Simon apuesta por un equilibrio entre espectáculo y tecnología

El director técnico de la FIA cree que es necesario que la Fórmula 1 encuentre un equilibrio. Debe dar espectáculo a los aficionados y, a la vez, mantenerse como líder en tecnología e innovación.

Simon apuesta por un equilibrio entre espectáculo y tecnología
Parrilla de salida del Gran Premio de Abu Dhabi | Imagen: AFP

Gilles Simon, director técnico de la FIA, se enfrenta al reto de aumentar el espectáculo en la Fórmula 1, junto con Liberty Media, los nuevos propietarios de la competición. El objetivo principal es mejorar la calidad del espectáculo que se ofrece, con el riesgo que implica. Algunos creen que esto supondrá que la categoría reina del automovilismo pierda su esencia, en cuanto a batallas de chasis y motor entre los equipos.

Simon cree que es necesaria la unión del espectáculo y la tecnología, y, en absoluto, son dos elementos enfrentados. El director técnico de la FIA coincide con los organizadores, ambos quieren que cada carrera sea emocionante hasta el último minuto, algo primordial para los aficionados y una de las mejores formas de atraer seguidores. Prueba de que estos conceptos deben estar relacionados es el interés de los aficionados por el diseño de los monoplazas; no solo están interesados en la lucha, también en cómo están diseñados y cómo se comportan.

Por tanto, una de las soluciones para alcanzar este equilibro es disminuir los gastos, uno de los principales objetivos para 2020. Además, se han planteado una de las grandes preguntas: ¿La Fórmula 1 debe seguir el camino de los coches de calle, que están sufriendo grandes cambios con el desarrollo de la tecnología híbrida y eléctrica, o debe alejarse de eso? Los propietarios creen que los costes deben ser aceptables y establecer el presupuesto óptimo para cada categoría. Una vez establecido, se deberá buscar la tecnología que se adapte a ese límite, algo realmente complicado que se hará con la colaboración de todas las partes implicadas.

Simon, también ha hablado del consumo de combustible, que necesariamente debe ser alto por la velocidad que alcanzan los monoplazas y para garantizar el buen rendimiento. También, cree que los mejores motores de Fórmula 1 son eficaces al 50%: “¿Qué quiere decir esto? Si tuviéramos esa misma eficacia en los coches de carrera, el consumo sería de dos litros a los 100 kilómetros más o menos. Sería espectacular.”