Wimbledon-MK Dons: más que un partido, muchísimo más que un derbi
Pasado y presente. Wimbledon y MK Dons

Wimbledon-MK Dons: más que un partido, muchísimo más que un derbi

De una nació el otro. Del otro surgió el embrión que permitió la refundación del primero. El partido de FA Cup entre Wimbledon y MK Dons traspasa el terreno de juego. Enfrenta a dos proyectos, a dos identidades unidas por su pasado pero separadas por su presente y futuro. Esta es su historia.

jprada
Jon Prada

En unas horas se vivirá uno de los casos más curiosos que nos ha regalado el fútbol en los últimos años. Algún día tenía que pasar y a pesar de que los 90 kilómetros que les separan han escondido durante casi una década sus emociones, resentimientos y enfados al final se verán las caras. AFC Wimbledon y Milton Keynes Dons se enfrentarán en la segunda ronda de la FA Cup. En Keynes, a donde se llevaron hace ocho años al Wimbledon, el club de los miles de aficionados que crearon el AFC Wimbledon que arrancaron en 2004 las deudas y la ambición de Winkelman.

De uno nació el otro. Del otro surgió el embrión que refundó al primero. Mañana, en la FA Cup, en una ronda invisible para el gran público, la rivalidad, y la venganza, deportiva y sentimental, dejarán la grada para batirse, durante 90 minutos, en el césped del Stadium MK.

Crazy Gang

Cuando el 14 de mayo de 1988 un gol de Lawrie Sánchez le daba al Wimbledon su primer y único título de su historia, la FA Cup, ante el Liverpool de Aldridge y Barnes ningún aficionado de los ‘Dons’ podía presagiar lo que sucedería más de una década después.

La ‘Crazy Gang’, como se conocía al durísimo equipo en el que Vinnie Jones campaba a sus anchas intimidando y repartiendo a destajo, había tocado la gloria desde su fútbol duro y defensivo.  Aquel conjunto no pudo competir en Europa por la sanción a los clubes ingleses a raíz de la tragedia de Heysel. Sin embargo, en su historia guarda el penalti que Dave Beasant le paró a Aldridge, los 37.000 fans gritando y empujando desde las gradas del vetusto Wembley y el recuerdo de una hazaña única para un equipo con encanto por su fútbol y sus personajes.

Sin embargo, 12 años después de coronarse campeones de Inglaterra, el mismo 14 de mayo que habían tocado la gloria en el templo del balompié británico, el Wimbledon se fue al segundo escalón del fútbol inglés tras perder ante el Southampton.

Tras dejar la élite, tras abandonar el brillo de los focos, todo empeoró en Selhurst Park.  Un año después de caer al pozo, en agosto de 2001, ahogado por las deudas y por la falta de apoyo, la directiva buscó una solución a sus problemas. Y las encontró en el promotor Peter Winkelman y en Milton Keynes, una nueva ciudad de construcción residencial fundada en los años 60 a 90 kilómetros al noroeste del emplazamiento original del Wimbledon, en el sur de Londres. Querían llevarse el equipo.

Los aficionados salieron a las calles, protestaron contra la emancipación de su club. Sentían que les arrancaban una parte de su cuerpo, que cortaban un cacho de su tierra y de sus orígenes. Aún así, ninguna de las voces fue escuchada, ninguno de los gritos tomados enserio. En 2003, una comisión independiente formada por la FA y la Football League dio el permiso para el cambio de ciudad, rechazado 12 meses antes, y en verano de 2003 se formó el nuevo club que en septiembre de 2004 comenzó a competir como el Milton Keynes Dons.

El presidente Charles Koppel fue el que colaboró con Winkelman en el desarraigo del Wimbledon. El nuevo rector de los ‘Dons’ aceptó la oferta de Winkelman, un promotor que soñaba con un faraónico complejo deportivo en Milton Keynes. En el año 2000 tanteó al Luton, al Barnet, al Crystal Palace, al QPR y al Wimbledon para que se mudaran a su moderno y coqueto estadio. Su idea era cambiar la ubicación sin la denominación, irse a Milton Keynes sin cambiar el nombre del equipo. Sin embargo, esto no fue así. Tras comprar Winkelman el club en 2004 el Wimbledon cambió sus colores y su nombre. Despareció su historia aunque el nuevo presidente la reclamó sin éxito hasta 2007. El Wimbledon, la ‘Crazy Gang’, había muerto.

Resurrección

Winkelman era el demonio para los incondicionales que habían protestado contra el cambio. Y de la semilla de aquel odio, de la impotencia por ver como su club se movía sin que ellos pudieran hacer nada, en el año 2002, en pleno proceso de mudanza del Wimbledon a Milton Keynes nació el AFC Wimbledon.

Del enfado de los hinchas más incondicionales de los ‘Dons’ surgió un club que en 10 años ha llegado al fútbol profesional de Inglaterra. Desde su coqueto estadio de Kingsmeadow, en Kingston upon Thames, al sur de Londres, el Wimbledon ha vuelto a resurgir con 3.000 aficionados apoyándole en cada partido.

Lo que comenzó como una locura de cientos de incondicionales amantes de la ‘Crazy Gang’ ha terminado en un club profesional que pelea por sobrevivir en la League Two. El AFC Wimbledon nació en el noveno escalón del fútbol inglés, la Combinated Counties League, para viajar de categoría en categoría, con el calor de su fiel hinchada, hasta la luz del fútbol.

De los campos embarrados a los secos, de los días de lluvia a los de frío, sus aficionados no les han abandonado.  Los ‘Dons’ han ascendido 5 veces en 9 años. Además, entre febrero de 2003 y diciembre de 2004 el Wimbledon estuvo 78 partidos de liga sin perder. Un récord absoluto.

En los años en la Liga de Conferencias, el último paso antes del profesionalismo, el Wimbledon logró clasificarse para el play-off. Tras superar varias rondas, en la final, en el City of Manchester ante el Luton Town vencieron en los penaltis 4-3 con el definitivo golpeo del capitán Danny Kedwell. Ante 8.000 fieles, en 2011, el Wimbledon ya había recorrido la parte más importante de su camino.

Tras salvarse del descenso hace un año el Wimbledon lucha hoy por no caer en puestos de descenso. Sin embargo, con sus antecedentes, no es difícil predecir un futuro halagüeño para el único club capaz de subir 5 escalones en 9 pasos .

Dons en Keynes

Mientras tanto el Milton Keynes Dons lucha entre la League Two y la League One. Su año de mayor éxito fue el 2008 cuando, tras mudarse a su nuevo estadio, el Stadium MK, los reinventados 'Dons' lograron ascender a League One y ganar en la final de la Johnstone´s Paint Trophy al Grimbsy Town por 2-0 en Wembley, logrando el único hito hasta la fecha en la historia del conjunto de Keynes.

Grandes entrenadores como Paul Ince o Roberto Di Matteo han entrenado al Milton en las últimas temporadas.  El técnico italiano rozó el playoff de ascenso a Championship en 2009. En 2010 los 'Dons' jugaron por primera vez la promoción pero cayeron ante el Peterborough en semifinales tras finalizar quintos en liga. La última temporada, los de Milton volvieron a repetir puesto, pero volvieron a  perder en los partidos calientes ante el Huddersfield. Con Karl Robinson, el mánager más joven de League One con solo 32 años, al timón, la gloria parece estar más cerca.

Winkemal siempre será la persona más odiada por los hinchas de Wimbledon. Él compró el club a Koppel, el enterró la historia de su pasado y convenció a la FA y a la liga de lo imposible, de que aceptaran un cambio de ciudad que habían rechazado un año antes.

Mañana, cuando el Wimbledon salté al Stadium MK un pedazo de la historia recuperará su lugar. A pesar de que muchos aficionados de los originales 'Dons' prometieran no pisar Milton Keynes, su equipo no estará solo. El favoritismo es para los nuevos 'Dons', una categoría por encima de sus rivales, aunque el recuerdo y la fuerza de la ‘Crazy Gang’ empujará a los viejos, pero nuevos, 'Dons'. Será un encuentro muy especial para miles de aficionados que en la última década han luchado por su pasión, por su sentimiento.

Será mucho más que un partido y muchísimo más que un derbi. En la segunda ronda de la FA Cup viviremos una batalla entre la copia y el nuevo original. Entre el nuevo pasado y el más condicionado presente.

Fotografía 1: Crazy Gang Fuente: Fuente: Daily Mail

Fotografía 2: Ascenso del AFC Wimbledon: Fuente: bbc.co.uk

Fotografía 3: MK Dons campeón JPT: Fuente: wembleystadium.com

VAVEL Logo