Mercedes, dueño y señor de los campeonatos V6

2014, 2015 y 2016. El triunfo de la constancia y del trabajo bien hecho. Mercedes ha sido el digno sucesor de aquel todopoderoso Red Bull. Las flechas plateadas se han consagrado como extraterrestres del motor, tres campeonatos de constructores consecutivos.

Mercedes, dueño y señor de los campeonatos V6
Fuente: Getty Images

Mercedes logró en 2014 lo que era impensable en aquel momento, destronar a los todopoderosos Red Bull. Aquel Red Bull de Sebastian Vettel que había logrado 4 campeonatos mundiales consecutivos, aquel Vettel que cuando acababa un Gran Premio aprovechaba para hacer donuts, aquel Vettel del Multi 21. Todas las cartas estaban sobre la mesa, nueva reglamentación y cambios importantes en los monoplazas. El equipo que diera en el punto correcto, tendría muchas posibilidades de estar al frente. Mucha electrónica nueva, muchos conceptos inexistentes en la historia de la Fórmula 1, motores de 1600 cc V6 con turbo. La evolución del por aquel entonces prematuro Kers. Nomenclaturas diferentes para todo, MGU-K, MGU-H. Un reto para los ingenieros, para los pilotos y para los aficionados. ¿Dónde estaba el ruido de aquellos V10 de antaño?, ¿Una evolución a mejor o a peor?.

Había mucha incertidumbre de quien sería el rey del motor en 2014, pero poco tardó Mercedes en dar un golpe sobre la mesa con su increíble W05. Victoria para Rosberg en el estreno de la temporada en Albert Park. Malasia, Bahrein, China y España para Hamilton. 4 victorias consecutivas para el inglés que empezaba a destacar como gran pretendiente al título. Las cosas habían cambiado, aquel equipo alemán que era el eterno segundón en 2013, se estaba haciendo con el trono de la F1. Habían pasado de 3 victorias en todo el mundial 2013 a 5/5 en 2014. En cambio, el rey Red Bull no lograba más que dos terceros puestos en 5 carreras. El RB10 no lograba aclimatarse a las nuevas reglas mientras que el W05 sí lo había hecho.

Continuaba la temporada y era el momento de que Rosberg mostrara su potencial. 3 victorias, 2 podios y una retirada en las próximas 7 carreras. El alemán ganaba, pero no exprimía el monoplaza de la misma forma que lo hacía Lewis. Nico se veía superado en carisma y en experiencia por Hamilton. Llegaba Italia y de nuevo el gran estado de forma de Hamilton que le duraría hasta el final de temporada. El 44 logró subirse al primer escaño en Italia, Singapur, Japón, Rusia, Estados Unidos y Abu Dhabi, solo dando su brazo a torcer en Brasil con su compañero de equipo Nico Rosberg.

Final de temporada y Lewis Hamilton lograba su segunda corona mundial con un estado de forma apabullante. 384 puntos frente a los 317 de Nico. En otra galaxia, Daniel Ricciardo, que superaba a Vettel en su primera temporada, con 238 y Valtteri Bottas en 4ª posición con 186.

En cuanto al campeonato de constructores, Mercedes destrozó a Red Bull. 701 puntos para los alemanes, 405 para los austríacos. De los 19 GP disputados, las flechas plateadas se hicieron con 16, logrando 31 podios y 18 poles, unos números de escándalo. El resultado de 2014 daba a imaginar que volvía otra era de dominación, pero esta vez del mundo Mercedes.

Fuente: Getty Images
Fuente: Getty Images

Tras la resaca de 2014, llegaba 2015 y con él el traspaso de Vettel a Ferrari y la reincorporación de la sociedad ganadora Mclaren- Honda. Con la ilusión de los de Woking, Fernando Alonso que se embarcó en un sueño que acabó estrellado en el primer año.

La temporada 2015 se puede resumir en 2 palabras: Dominio Mercedes. La vida seguía igual, comenzaba un nuevo año, pero nada había cambiado. Un Red Bull que amenazaba con irse de la Fórmula 1 porque había tocado fondo y una Ferrari que apuntaba maneras, pero que se quedó a medio camino.

El curso comenzaba en Australia y para variar, Lewis Hamilton daba la primera victoria de la temporada a la escudería de la estrella. La F1 viajaba a la gira asiática y con ella, las primeras especulaciones y es que Sebastian Vettel lograba su primera victoria con Ferrari. Completando el podio, Hamilton y Rosberg. Desde Italia ya se apuntaba que Vettel iba a ser el salvador de los Cavallino Rampante.

No es bueno hacer predicciones antes de estar seguro porque los alemanes volvieron a coger el ritmo y no lo soltaron de nuevo hasta 8 carreras después cuando en Hungría, El de Ferrari volvió a alzarse con la primera posición mientras que los Mercedes quedaban fuera del podio, un hecho que no ocurría desde Brasil 2013.

La lucha por el mundial estaba al rojo vivo, pero un 17º lugar en Italia y una retirada en Rusia de Rosberg desencadenó que Lewis se quedara un año más en el trono.

En cuanto al mundial de constructores, tras el susto en Hungría, llegaría la calma en Bélgica e Italia con la sexta y séptima victoria de Hamilton en la temporada. Aun volviendo a la senda de la victoria, en Mercedes no estaban del todo tranquilos y en Singapur explotó de nuevo la bomba. Tercera y última victoria de Vettel en la temporada. Rosberg acababa 4º y Hamilton se retiraba. Mercedes solo marcaba 12 puntos en su casillero por primera vez en todo el año.

Tocó recapacitar y esta vez no fallaron, Japón, Rusia y Estados Unidos para Hamilton. México, Brasil y Abu Dhabi para Rosberg. La retirada del alemán en Rusia fue determinante para el mundial de pilotos, pero no para el de constructores y es que Mercedes recibía su segundo trofeo consecutivo logrando 703 puntos. Ferrari acababa segundo con 428, seguido de Williams con 257. El dominio alemán era aplastante y Hamilton se posicionaba como gran aspirante al título 2016.

Fuente: Mercedes AMG F1
Fuente: Mercedes AMG F1

Temporada 2016, la actual. 17 carreras disputadas, 4 para el final. Mundial de pilotos abierto, por primera vez desde el dominio Mercedes, Nico Rosberg tiene el título mundial en sus manos. 313 puntos para el alemán, 280 para el inglés. 33 puntos de diferencia que deja a Lewis a merced de un fallo de su compañero de equipo.

El mundial comenzó como de costumbre en Australia. Nico acabó la temporada 2015 ganando las tres últimas carreras y en muy buena forma. El cambio de chip hizo que empezara el curso de la mejor forma posible, ganando las cuatro primeras citas. Albert Park, Bahrein, China y Rusia fueron sus cartas de presentación como pretendiente al título. Hamilton en cambio cosechó dos segundos puestos, un tercero y un séptimo.

España fue el fenómeno paranormal del año. Nico Rosberg y Lewis Hamilton se retiraron de la carrera, cosa que no pasaba en Mercedes desde el Gran Premio de Australia de 2011. 5 años hacía que ninguno de los dos pilotos de la escudería alemana acababa la carrera.

Tras el GP de España, Fue el momento de Hamilton, que marcó seis primeros puestos en las siete próximas carreras. El GP de Europa fue el único que se le resistió y que fue a parar en manos de Rosberg. El mundial de constructores estaba claro que iría para el de siempre porque si no gana Lewis lo hace Nico. Por lo que, los puntos siempre se van hacia el mismo lugar.

Tras el Gran Premio de Alemania y el parón veraniego, la F1 volvió a Bélgica donde Don Nico Rosberg presentó de nuevo su candidatura al campeonato con un ritmo de infarto que se repitió en Italia, Singapur y Japón. En Malasia tenia las de ganar, pero un toque en la salida le obligó a remontar hasta el 3º. Hamilton veía como le podía recortar puntos a su compañero, pero un fallo en el motor hizo que marcara un 0 como un rosco del concuso televisivo Pasapalabra.

En Japón, Mercedes se consagraba como tricampeón del mundial de constructores a falta de 4 carreras. 593 puntos en 17 carreras, una media de 34,8 puntos por cita. Si en cada GP, el máximo de puntos que puede lograr una escudería son 43, Mercedes ha logrado el 80% de los puntos posibles durante la temporada.

Fuente: Mercedes AMG F1
Fuente: Mercedes AMG F1

El dominio de los alemanes en la era V6 ha sido espectacular. La escudería de la estrella ha logrado el 85% de las victorias en los últimos tres años y los dos pilotos se han hecho con las dos primeras posiciones en un 49% de las carreras. Unos datos a la altura solo de los dioses de la F1.

La temporada 2017 presentará muchos cambios en el reglamento y en la cabeza de los aficionados ronda una sola pregunta. ¿Algún equipo superará a los alemanes tal y como hicieron ellos con Red Bull?