Fernando Alonso cumple 300 Grandes Premios en Fórmula 1

El piloto español ha corrido este fin de semana su GP 300, en el que no ha tenido buena suerte. Sin embargo, su carrera ha estado repleta de éxitos y momentos para el recuerdo.

Fernando Alonso cumple 300 Grandes Premios en Fórmula 1
Alonso en 2005, tras proclamarse Campeón del Mundo | Foto: Fórmula 1

Fernando Alonso ha disputado este fin de semana en Canadá su Gran Premio número 300. El asturiano debutó en Fórmula 1 en el Gran Premio de Australia en el año 2001 y, desde entonces, se ha convertido en uno de los pilotos más aclamados de la parrilla, con 17 temporadas a sus espaldas, en las que ha sumado 32 victorias, 22 pole positions, 97 podios, 23 vueltas rápidas, dos Campeonatos del Mundo y tres subcampeonatos. 

Alonso lleva 18 años vinculado a la Fórmula 1, en los que ha vivido los mejores momentos de su carrera deportiva, pero también los más complicados. Sin embargo, se ha convertido en una leyenda del automovilismo y tras las espectacular cifra de 300 Grandes Premios, se ha convertido en uno de los pilotos que más carreras de Fórmula 1 ha disputado. Está a tan solo 23 Grandes Premios de igualar a Rubens Barrichello, que tiene el récord; aunque cuando termine esta temporada, habrá superado a pilotos de la talla de Jenson Button y Michael Schumacher. 

Los inicios de un campeón

Alonso comenzó a interesarse por el mundo del motor cuando, a su corta edad, su padre le regaló un kart, con el que comenzó a entrenarse después del colegio y con el que ganó su primera carrera. Gracias a esto, obtuvo la licencia oficial de la Real Federación Española de Automovilismo y 1988, con tan solo siete años, se proclamó ganador del Campeonato infantil de Asturias, después de ganar las ocho carreras del campeonato. Un año más tarde, en 1989, se proclamó campeón de karts de Asturias y de Galicia.

La familia de Alonso no se podía hacer cargo de los gastos que conllevaban las carreras y los monoplazas, por lo que Genís Marco, un importador de karts, se ofreció para financiar los karts y buscar patrocinadores. Gracias a su confianza, Alonso se proclamó Campeón de Asturias y del País Vasco en 1991, en la categoría cadetes, y también se hizo con el subcampeonato de España. En 1993 y 1994 fue Campeón de España junior, por lo que obtuvo una beca de la Real Federación Española de Automovilismo que le permitió competir en el Campeonato del Mundo. El asturiano continuó creciendo y en 1996 se proclamó Campeón de España, Campeón del Trofeo Estival de Italia, Campeón del Marlboro Grand Prix y del Campeonato del Mundo Junior. 

Alonso tras ganar el GP de Bélgica de F3000 | Foto: Fórmula 1
Alonso tras ganar el GP de Bélgica de F3000 | Foto: Fórmula 1

En 1999, su carrera dio un giro, ya que Adrián Campos, ex piloto del equipo Minardi, se convirtió en su manager y lo fichó para correr el Euro Open by Nissan como sustituto de Marc Gené. En esta temporada logró seis victorias, seis poles y cinco vueltas rápidas, por lo que ganó el campeonato. Tras esto, dio un salto a la Fórmula 3000, donde finalizó cuarto en la clasificación general y ganó el Gran Premio de Bélgica.

2001: Debut con Minardi

Alonso debutó con el equipo Minardi en el Gran Premio de Australia 2001. En un primer momento, Ferrari se interesó por el piloto español y llegó a un acuerdo con Jean Todt para ser piloto de pruebas, aunque Briatore le ofreció fichar por el equipo Renault y Alonso aceptó, aunque estuvo una temporada cedido en Minardi como piloto oficial. 

En su primer Gran Premio, salía en la decimonovena posición y cruzó la meta duodécimo, exprimió su coche al máximo y anticipó lo que estaba por llegar. Sin embargo, en esta temporada llegó su primer accidente en Fórmula 1; fue en el Gran Premio de San Marino. Acababa de empezar la prueba y los pilotos solo habían dado cuatro vueltas cuando el español acabó contra el muro y tuvo que poner fin a su carrera. 

Alonso en el GP de Australia 2001 | Foto: Fórmula 1
Alonso en el GP de Australia 2001 | Foto: Fórmula 1

Alonso siguió trabajando e intentando sacarle el máximo partido a un Minardi lento y  poco fiable, y en el Gran Premio de Alemania consiguió el mejor resultado de la temporada, un décimo puesto; aunque fue el último de la carrera porque doce pilotos tuvieron que abandonar. En Japón, una de las últimas pruebas de la temporada, el asturiano dio una de sus mejores vueltas de clasificación, y en carrera demostró su talento luchando con Olivier Panis. Fue una temporada complicada para el español, pero, aun siendo el tercer piloto más joven en debutar en Fórmula 1, dejó claro en la pista que sería un rival a tener en cuenta y que daría mucho que hablar en los años siguientes. 

2002-2006: Alcanzó la gloria con Renault

Tras el primer año con el equipo Minardi, Briatore recuperó a Alonso y en 2002 fue piloto probador del equipo, hasta que el año siguiente consiguió un asiento en Renault tras sustituir a Jenson Button, que fichó por el equipo BAR. El piloto asturiano considera que este fue un año perdido, ya que podría haber competido y tan solo tuvo la oportunidad de hacer un test con el equipo Jaguar. 

En 2003 se subió al Renault como piloto oficial y en su primera carrera, de nuevo Australia, consiguió un séptimo lugar y sus primeros puntos en Fórmula 1. En Malasia consiguió la primera pole de su carrera deportiva y se convirtió en el piloto más joven en lograr una pole position. Fue un fin de semana redondo para el asturiano ya que también consiguió su primer podio, por lo que fue el piloto más joven en lograrlo. 

El Gran Premio de casa de 2003 fue muy especial para Alonso, todos los aficionados estaban con el asturiano, que subió al segundo cajón del podio. La Alonsomania había comenzado y las gradas de cada circuito se llenaron de banderas españolas y se tiñeron de azul, el color de la bandera asturiana. 

Grada apoyando a Alonso | Foto: Fórmula 1
Grada apoyando a Alonso | Foto: Fórmula 1

Los aficionados terminaron de enloquecer cuando el piloto español les regaló la primera victoria de su carrera deportiva, en el Gran Premio de Hungría, convirtiéndose en el piloto más joven en ganar una carrera de Fórmula 1 a sus 22 años. 

La temporada 2004 la comenzó con el deseo de ser campeón; terminó tercero en Australia, logró una pole y un segundo puesto en Francia, otros dos podios en Alemania y Hungría, pero en ninguna cita del Mundial pudo subir a lo más alto del podio. Terminó cuarto en el campeonato, aunque sumó más puntos que en 2003 y, sin duda, uno de los mejores momentos de esta temporada fue la salida que protagonizó en el Gran Premio de Estados Unidos: pie a fondo y pasó de la novena posición en la parrilla a estar tercero al llegar a la primera curva. 

2005 fue un año que el asturiano nunca olvidará, el año en el que alcanzó la gloria y consiguió su primer Mundial.  En Malasia consiguió su primera victoria de la temporada, se convirtió en el primer español en liderar el mundial de pilotos. Volvió a ganar en Baréin y en San Marino; este último Gran Premio nos regaló una apasionante batalla entre Alonso y Schumacher, de las mejores que ha protagonizado el español. El joven piloto de Renault continuó cosechando éxitos, ganando y batiendo récords, hasta que en el Gran Premio de Brasil se coronó como Campeón del Mundo, el primer español y el piloto más joven en conseguirlo; también ganó el Mundial de Constructores junto con Fisichella. 

Alonso tras ganar su primer Mundial | Foto: Racing Press
Alonso tras ganar su primer Mundial | Foto: Racing Press

2006 también comenzó muy bien para el español: victoria en la primera carrera de la temporada, Baréin. En Australia, segundo puesto para Alonso y doblete del equipo Renault, aunque Schumacher no se lo quería poner fácil: el alemán subió a lo más alto del podio en las dos carreras siguientes. Sin embargo, España le trae suerte a Alonso: subió a lo más alto del podio en casa, se convirtió en el primer piloto español en ganar este Gran Premio. Fue el impulso que necesitaba para conseguir la victoria en las tres carreras siguientes.

En Hungría fue sancionado por unas acciones que realizó en los entrenamientos libres y que la FIA calificó de innecesarias y peligrosas; salía décimoquinto, Magic Alonso consiguió remontar y escalar hasta la primera posición, aunque un fallo en la parada puso fin a su carrera. En Brasil, país que le traía suerte al español tras conseguir allí su primer título mundial, Alonso se proclamó bicampeón del mundo tras arrebatarle el título a su mayor rival, Michael Schumacher.

2007: Año difícil en McLaren

Alonso tocó el cielo con Renault, batió todos los récords posibles y se proclamó bicampeón del mundo. Es momento de cerrar una etapa y comenzar otra, que no fue nada fácil para el español ya que compartía equipo con Lewis Hamilton. Alonso consiguió su primera victoria en Malasia, en Mónaco vuelve a subir a lo más alto del podio con un doblete para el equipo McLaren. La FIA investigó las posibles órdenes de equipo para favorecer al asturiano, aunque no tomó ninguna medida. 

En Hungría comenzó la tensión con Hamilton, ya que Alonso tuvo una vuelta extra en clasificación y consiguió la pole, el británico denunció a McLaren y a Alonso y se saldó con una sanción de cinco posiciones en la parrilla para el español. En esta carrera, Alonso se quejó de que a él le montaban neumáticos duros usados, mientras que su compañero de equipo usó un juego de neumáticos blandos nuevos, por lo que la tirantez entre ambos era evidente.

Alonso y Hamilton en el podio | Foto: EFE
Alonso y Hamilton en el podio | Foto: Fórmula 1

En Spa, Alonso realizó uno de los mejores adelantamientos de su carrera, a su compañero de equipo en la zona más complicada de este circuito, en Eau Rouge. Finalmente, el Mundial lo ganó Kimi Räikkönen tras las malas decisiones de su equipo y las veces que intentó favorecer al piloto británico; además, McLaren perdió todos los puntos del Mundial de Constructores por espionaje.  

2008-2009: Regreso a Renault

Después de un año complicado en McLaren, el español decidió volver a su equipo, con el que había tocado el cielo y que le dio las mayores alegrías de su carrera, aunque Renault ya no era lo mismo. Consiguió un cuarto puesto en Australia, un octavo en Malasia y un décimo en Baréin, pero la mayor desilusión llegó en España. Alonso clasificó segundo, pero en la carrera, cuando rodaba en la tercera posición, su motor dijo basta.

Después de algunos resultados irregulares, Alonso volvió a alcanzar la gloria en Singapur, la primera vez en la historia que se celebraba un Gran Premio nocturno. Salía decimoquinto y de nuevo mostró su magia, remontó y escaló hasta la primera posición. Sin embargo, su victoria no estuvo exenta de polémicas, ya que se pensó que su compañero, Nelson Piquet, podría haber provocado su accidente para favorecer al español. 

Alonso tras ganar en Singapur | Foto: Fórmula 1
Alonso tras ganar en Singapur | Foto: Fórmula 1

Alonso terminó quinto en la clasificación final, por lo que los resultados de las últimas pruebas del campeonato y la imposibilidad de fichar por el equipo Ferrari, renovó con Renault. 

Los resultados irregulares continuaron durante 2009: un quinto puesto en Australia, undécimo en Malasia, noveno en China y séptimo en Mónaco. Su R29 era algo irregular, aunque terminó mejorando y era un coche que estaba a la altura para luchar con los aspirantes al título. En Singapur, Gran Premio en el que había conseguido la única victoria de la temporada pasada, volvió a subir al podio y consiguió un tercer puesto, el mejor resultado del año. Pocos días después de esa carrera, Ferrari confirmó el fichaje de Alonso para las tres próximas temporadas, y así ponía fin a su peor temporada desde que debutó con el equipo Minardi.

2010-2014: Ferrari, tres veces subcampeón

Nueva aventura para Fernando Alonso, con ganas de conseguir su tercer título mundial con los de Maranello. La temporada comenzó bien para el español, ya que consiguió la victoria en su primer Gran Premio vestido de rojo. En Australia terminó cuarto tras remontar catorce posiciones, pero en Malasia tuvo que abandonar por un problema de motor y perdió el liderato del Mundial con Massa. Subió al podio en España y en la siguiente carrera remontó desde el vigésimo cuarto puesto hasta el sexto, protagonizando la mayor remontada nunca antes vista.

Alonso en el podio de Bareín | Foto: Fórmul a1
Alonso en el podio de Bareín | Foto: Fórmula 1

La victoria en Monza enloquecía a los tifosi, que creían que el Mundial estaba cerca de Maranello, pero llegó la última carrera del Mundial, Abu Dhabi. Cuatro pilotos tenían opciones de ser campeón del Mundo, pero a Alonso se le bastaba con ser cuarto para lograr el título. Sin embargo, una mala estrategia de Ferrari hizo que Alonso saliera en medio del tráfico, se pasara más de media carrera detrás de Petrov y terminara séptimo, por lo que Vettel se llevó el Mundial y Alonso se tuvo que conformar con el subcampeonato. En 2010 consiguió el Trofeo DHL Vuelta Rápida, ya que consiguió cinco vueltas rápidas durante todo el año.

Las expectativas eran altas tras el comienzo de la temporada 2011, aunque a medida que avanzaba la temporada, se vio que el Ferrari no era todo lo competitivo que se esperaba. Esta temporada solo consiguió ganar en una ocasión, en el Gran Premio de Gran Bretaña, aunque consiguió nueve podios a lo largo de todo el año. Pero Alonso siempre deja carreras y momentos para el recuerdo, y uno de ellos fue la salida del Gran Premio de España: el español partía en la cuarta posición y en los primeros metros consiguió adelantar a sus rivales y colocarse primero, lo mismo sucedió en Italia. En Hungría consiguió un tercer puesto, un circuito talismán que le trae muy buenos recuerdos. Finalmente, terminó la temporada en la cuarta posición del Mundial.

2012 comenzó bien para Ferrari, eran claros favoritos para hacerse con el título, y así lo demostró Alonso con su victoria en Malasia y en España, pero esta vez en el circuito urbano de Valencia. Sin embargo, en Bélgica, las opciones de hacerse con el título comenzaron a marcharse, un accidente en la salida dejó fuera a Alonso, lo mismo sucedió en Japón, donde salía séptimo.

Alonso tras ganar en el GP de Valencia | Foto: Fórmula 1
Alonso tras ganar en el GP de Valencia | Foto: Fórmula 1

En Brasil, última prueba de la temporada, el español se jugaba el Mundial con Vettel, pero tuvo que conformarse de nuevo con el subcampeonato y se quedó a 3 puntos del piloto alemán. 

En 2013 cumplió su Gran Premio 200, en el que no tuvo demasiada suerte ya que a la entrada de una curva golpeó la parte trasera del coche de Vettel y dañó su alerón delantero, intentó continuar pero al pasar por la recta principal el alerón se rompió y el Ferrari acabó en la grava. En esta temporada y en el Gran Premio de España, Alonso consiguió la última victoria de su carrera, la segunda de esta temporada. Este año volvió a ser subcampeón, aunque nos regaló algunos momentos únicos como las salidas de Bélgica y Singapur o el adelantamiento a Räikkönen y Hamilton al mismo tiempo.

2014 fue el último año de Alonso en Ferrari, donde su mejor resultado fue un segundo puesto en un país que tantas alegrías le ha dado como es Hungría, también fue tercero en China. Cuando terminó la temporada, Alonso decidió poner fin a su etapa con los de Maranello, estaba cansado de estar en la lucha y era el momento de volver a McLaren, esta vez con la unidad de potencia Honda.

Alonso en su última carrera con Ferrari | Foto: Ferrari
Alonso en su última carrera con Ferrari | Foto: Ferrari

2015-2018: Decepción tras decepción en McLaren

Alonso se unió a McLaren en 2015, tras la alianza del equipo británico con Honda. Alonso no pudo disputar la primera carrera de la temporada por precaución, ya que protagonizó un fuerte accidente en los test de pretemporada. Sin embargo, la primera temporada de Alonso con el equipo no fue buena, constantes problemas de fiabilidad y de falta de potencia de su motor. El español abandonó en siete ocasiones y tan solo pudo entrar en los puntos en una carrera, como no podía ser de otra manera, en Hungría.

El español, con el humor y la ironía que le caracterizan, decidió bromear junto a su compañero de equipo y ambos se hicieron una foto en el podio de Brasil que acompañaron con la frase: "Nunca volveremos a estar tan cerca". 

2016 fue algo mejor para el equipo, tan solo tres abandonos por problemas de motor, aunque no obtuvieron grandes resultados y Alonso sumó 54 puntos. Los mejores resultados de la temporada los marcó en Mónaco y en Estados Unidos, donde terminó quinto. En la clasificación del Gran Premio de Brasil, la unidad de potencia de Alonso volvió a fallar, por lo que protagonizó una imagen que ha dado mucho que hablar.

Alonso tomando el sol en Brasil | Foto: Fórmula 1
Alonso tomando el sol en Brasil | Foto: Fórmula 1

2017 comenzó con un nuevo compañero de equipo, Stoffel Vandoorne, pero el equipo no hizo una buena pretemporada y Alonso tuvo que abandonar en las cuatro primeras carreras del Mundial por problemas de fiabilidad. Decidió no correr en Mónaco y probar suerte en las 500 Millas de Indianápolis, donde su motor también dijo basta cuando lideraba la prueba. 

A mitad de temporada, McLaren anunció el fin del acuerdo con Honda y que Renault sería su nuevo suministrador de motores, por lo que Alonso hablaba con alegría de una nueva etapa en la que podría obtener buenos resultados. En lo que va de temporada, el español consiguió puntuar en las cinco primeras carreras de la temporada, con un quinto puesto como mejor resultado. Sin embargo, en las dos últimas carreras, Mónaco y Canadá, se ha tenido que retirar por distintos problemas en su monoplaza. Canadá era su GP 300 y lo terminó de la peor manera posible, lo que demuestra que los números redondos no le traen suerte.

El piloto español está inmerso en una nueva aventura, el WEC, el Campeonato de Resistencia, donde ganó las 6 Horas de Spa-Francorchamps con el equipo Toyota, con el que correrá otras pruebas como las 24 Horas de Le Mans o las 500 Millas de Indianápolis. Alonso espera tener más suerte en el WEC y subir al podio en más ocasiones, para así recuperar la sonrisa que los últimos años le ha borrado la Fórmula 1.