La Firma de F1 VAVEL: “Como en casa, en ningún sitio”

Lewis Hamilton conseguía la cuarta victoria consecutiva delante de su público, siendo el piloto de la parrilla actual con más victorias en suelo británico. Valtteri Bottas y kimi Raikkonen acompañaron al inglés en el podio. Alonso y Sainz, abandonaron. Vettel terminó séptimo pero sigue líder del mundial.

La Firma de F1 VAVEL: “Como en casa, en ningún sitio”
Fotomontaje VAVEL (Fuente: Martin Velarde)

Eufórico acabó Lewis Hamilton el Gran Premio de Gran Bretaña consiguiendo la victoria que le permite seguir luchando de tú a tú el título mundial junto a un Sebastian Vettel irreconocible que pinchó a falta de una vuelta para el final. El británico aprovechó el final de la carrera y el post del podio para ir a celebrar la victoria junto con el público que le había apoyado y jaleado durante la carrera.

Desde el primer minuto el tricampeón marcó la diferencia y lideró desde la primera vuelta hasta la última a pesar de las escasas interrupciones que hubo en carrera. Su ritmo de carrera fue inalcanzable para los rivales y marcó la diferencia frente al resto. Valtteri Bottas terminó el gran trabajo de Mercedes, que recupera terreno con respecto a Ferrari tras el fin de semana nefasto para los de Maranello. El finlandés fue penalizado con cinco puestos en la parrilla de salida y remontó gracias a una buena estrategia de carrera a pocas vueltas del final, montó el neumático superblando en su segundo stint y en pocas vueltas se plantó cerca de Kimi Raikkonen, que durante buena parte de la carrera ocupó la segunda posición, para adelantarle debido a los problemas del de Ferrari con los neumáticos.

Lewis Hamilton celebra la victoria con sus paisanos. Fuente: Zimbio
Lewis Hamilton celebra la victoria con sus paisanos. Fuente: Zimbio

Precisamente Raikkonen salvó los muebles en un domingo nefasto para Ferrari. El finlandés sufrió un pinchazo en su rueda delantera derecha a dos vueltas del final y, al igual que Sebastian Vettel, se vio obligado a entrar en boxes para salvar el puesto. Sin embargo, su compañero no tuvo tanta suerte. El actual líder del mundial, Sebastian Vettel, pinchó a falta de una vuelta del final y entró en la última vuelta, justo para finalizar séptimo, un puesto que le permite llegar como líder a Hungría y evitar sumar su primer rosco del campeonato.

En cuanto a Red Bull, Daniel Ricciardo fue el hombre de la carrera. El australiano tuvo un sabado aciago quedando eliminado en el primer corte (19º) y gracias a los abandonos y a los adelantamientos en pista, el australiano finalizó en quinta posición. Cinco podios consecutivos llevaba Daniel, pero en Silverstone demostró que está más enchufado, es más solvente y entre otras cosas, ha tenido la suerte que por ejemplo no había tenido Verstappen.

El holandés acabó cuarto la carrera y, viendo la mala suerte de Vettel con el pinchazo en sus neumáticos, el neerlandés aprovechó para cambiar neumáticos y no terminar de la misma manera que Vettel. Después de la carrera manifestó que sus neumáticos sufrían blistering y por eso entró a boxes para evitar males mayores. Necesitaba como agua de Mayo Max terminar una carrera después de sufrir seis abandonos en nueve carreras (dos de ellos consecutivos) para acallar rumores de una posible salida por enfado provocado por el rendimiento de su bólido.

Fernando Alonso, durante la carrera en Silverstone. Fuente: Zimbio
Fernando Alonso, durante la carrera en Silverstone. Fuente: Zimbio

Para los españoles el panorama es desolador. Quien no tiene la suerte de cara - y es probable que no la tenga de cara al final de temporada - es Fernando Alonso. En diez carreras, el español suma ya ocho abandonos. Tan solo dos carreras ha podido finalizar, una de ellas en los puntos (Bakú). Tal era el cabreo del asturiano que al entrar en boxes el ambiente que se reflejaba en el box de McLaren era de pura tensión. La situación con Honda es insostenible y pocos son los argumentos que le quedan a Fernando para continuar con los de Woking el próximo año.

Por otro lado, Carlos Sainz está en el punto de mira dentro de su escudería. Daniil Kvyat le tocó en la primera vuelta y el madrileño se vio obligado a abandonar por ello. Por radio soltó una irónica frase de enfado solicitando a su equipo que felicitasen al ruso por el trabajo realizado. Sus declaraciones acerca de su futuro realizasas hace una semana y media no contrinuyen tampoco a mejorar el ambiente con la cúpula de Red Bull, que ya le tuvo que llamar la atención por ello y se abrirían ahora a escuchar ofertas  por él.

Hungría dirimirá quien se marcha como líder del mundial al parón de verano y sobre todo, se verá en Budapest si al final Carlos Sainz no compite con Toro Rosso la próxima carrera. 


Share on Facebook