El mundial más apretado de los últimos años

El mundial de Fórmula 1 está al rojo vivo, cada vez quedan menos carreras por cumplir y todo el mundo se aventura en decir qué piloto es el favorito. Hace cinco carreras, la gran mayoría hubiera dicho Hamilton. Ahora la balanza se está yendo hacia el otro lado.

El mundial más apretado de los últimos años
Fuente: Getty Images

Hagan sus apuestas señores, el mundial más largo de Fórmula 1 está llegando a su fin y la corona mundial está en juego. Dos pilotos, dos amigos, dos compañeros de equipo luchan por alzarse con el título mundial. Nico Rosberg y Luis Hamilton. El mundial comenzó el 18 de marzo en Australia, en el circuito de Albert Park, donde Rosberg asestó el primer golpe de esta dura batalla. El alemán tiene por costumbre comenzar con buen pie las peleas, pero al paso de los rounds, se va desinflando poco a poco. Ahí es donde su oponente, Lewis Hamilton se hace fuerte. El tricampeón del mundo suele estar a la expectativa y después activa su 'Hammer Time' para coger el cinturón y no soltarlo más.

Fuente: Getty Images
Fuente: Getty Images

No es la primera lucha que protagonizan los dos pilotos. 2014 fue el año del primer combate entre los dos compañeros. Fue un combate a muerte que se acabó llevando Hamilton. Rosberg compitió con todas sus fuerzas, pero acabó sucumbiendo al talento del inglés. 2015 olía a venganza, la relación entre los dos pilotos estaba deteriorada. Rosberg vivía para ganarle a Hamilton y este lo hacía para revalidar su dominio. Una lucha a dos que de nuevo se acabó llevando 'Muhammad' Hamilton.

Comenzó la temporada 2016 y como de costumbre Nico comenzaba al 100% ganando los cuatro primeros rounds. Hamilton se quedaba atrás tanteando y observando al enemigo hasta que en Mónaco se puso en modo ataque y ganó seis de las próximas siete carreras. Se ponía por delante, se daba a Rosberg por muerto. En la prensa se repetía constantemente que el alemán se viene abajo en los momentos clave. Todo el mundo apostaba por Lewis y todo apuntaba a que el inglés conseguiría su cuarto título mundial.

Llegaron las vacaciones, los luchadores pudieron descansar. Lewis, el más fiestero, disfrutó de las discotecas y de la fiesta nocturna. Rosberg se fue con su familia a Ibiza para disfrutar del buen tiempo y de las playas paradisíacas que le proporciona las Islas Baleares. Tras un mes de descanso, Bélgica era la ubicación ideal para situal el 13r round. Hamilton llegaba con la intención de agrandar la distancia respecto a su compañero de equipo. Pero nada más pisar a pista vio que algo había cambiado en Nico. Se veía al alemán más seguro de si mismo, preparado para remontar y ponerse en cabeza. Y así fue, Rosberg se fue comiendo carrera tras carrera la diferencia que tenía respecto a Lewis. Primero fue Spa, luego Monza y por último Singapur, el último Gran Premio celebrado.

Fuente: Getty Images
Fuente: Getty Images

Actualmente, Nico es líder del mundial, a 8 puntos de Lewis y todo el mundo apuesta por el alemán. Aquel piloto que era la eterna sombra del gran Hamilton está liderando el mundial y está recibiendo elogios de todo el mundo. Incluso de su propio competidor que actualmente lo ve como una amenaza clara para el mundial. Así lo dejó claro en una entrevista concedida a Motorsport: "Aún quedan seis carreras, así que tan sólo me queda empujar y esperar que salga todo lo mejor posible" siendo consciente que actualmente no depende de sí mismo.

"Es lo que hay. A veces Nico tiene un fin de semana espectacular, a veces lo tengo yo. Él hizo un trabajo sensacional, yo no" añadía Lewis haciendo autocrítica.

Fuente: Getty Images
Fuente: Getty Images

Otros grandes nombres del deporte del motor también daban su opinión. Es el caso del escocés, Sir Jackie Stewart que remarcaba el estado de forma del alemán: "Desde Spa, Rosberg parece que está más fresco y centrado que Hamilton. Que Rosberg sea campeón entra dentro de las posibilidades actuales".

Quedan seis carreras por delante, seis rounds, seis luchas cuerpo a cuerpo para conseguir el ansiado trofeo. Rosberg está por delante, pero Hamilton no es un piloto que de su brazo a torcer fácilmente.