con el coche de 2017, la gran esperanza rosa está en Australia. De la evolución que allí se presente dependerán los resultados de buena parte del año.