La estabilidad de Honda, "una gran diferencia" para Toro Rosso

El director técnico del equipo James Key es rotundo sobre la nueva asociación del equipo con los japoneses.

La estabilidad de Honda, "una gran diferencia" para Toro Rosso
Fuente: Zimbio

El máximo responsable de los de Faenza afirma que la relación entre Toro Rosso y Honda puede suponer un paso adelante para el equipo.

Toro Rosso usó motores Renault hasta el 2015, año en el que decidieron cambiar a Ferrari; un año más tarde volvieron a montar los motores franceses. A pesar de todos los cambios, el equipo sigue enfocado en su objetivo de terminar quintos en el mundial de constructores, habiendo terminado séptimos en cada una de las 4 temporadas anteriores.

Aunque es su cuarto cambio de motor, James Key insiste en que el nuevo acuerdo de 3 años con los japoneses hará que el equipo tenga muchas más posibilidades de lograr su objetivo de finalizar quintos en un futuro.

"Esto no es para decir que no querríamos alcanzar el quinto puesto este año, por supuesto. Queremos tener el mejor éxito que podamos junto con nuestros socios de Honda y ellos están muy interesados en ese éxito también. Así que vamos a empujar muy duro este año, pero pienso que esto nos da, tanto a Honda como a nosotros, un buen periodo de estabilidad. Eso es muy importante", asegura Key en declaraciones a la revista RACER.

"Particularmente si vas con un poco de retraso en las cosas por hacer, es muy importante tener estabilidad. Puedes planificar a largo plazo, puedes priorizar un poco más fácil también. Pienso que tenemos que recordar que Toro Rosso es realmente única en todos estos negocios en muchas maneras porque hemos tenido tres unidades de potencia diferentes en tres años", avisa el británico.

"Ahora tenemos la oportunidad de esa estabilidad. Podemos planear a largo plazo, sabemos qué motor vamos a tener en 2019 y 2020, así que podemos hablar de manera temprana con Honda, algo que ya hemos hecho sobre la dirección de 2019 por ejemplo, y podemos tener una solución óptima mucho más pronto sobre la puesta a punto del coche y demás. Así que para nosotros esto marca una diferencia enorme", concluyó.

La mejor temporada de la historia de Toro Rosso fue en el año 2008, temporada en la que el equipo terminó sexto y Sebastian Vettel ganó el Gran Premio de Italia.