La Firma de F1 VAVEL: Ferrari confirma el 'sorpasso' en 2018

El equipo de Maranello volvió a anteponerse en un circuito 'territorio Mercedes' y 'territorio Hamilton', haciéndose con el liderato del mundial de constructores y pilotos.

La Firma de F1 VAVEL: Ferrari confirma el 'sorpasso' en 2018
Sebastian Vettel, Ferrari, en el podio de Silverstone. Foto: Fórmula 1

La Fórmula 1 terminó su triple semana histórica en el trazado británico. Tras tres Grandes Premios sin parón alguno, algo que no tenía precedentes hasta ahora, el 'Gran Circo' descansará una semana para irse a Hockenheim, y más tarde a Hungría parra cerrar oficialmente la primera vuelta del campeonato 2018.

Silverstone no dejó indiferente a nadie, protagonizando una de las tres mejores carreras del año sin ninguna duda, recordando a las de principio de temporada, que dejaron de verse desde Barcelona y hasta Francia. Con Austria y Gran Bretaña, la Fórmula 1 ha recuperado en buena forma su esencia este año, y para bien de la competición, debe seguir siendo así.

Ferrari y Vettel, reforzados en la tripleta

Si hay alguien, por encima de los demás, que ha salido reforzado y que se ha beneficiado de estos tres Grandes Premios seguidos ha sido el elenco de Maranello y sus pilotos; Principalmente, Sebastian Vettel. El equipo italiano ha conseguido una victoria de tres posibles (Silverstone) , y mínimo un podio en cada una de las carreras, con un doble abandono de Mercedes incluido (en Austria).

Vettel, tuvo que remontar en Francia por su incidente en la primera vuelta con Valtteri Bottas, protagonizó un doblete en Austria con su compañero, con doblete de Mercedes en abandono (lo cual sabía a victoria a pesar de hacer), y ganó en Silverstone acompañado de Räikkönen en el podio, habiendo firmado el finés tres podios seguidos. 

Vettel en el podio. Foto: F1
Vettel en el podio. Foto: F1

El equipo italiano, es líder del campeonato de constructores, y es que ahora mismo sus dos pilotos están a un nivel muy alto a estas alturas de la temporada, contra un equipo Mercedes, donde la diferencia entre sus dos pilotos es mucho más grande. A parte, también son líderes en el campeonato de pilotos con Vettel en primer lugar, y con Räikkönen apretando a Hamilton por detrás en tercera posición. 

Es posible, salvo debacle, que cuando finalice en Hungría (un circuito totalmente Ferrari) la primera etapa del mundial más largo de la historia Ferrari siga a la cabeza en ambos campeonatos y clasificaciones. No obstante, conocemos a Hamilton, y a Mercedes, y se crecen ante las adversidades. De manera no tan aplastante en 2017 pasó lo mismo y Hamilton firmó una segunda vuelta de mundial espectacular para coronarse campeón de nuevo, ¿Se mantendrá Ferrari hasta el final?

Hamilton y Räikkönen, guerra nostálgica

El británico y el finés protagonizaron una escena más que polémica (sobretodo por parte del piloto de Mercedes) en la salida del Gran Premio de Gran Bretaña. Hamilton realiza una mala salida siendo pasado por Vettel en la recta, y por Bottas, en la primera curva, Llegando a la curva tres,  Kimi le gana la posición a Hamilton, el británico frena tarde y por fuera, y el finés bloquea su rueda delantera derecha impactando ligeramente con la trasera derecha de Lewis haciéndole trompear. 

Hamilton remontando. Foto: F1
Hamilton remontando. Foto: F1

El británico cayó hasta la última posición y por eso se vio obligado a remontar. Y el finés, cayó detrás de los dos Red Bull sumado a una sanción de 10 segundos por la acción con el #44. Ambos remontaron, y al final, ambos, llegaron al podio. Hamilton cargó contra Ferrari y la maniobra de Kimi en varias ocasiones tras la carrera, y Kimi reconoció su error a pesar de reiterar también que esto pasa en las carreras. 

Esta tensión entre ambos, recordó a los años 2007 y 2008, sobretodo al segundo, cuando Hamilton y Räikkönen peleaban a menudo por victorias y por el título, y con colores parecidos a los de ahora: El británico con el plateado de McLaren, y 'Iceman' con el mismo rojo de Ferrari. Ayer, con unos cuantos años de más, con más récords, y con más experiencia volvieron a pelear en todos los aspectos en un Gran Premio. 

Finalmente, aunque no a la cara, ambos demostraron su madurez dejando el incidente en algo puntual que no debe ir a más. Kimi se disculpó desde que bajó del monoplaza admitiendo su error, y Hamilton admitió esta mañana en sus redes sociales que aceptaba las disculpas de Räikkönen, y que se equivocó en las declaraciones de ayer en caliente, las que tilda de "tontas" pero que aprende de ellas; Veremos en Hockenheim. 

Räikkönen remontando. Foto: F1
Räikkönen remontando. Foto: F1

Los españoles, una de cal y otra de arena

Aunque atípico, Carlos Sainz partía desde el decimosexto lugar en Silverstone. El piloto de Renault no pasó de la Q1, a pesar de si hacerlo su compañero de equipo que no pasó a Q3 por una sola posición, quedándose a las puertas. Más tarde los Renault aprovecharon su buen ritmo en carrera, y cuando Carlos estaba peleando por los puntos cuando tras el Safety Car de Ericsson, Grosjean se lo llevaba por delante en la primera curva y ambos quedaban fuera. 

Por su parte, Fernando Alonso pasó a Q2, aunque en ningún momento  tuvo opciones de pasar a Q3, y clasificó el decimotercero. Con otra salida magistral, el ovetense, se coló en los puntos, firmando una carrera regular, protagonizando varias batallas y llegando octavo a final de la prueba, gesta, de la que aseguró estar orgullos. Por otro lado, su polémica "lucha" con Magnussen llevó al asturiano  a afirmar que: "Siempre que lucha te echa fuera, nunca había visto algo/alguien así durante mi trayectoria", aseguró molesto con el danés de Haas. 

Alonso y Magnussen. Foto: Fórmula 1
Alonso y Magnussen. Foto: Fórmula 1

Ambos españoles, con sus respectivos equipos, empezaron el año con esperanzas de realizar una buena campaña, pero ambos han acabado con las ideas un poco torcidas. McLaren sigue sin ser el equipo que esperamos, solo lo es por la mano de Fernando (caso similar al de Leclerc en Sauber). Y en Renault, no son el cuarto equipo, lo es Haas, que no lo demuestra en puntos porque siempre hay problemas humanos que no dejan sacar el 100% al gran coche que tienen. 

Red Bull, Sauber, y Haas, fin de semana para olvidar

Tras uno de los mejores fines de semana en la historia del equipo de la bebida energética, y ya es decir, con la victoria de Max Verstappen en casa, en Spielberg, todo se tornó en contra en Silverstone. El ritmo no mejoró en ningún momento, en carrera suelen destacarse mucho más que en los viernes y los sábados, pero esta vez no destacaron, fueron claramente el tercer equipo. No fue su circuito, y  a parte, Verstappen no pudo finalizar la prueba por problemas mecánicos que obligaron a retirar el #33 al final de la carrera, con Ricciardo clasificando quinto. 

Los Red Bull. Foto: Fórmula 1
Los Red Bull. Foto: Fórmula 1

En el equipo suizo, hermanado ahora con Alfa Romeo, hubo un fantasma de mala suerte en Silverstone. Tras ser uno de los circuitos en los que mejor ritmo presentaban, con Leclerc de nuevo en Q3, la carrera tiró al traste toda la ilusión de Sauber. El monegasco rodaba séptimo cuando tuvo que retirarse tras su 'Pit Stop', cuando sus mecánicos colocaron mal una de las ruedas. Y Ericsson, por su parte, protagonizó el accidente que propició el primero de los Safety Car, error de pilotaje del sueco. 

Por último, el elenco de Gene Haas volvió hacer de las suyas. Un fin de semana más en este 2018, el equipo demostró ser el mejor de "los mortales" con diferencia. Ambos monoplazas se colaron en Q3 sin dificultades, pero como siempre, en carrera volvieron a tirar una gran cantidad de puntos. En la primera vuelta, Grosjean y Magnussen colisionaban, quedando rezagados a las últimas posiciones, cuando estaban en séptima, y octava posición. Grosjean se retiró más tarde por el accidente con Sainz, y Magnussen pudo volver a los puntos clasificando noveno, siendo uno de los centros de polémica del Gran Premio.