Austin reduce el precio de las entradas y espera record de público en clasificación

El próximo fin de semana, el gran circo viaja hasta Austin, Texas para celebrar el 18º Gran Premio de la temporada. Tras la poca afluencia de público durante la edición de 2015, se ha decidido reducir el precio de los ingresos por tal de estimular la venta de los mismos

Austin reduce el precio de las entradas y espera record de público en clasificación
Fuente: Getty Images

El mundial de Fórmula 1 está en la recta final, tan solo cuatro carreras separan a los aficionados de saber qué piloto se va a hacer con el trono de campeón. De momento, Nico Rosberg se mantiene al frente con 33 puntos de diferencia respecto a Lewis Hamilton, pero el inglés no tiene nada que perder por lo que buscará la épica hasta la última vuelta. El primer round en la lucha por el cetro será en el Gran Premio de Estados Unidos celebrado en Austin, Texas.

La cita del 2015 estuvo marcada esencialmente por la poca afluencia de público que había en Austin por culpa del huracán Patricia que debastaba con gran fuerza todo lo que se le ponía por delante. El pasado curso se llevó por delante la sesión clasificatoria y es que la FIA decidió aplazar la sesión del sábado al domingo puesto que la lluvia torrencial dejaba la pista impracticable. Los aficionados que fueron a ver a los monoplazas el sábado quedaron tan poco encantados que el domingo se quedaron en casa y eso provocó ver las gradas medio vacías en carrera.

Fuente: Getty Images
Fuente: Getty Images

Tras ese desastre, Bobby Epstein, propietario del circuito, ha decidido llevar a cabo dos medidas especiales por tal de impulsar la afluencia de público durante el GP de 2016.

La primera de las decisiones, la que mayor repercusión ha tenido, es la reducción del 11.5% del precio de los ingresos respecto al pasado curso. Si a eso además se le suma el concierto que dará Taylor Swift durante la noche del sábado, los pronósticos apuntan a que el GP de Estados Unidos 2016 destacará por la buena entrada de publico que habrá. Según Epstein, la clasificación marcará un récord de visitas en el circuito.

En cuanto a la segunda decisión, se trata de una prevención a lo que pasó el pasado año. En el caso de que lloviera en la sesión de clasificación, los aficionados recibirán un reembolso del 105% sobre el precio de sus entradas. "Ven la carrera, reciben el dinero e incluso obtienen una ganancia", apuntaba Epstein.

El propietario del circuito finalizaba sacando pecho de los números que marcará el circuito este año: "Tendremos la segunda mejor afluencia de aficionados desde el estreno en 2012".

El circuito de Austin va por buen camino, este tipo de acciones son del agrado del público y eso provoca que los estadounidenses tengan una imagen responsable y cercana de cara a los aficionados.