Romeu, el "5" del futuro

Villas-Boas sabe lo que quiere. 5 millones de euros –contrato de 4 años- ha sido la módica cifra desembolsada por Abramovich para hacerse con los servicios del mediocentro formado en La Masía. El FC Barcelona se reserva la opción de recompra por 10 y 15 millones de euros para2012 y 2013, respectivamente.

20 años. Internacional por todas las categorías inferiores de la selección. Planta de mediocentro ortodoxo (1,82 metros. Complexión fuerte y atlética). Vértice al uso a la hora de manejar los tempos, jerarquizar la posición y dividir los espacios. Guardián en las coberturas y líder en fase defensiva. Sobresaliente capacidad para el giro que le permite verticalizar la portería contraria y zafarse de la presión. Enérgico. Salida limpia de balón tanto en espacio reducido como en campo propio con libertad para pensar. No sólo es el faro que alumbra la transición sino que también posee una gran lectura de juego para ofrecerse en apoyo y descongestionar la jugada. Potente en juego aéreo. Imponente capacidad aeróbica. La Premier le vendrá como anillo al dedo para potenciar el tackle y maximizar el esfuerzo anaeróbico. Técnicamente, es un jugador notable.

El 4-3-3 es el esquema que mejor se adapta a sus cualidades y aptitudes. Así jugaba en Sub-19 (conformando un tridente de lujo en zona ancha junto a Thiago y a Canales) y así ha destacado en las categorías inferiores blaugranas (Luis Enrique también le probó como central). También es el sistema utilizado por Villas-Boas, que de momento tira de Mikel o Meireles en la base, ya llegará la hora de Oriol, superior a nigeriano y portugués (es interior de ida y vuelta) como ancla.

Bien, hasta aquí su valoración, ahora pasamos al quid de la cuestión, al asunto escabroso: ¿por qué Guardiola ha dejado escapar al “5”?. ¿Tendrá interés real el FC Barcelona en repescarle?. Entramos en el terreno de las suposiciones, así que mi opinión -con un cierto grado de subjetivismo- es la que sigue.

Al margen de la superpoblación actual en la zona (Busquets, Mascherano y Keita), parece coherente pensar que no es del agrado de Guardiola. Pep no duda de su nivel, sino que quiere otro perfil distinto para el cierre de la transición y el inicio de la misma. Busquets se convierte en la prolongación de Piqué a Xavi, el apoyo de la jugada,  es la pieza continuadora del mecanismo de la posesión, corrige sus defectos y –lo más importante- no mengua el protagonismo de Xavi Hernández. Romeu necesita más peso en la base, dominar la zona, y ahí es donde se gesta su inferior idoneidad con Xavi.

Cuando Hernández se retire, y si ejercitan el derecho de recompra –como sería lógico-, la figura de Oriol será vital y la de Busquets prescindible. Fábregas e Iniesta viven perfectamente sin necesidad de pisar constantemente el círculo central. Nadie se solapará y todos maniobrarán. En el Barça y en la selección española. Para entonces Oriol Romeu ya será the boss.

VAVEL Logo