El debate: ¿será exitosa la revolución que propone Liberty Media?

El nuevo logo parece ser la gota que colma el vaso de los detractores, opuestos a la revolución que propone Liberty Media.

El debate: ¿será exitosa la revolución que propone Liberty Media?
Fotomontaje VAVEL. Fuente: Martín Velarde

Liberty Media se ha hecho con el control de la Fórmula 1 este mismo año. Con este cambio, los nuevos jefes de la Fórmula 1 están poniendo su sello en esta disciplina.

Chase Carey, sucesor de Bernie Ecclestone, busca añadir nuevas actividades dentro del Gran Premio con el fin de aumentar la masa social que siga la Fórmula 1, aunque los cambios que proponen los nuevos ejecutivos de la competición parecen no agradar del todo a los aficionados.

Innovar es sinónimo de avanzar (Víctor Alvaro García - @Victor_Alvaro97)

La Fórmula 1 está de capa caída, y eso es un hecho. Por eso Liberty Media está apostando por recuperar este deporte. Los mandamases quieren volver a recuperar a esos aficionados que vibraban cada día con la Fórmula 1.

El principal objetivo es la apuesta por el mundo digital. Liberty Media quiere apostar por emitir las carreras en abierto o mediante plataformas más económicas. En los últimos meses se rumoreó la entrada de Netflix para la temporada 2018, pero todavía no hay nada oficial.

Otro objetivo, que ya está en práctica, es el aumento de la promoción de los Grandes Premios. La intención es que cada Gran Premio sea visto como un gran acontecimiento, tanto para la ciudad como para el país. Para ello, los nuevos jefes de la Fórmula 1 están dando mucha importancia a las actividades previas, como ya sucedió en Estados Unidos.

La nueva Fórmula 1 no es solo marketing, Liberty Media ha fichado a Ross Brawn, uno de los dirigentes con mayor trayectoria. El principal motivo del fichaje de Brawn es que vuelva la emoción a las carreras. Durante este año ya se ha notado la mano de Brawn. En la presente temporada se han cambiado los logos de los monoplazas para ser más fáciles de ver y a partir de 2021 van a cambiar los motores. Los nuevos motores van a ser más sencillos, más baratos y con un diseño preestablecido. Con este cambio se busca que entren nuevos equipos como Aston Martin, Porsche o Audi. 

"Fórmula 1 más barata y con más espectáculo, ¿cuál es el problema?"

Otro cambio que se va a introducir respecto a la temporada 2017 va a ser el halo. Este nuevo elemento es una avance en seguridad. El principal handicap podría ser la visibilidad, pero después de probarlo los pilotos han asegurado que no da problemas de visión.

Durante el verano Liberty anunció el desembarco de los eSports en la Fórmula 1. Con esto se busca dar visibilidad del Gran Circo a los aficionados. En el Gran Premio de Abu Dhabi se produjo el primer campeonato del mundo entre los 20 mejores pilotos virtuales del mundo.

Otra novedad que va a sufrir la temporada va a ser la salida del Gran Premio de Malasia, como consecuencia de esta marcha entran el GP de Francia y GP de Alemania. Tras estos cambios el calendario queda con muchas carreras en suelo europeo, lo que busca Liberty: más carreras donde hay más afición.

Innovar, eso es lo que está haciendo Liberty. Los nuevos gerentes intentan dar un giro radical a lo que se estaba convirtiendo la Fórmula 1 y acercarla más a la afición. Disminución de costes, eSports, más espectáculo durante los Grandes Premios, la Fórmula 1 va por el camino correcto.

Liberty llevará a la Fórmula 1 al abismo (Miguel Hidalgo Pérez - @miguel_hidalgo7)

Muchos son los interrogantes que surgen una vez terminada la temporada. Todos ellos se centran en Liberty Media, el flamante director de orquesta de la Fórmula 1. Acaban de terminar su primera temporada al frente de esta marca insigne del motor que parecía de capa caída. Los constantes cambios de reglamento, falta de espectáculo, son problemas que los americanos pretendían resolver y… lo hacen a medias.

Liberty ha hecho lo propio con la imagen de la competición. Atrás queda el logotipo por excelencia que representaba la competitividad de esta categoría. Un dibujo que escenificaba la velocidad, pero a la vez era serio y escondía algún enigma debido a su diseño basado en la Gestalt. Se puede y se debe hacer mejor, por lo que lo mejor sería recular y diseñar otro.

También hay que citar las amenazas de Ferrari en primer lugar, y ahora Mercedes, con abandonar la competición. ¿El problema? Las reglas del motor para 2021 y, sobre todo, el límite presupuestario. No puedes obligar a un equipo grande a limitarse con los gastos porque precisamente eso es lo que le hace grande. Wolff ya ha sido claro: "Nadie sabe a dónde va el viaje. Todo lo que sabemos ahora es que las ventas y los beneficios han caído drásticamente".

Eso por no hablar de la desaparición de circuitos como Sepang, o la introducción del halo. Es cierto que aumenta la seguridad de todos los pilotos pero puesto a hacerlo bien lo mejor habría sido una cúpula de cristal. Puede y seguramente se eviten desgracias tan desafortunadas como la de Bianchi.

"El halo no da garantías suficientes para evitar accidentes como el de Bianchi"

Otro cantar es el que impida que algo toque la cabeza del conductor como ya le pasó a Felipe Massa hace unos años en Hungaroring. Que cualquier pieza pequeña se desprenda de un coche no es nada difícil. En estas situaciones parece poco probable que el halo cumpla su función ya que no es integral. Además, este ‘invento’ es del todo antiestético aunque algunos como McLaren ya lo han aprovechado como pieza aerodinámica. A grandes males grandes remedios.

Tampoco se puede concebir que en cada carrera hubiera un ganador distinto. Qué emoción tendría, cómo se podría enganchar a la audiencia si cada día uno es el primero. Esta competición es un buque insignia del motor, y eso conlleva a que, como tal, sus gastos son grandes, los vencedores son como mucho tres o cuatro, no toda la parrilla.

Mención aparte merece el veto a los cuatro motores por temporada. Es cierto que esto no es culpa de la organización, peor aún, lo es de algunos equipos. No se puede intentar enarbolar la bandera de la competitividad si tus acciones demuestran lo contrario. Esto va por Ferrari y Mercedes, dos de las escuderías que han puesto trabas a tener cuatro motores. Se reclama libertad y cuando existe la posibilidad de aumentar las unidades de potencia para exprimirlas más se rechaza.

Un fiel reflejo de la realidad condensada en una frase. La Fórmula 1 es un ‘circo de locos’ que quiere pero no puede. Promesas y promesas en una relación con la afición que encara el abismo.