El tablero de boxes: Abu Dhabi, la partida decisiva

Una vez concluida la sesión de clasificación del Gran Premio de Abu Dhabi, las fichas ya están situadas a la espera de que las luces rojas del semáforo se apaguen y con ellas dé comienzo la partida decisiva: aquella que decidirá el flamante campeón del Mundo de la temporada 2016 de Fórmula 1.

El tablero de boxes: Abu Dhabi, la partida decisiva
Fotomontaje: Alejandro Mateos (VAVEL)

La temporada 2016 de Fórmula 1 toca a su fin y solo resta una partida decisiva que coronará a uno de los dos pilotos de Mercedes como campeón del Mundo: Nico Rosberg o Lewis Hamilton. El  escenario no es otro que Abu Dhabi y su mezcla de luces, sombras y fuegos artificiales que serán testigos del duelo final. Sin embargo, en estos duelos no se vence únicamente siendo rápido.

Como cualquier aficionado de la Fórmula 1 conoce, la estrategia es fundamental en esta categoría deportiva. Que se lo digan si no a Sebastian Vettel o a Fernando Alonso, quienes en este mismo escenario fueron la cara y la cruz hace ya seis años de una moneda que se decantó a favor del piloto alemán gracias a la genialidad táctica que el equipo Red Bull se sacó de la chistera. Este año, pues, la estrategia volverá a jugar un papel fundamental sobre todo para Hamilton, quien no depende de sí mismo y puede encontrarse en una situación que le obligue a plantear alternativas.

Hamilton, mucho que ganar; Rosberg, mucho que perder

Nico Rosberg parte en la última carrera del año con una ventaja de 12 puntos sobre Lewis Hamilton que le permite depender de sí mismo para ganar el título. Con finalizar en el podio le es indiferente lo que haga el británico, por lo que todo parece indicar que, partiendo desde la segunda posición, su actuación tratará de ser lo más conservadora posible. No obstante, la salida es un momento fundamental que podría tirar por tierra todos los planes de ambos pilotos si se presentan complicaciones para cualquiera de ellos.

Rosberg en el pit-lane de Yas Marina | Foto: Getty Images
Rosberg en el pit-lane de Yas Marina | Foto: Getty Images

Por su parte, a Lewis Hamilton no le sirve únicamente quedar por delante de su compañero de equipo, sino que debe buscar en Red Bull y Ferrari unos posibles aliados que se entrometan entre ambos contendientes al título. Es aquí donde radica la principal dificultad para Hamilton, y es que ya no solo hablamos de estrategia en el sentido de decidir el número de paradas a boxes o  el tipo de compuesto de los neumáticos. Según se desarrolle la carrera, Lewis deberá actuar para tratar de cambiar el devenir de la prueba si esta no le resulta favorable para sus intereses.

De esta forma, si Hamilton se ve superado por Rosberg, es evidente que deberá arriesgarse. Y ello habría de hacerlo probablemente en forma de adelantamiento, ya que si decide hacerlo pasando por boxes e ir a una estrategia diferente a la inicialmente prevista, el alemán podría limitarse a calcar sus movimientos (algo, por otra parte, no exento de riesgos como encontrarse tráfico).

Vista aérea del circuito de Yas Marina | Foto: @nicorosberg
Vista aérea del circuito de Yas Marina | Foto: @nicorosberg

Sin embargo, nos ponemos en otra situación. No sería de extrañar el caso en que Hamilton lidere la prueba y Nico Rosberg siguiese su estela. Las posibilidades de Lewis pasarían incluso por disminuir su ritmo, ralentizando así la carrera y permitiendo que llegasen los pilotos desde atrás confiando en que alguno de ellos trate de superar a Rosberg.

Sea como fuere, será el propio devenir de la carrera el que marque la toma de decisiones de cada piloto. Hasta ahora, todo han sido conjeturas que bien podrían irse al traste por una mala salida, un error, un fallo mecánico, etc. En un principio, y obviando todo lo anterior, las simulaciones parecen indicar que la estrategia más rápida para los Mercedes, teniendo en cuenta que parten de inicio con el compuesto ultrablando, sería de dos paradas, montando la goma blanda en ambas.

Red Bull y Ferrari, posibles jueces

Ambas escuderías podrían poner en serios aprietos al candidato al título que más favorable lo tiene, a priori, para lograrlo: Nico Rosberg. Todo ello, además, si tenemos en cuenta que el equipo Red Bull ha optado por salir de inicio con una estrategia diferente, montando unos neumáticos superblandos que les permitirá alargar su primer ‘stint’. De ellos, Ricciardo se postula como principal oposición a los Mercedes, ya que su compañero Verstappen saldrá muy atrasado (en sexta posición) y los Ferrari no han mostrado un gran ritmo en tandas largas durante los entrenamientos libres en comparación con los de Milton Keynes y la marca de la estrella.

Vista del trazado desde el hotel de Yas Marina | Foto: Red Bull Racing
Vista del trazado desde el hotel de Yas Marina | Foto: Red Bull Racing

La estrategia en cuanto a paradas más rápidas según establecen las simulaciones sería para Ferrari la misma que se expuso anteriormente para Mercedes, mientras que para Red Bull se abre la posibilidad además de intentar una única parada, calzando los neumáticos blandos. Ello implicaría, no obstante, acercarse en mayor medida a la recomendación de Pirelli de vueltas máximas para cada compuesto. En cualquier caso, factores como la degradación o el ‘graining’, como se ha podido comprobar en las sesiones de libres, pueden influir a la hora de tomar estas decisiones.

La incógnita será despejada mañana

Con todo, lo único seguro es que habrá que esperar al domingo para descubrir al campeón del Mundo que corone el trazado de Yas Marina. El cóctel de posibilidades que se plantean invitan a pensar en una carrera realmente divertida de cara al espectáculo, por lo que no deben faltar a la última cita de Abu Dhabi. Como hemos despedido esta sección alguna vez: “Las piezas están puestas sobre el tablero. Mañana sabremos cómo acaba la partida”. No obstante, en esta ocasión, se tratará de la partida decisiva.