Fútbol contra el negocio (I): FC United of Manchester, rebeldía "red"
Fútbol contra el negocio (I): FC United of Manchester, rebeldía "red" (Foto: El Ciudadano).

Corría el año 1998, y salía a la luz un posible interés de la empresa British Sky Broadcasting, propiedad del magnate australiano Rupert Murdoch, de comprar el Manchester United FC. Este interés se hizo oficial en el mismo año, cuando el club red recibió una oferta de compra de 623 millones de libras esterlinas (es decir, unos 768 millones de euros). Los aficionados, en contra de que empresarios no seguidores del Manchester United se hicieran con el club, formaron una asociación denominada SUAM (Shareholders United Against Murdoch) para intentar evitarlo. Esta fundación trataba de animar a los demás aficionados del club de Old Trafford a comprar acciones con el fin de evitar cualquier intento de compra por parte de empresarios extranjeros. No obstante, la creación de la asociación SUAM no tuvo éxito, y el Manchester United aceptó la oferta de compra de Rupert Murdoch. Sin embargo, ya en el mes de abril de 1999, la Comisión de Fusiones y Monopolios rechazó y bloqueó la transacción.

La primera batalla estaba ganada, pero la pesadilla para los aficionados del Manchester United no había hecho más que comenzar. En el mes de mayo de 2005, el multimillonario estadounidense Malcolm Glazer, que ya poseía otras entidades deportivas como el Tampa Bay Bucaneers de la NFL (fútbol americano), ofreció una suma de 800 millones de libras esterlinas (aproximadamente 986 millones de euros) para hacerse con el club inglés. La asociación SUAM, que cambió su nombre por MUST (Manchester United Supporters’ Trust), volvió a intentar que la transacción no se realizase, pero esta vez los esfuerzos fueron inútiles. A pesar de la indignación por parte de los hinchas reds, el proyecto que presentó la familia Glazer era totalmente legal y con solvencia económica, algo necesario por aquel entonces para el club, que debía hacer frente a una deuda de 716,5 millones de libras (883 millones de euros). Entonces se vivió una de las etapas más convulsas en la historia reciente del club mancunian, debido en su mayor parte a la mala relación entre directiva y afición. Los hinchas de los Red Devils se declaraban totalmente en contra de la compra de los Glazer, y comenzaron a protestar portando bufandas de color verde y amarillo en los partidos del Manchester United.

"No son seguidores del Manchester United, ¿por qué compraron nuestro club?"

La intención de la agrupación MUST, que comenzó a ser cada vez más popular y apoyada en la ciudad de Manchester, era (y sigue siendo a día de hoy) recomprar el club a la familia Glazer. No obstante, y para indignación de millares de aficionados del club “red”, la directiva estadounidense nunca respondió a las solicitudes de esta asociación de simpatizantes. Duncan Dresdo, uno de los directivos de la fundación, habló sobre los Glazer en un reportaje emitido en el programa de Canal+ Informe Robinson: “Desafortunadamente, es legal. El problema es que los clubes de fútbol, actualmente, son tratados como empresas, como en cualquier otro negocio, y eso no debería ser así”. “La manera en que se hicieron con el club fue endeudándose –si bien su programa era finiquitar la deuda ya existente-, y se deshicieron de esa deuda para colocarla en el club (la deuda actual, reconocida por los Glazer, es de 500 millones de libras)”. Actualmente, son los hijos de Malcolm Glazer, Joel y Avram, los que se hacen cargo de la presidencia de la entidad de Manchester.

Una nueva esperanza

Mientras que el objetivo de un sector de los aficionados es recomprar el Manchester United, otros prefieren librar la batalla por sí mismos, renunciar a los principios del fútbol actual, demostrar que, ante las adversidades, todavía hay soñadores que mantienen viva la esperanza de que el fútbol deje de ser un negocio. Estos aficionados de los Red Devils decidieron crear en el año 2005 un nuevo club, el FC United of Manchester, definido por algunos aficionados como “el Manchester United que nosotros querríamos, pero que desgraciadamente no es así”. Se trata de un club semi-profesional que milita en la Northern Premier League Premier Division, la cual equivale a la séptima categoría del fútbol inglés. Su apodo define a la perfección la filosofía del club: The Red Rebels (los Rebeldes Rojos).

Los fundadores del equipo no renuncian a su afición y su amor por los colores del Manchester United, pero ahora aseguran entregarse en cuerpo y alma a su nuevo equipo. Algunos aficionados utilizan esta metáfora para definir su sentimiento: “el Manchester United es mi exmujer y la sigo apreciando, pero ahora amo a mi nueva esposa, el FC United”. Una de las características de este club es que el aficionado es lo más importante para la directiva e incluso para los jugadores. Por ello, un simpatizante cuenta que “el FC United significa la propiedad de los aficionados. Somos dueños de nuestro club. Es un asunto de seguidores, no de dinero”. Otro asegura que “no daré una moneda más al Manchester United mientras los Glazers sigan en él”. Sus cánticos suponen una declaración de intenciones y representan el sentimiento de la afición del FC United. La canción que retumba en todos los partidos que disputan los Red Rebels es la siguiente: “No me importa nada Rio (Rio Ferdinand, jugador del Manchester United), yo no le importo a él. Todo lo que me importa, es ver al FC”. Otro cántico representativo es: “Soy seguidor del FC, soy un mancunian. Sé lo que quiero y sé cómo conseguirlo. Quiero destruir a los Glazers y a la Sky (pertenece a la empresa British Sky Broadcasting), porque yo quiero ser un FC”.

El camino hasta la popularidad

Todo comenzó con una reunión en el Manchester Methodist Hall el 19 de mayo de 2005. El tema central del debate fue la oposición de un numeroso sector de aficionados del Manchester United a la compra por parte de la familia Glazer del club. No obstante, el presidente de la reunión y actual presidente del FC United, Andy Walsh, convocó una segunda reunión el día 30 de mayo para discutir la creación de un nuevo equipo de fútbol. En este segundo encuentro, se decidió que el nuevo club se crearía si a finales de julio de ese mismo año unas 1.000 personas se habían comprometido a ofrecer ayuda financiera. Este objetivo se superó –tuvo éxito total- y el comité directivo dio luz verde a la creación del FC United. La primera condición que impuso la FA (The Football Association), fue que el nombre no fuera este, debido a que era demasiado genérico. Entonces se hizo una votación en el seno del club. Los aficionados eligieron entre cuatro opciones: FC United of Manchester, FC Manchester Central, AFC Manchester 1878 (año de creación del Manchester United) y Newton Heath United FC (Newton Heath fue la zona de Manchester donde se creó el Manchester United hace 135 años). El nombre elegido fue FC United of Manchester –si bien FC United sigue siendo el nombre utilizado como abreviación-, que se llevó un total del 44,7% de los votos. El nuevo club de la ciudad de Manchester estaba superando las expectativas; más de 4.000 personas habían abonado dinero y el club ya tenía en el banco más de 100.000 libras esterlinas (unos 123.000 euros).

Karl Marginson, exfutbolista inglés formado en la cantera del Blackpool y exjugador de equipos ingleses como el Rotherham United, fue elegido para entrenar al equipo, en su primera experiencia como director técnico. Marginson propuso hacer un cásting para seleccionar a los futbolistas que conformarían la plantilla del FC United. 900 jóvenes enviaron una solicitud, y el club eligió a 200 jugadores de estos participantes. Después, tan solo 17 de los 200 fueron seleccionados para entrar en la plantilla de los Red Rebels (ninguno permanece en el equipo hoy en día).

Durante la formación del club, otro equipo que pasaba por un mal momento, económica y deportivamente hablando, el Leigh Railway Mechanics Institute FC, propuso fusionarse con el FC United tras conocer el proyecto que tenían en mente los directivos. No obstante, éstos rechazaron la oferta, puesto que su objetivo era muy distinto. Aun con esto, las relaciones entre ambas entidades siguieron y siguen siendo cordiales. De hecho, el primer partido en la historia de los Red Rebels tuvo lugar el 16 de julio de 2005, y les enfrentó precisamente al Leigh RMI en un amistoso. El encuentro acabó con un resultado de empate a cero. Llegó la hora de entrar en una liga y disputar una competición semanalmente. El FC United fue admitido en la segunda división de la North West Counties Football League, que equivale a la décima división inglesa, nueve escalones por debajo de la Premier League. El joven club comenzó su andadura por la liga rompiendo récords. El Gigg Lane, estadio donde a día de hoy juega sus partidos como local el conjunto de Manchester, registró una asistencia de 6.032 espectadores, la mayor en la historia de esta competición. Este hecho se produjo en la última jornada de la campaña 2005/06, la cual coronó al FC United of Manchester como campeón. Esto sirvió para que los Red Rebels ascendieran a la Division One de la NWCFL.

La campaña 2006/07 supuso un nuevo éxito para el FC United, que seguía triunfando allá por donde pasaba. El equipo dirigido por Karl Marginson se coronó campeón de la competición liguera el 18 de abril de 2007, venciendo a lo grande al Atherton Laburnum Rovers (7-1) en Gigg Lane. Pero en esta temporada no solo se consiguió el título de Liga, sino que los Red Rebels comenzaron a despuntar en las competiciones coperas. Los de Manchester se proclamaron campeones de la NWCFL’s Challenge Cup, siendo así el tercer caso en la historia de la competición en que el campeón de liga lograba también llevarse este torneo. El FC United comenzaba a ser mencionado con asiduidad en la prensa inglesa. Cuando Sir Alex Ferguson se enteró del proyecto que estaban llevando a cabo unos aficionados de los Red Devils cabreados con la gestión de los Glazer, lo criticó afirmando que los directivos de la nueva entidad mancunian parecían estar más interesados en sí mismos que en el Manchester United. Pero el FC United of Manchester seguía viviendo su sueño.

En sus tres años de historia, el FC United ya había conseguido tres ascensos y cinco títulos

En la temporada 2007/08, los Red Rebels debutaron en la Northern Premier League Division One North, el octavo escalón del sistema de competición inglés. Los de Marginson fueron avanzando rondas en la competición, hasta clasificarse para los playoffs de ascenso a la siguiente división. El FC United se enfrentó en semifinales al Bamber Bridge, al cual derrotó y eliminó por 3 goles a 2. En la final, esperaba Skelmersdale United. Aquel 3 de mayo de 2008 pasará a la historia del club después de que los mancunians derrotaran por goleada (4-1) al conjunto de la región de Lancashire. Además, en esa misma campaña, el FC United of Manchester logró llevarse su segundo doblete consecutivo, tras ganar la final de la President’s Cup al Radcliffe Borough (2-0). En los escasos tres años de historia del club, se habían logrado ya tres ascensos y cinco títulos. La Northern Premier League Premier Division aguardaba a los Red Rebels en la temporada 2008/09.

En su primera temporada en la competición, el FC United of Manchester, como no podía ser de otra manera, sorprendió a propios y extraños con sus hazañas. La temprana eliminación en FA Cup y en FA Trophy quizá permitió a los Red Rebels realizar una temporada en liga mucho más competitiva. Una extraordinaria campaña estuvo a punto de clasificarlos para los playoffs de ascenso a la Conference North. A falta de muy pocas jornadas para la conclusión de la temporada regular, los de Marginson estaban empatados a puntos en la tabla con el Kendal Town y el Bradford Park Avenue. El último, que ya se había quedado a un solo punto en la clasificación del FC United en la campaña 2007/08, saboreó la venganza remontando su partido en Gigg Lane en los últimos minutos de juego y privando así a los de Karl Marginson de disputar los playoffs. La siguiente temporada (2008/09) volvió a sorprender a los aficionados al fútbol inglés, que seguían esperando la caída espontánea del equipo y continuaban pensando que lo que estaban viviendo actualmente no era normal y acabaría pronto. Sin embargo, en esta campaña el FC United volvió a dar la talla, si bien cosechó la peor clasificación en sus cuatro años de historia. No obstante, los Red Rebels no sufrieron prácticamente para mantener la categoría y terminaron la temporada en 13ª posición.

A pesar de haberse clasificado en un puesto de media tabla, los directivos no se conformaban con esto y formaron un equipo más ambicioso para la siguiente temporada. Para muchos estas palabras sonaban a utopía, pero el objetivo era claro: ascender de categoría. La campaña 2010/11 quizá fue una de las más gloriosas en los pocos años de historia del club. En la competición liguera, los Red Rebels consiguieron clasificarse en el cuarto puesto, pero no todo fue un camino de rosas. Al comienzo del año 2011, el FC United ocupaba el puesto 21 de la clasificación, el cual le relegaría a la Northern Premier League Division One North. No obstante, en el mes de enero de ese mismo año, comenzó una remontada histórica de 16 jornadas consecutivas sin conocer la derrota, hecho que le llevaría al tercer puesto de la clasificación. Finalmente, acabó la temporada regular un puesto por debajo, pero se aseguró disputar los playoffs de ascenso a Conference North. En semifinales, los de Marginson se enfrentarían a un ya “archienemigo” como el Bradford Park Avenue, al que vencieron por 2 goles a 0, confirmando así su presencia en la final. La suerte se negó a ayudar esta vez al FC United, que cayó por 1 a 0 ante el Colwyn Bay. Pero la verdadera machada de la temporada tuvo lugar en la FA Cup

Las hazañas de la FA Cup

En la temporada 2010/11, el FC United of Manchester participó por cuarta vez en su historia en la FA Cup, e hizo historia. Como cualquier equipo de Northern Premier League Premier Division, el conjunto mancunian hubo de superar cuatro rondas a partido único para jugar la First Round Proper. Hasta llegar a esta fase del torneo, los Red Rebels eliminaron al Radcliffe Borough, al Gainsborough Trinity, al Norton & Stockton Ancients y al Barrow. Por primera vez en su historia, el FC United disputaba la First Round Proper de esta competición, en la cual entraban los equipos de League One y League Two. El rival de los de Karl Marginson era el Rochdale AFC, de League One. Como puntualización, cabe destacar que esta misma temporada, el conjunto de Greater Manchester logró su clasificación más alta desde la campaña 1969/70 (9ª posición), en la League One, tercera categoría del fútbol inglés.

5 de noviembre de 2010. Día histórico. Noche que permanecerá en la memoria de los aficionados del FC United para siempre. 4.000 seguidores se desplazaron al Spotland Stadium, campo con capacidad para 10.000 espectadores (la asistencia aquel día fue de 7.048). El primer tiempo fue muy igualado, algo de por sí sorprenderse para tratarse de un partido entre un equipo de tercera división y uno de séptima. Al borde del descanso, se obró el milagro. El estadio rugió como si se tratase del Gigg Lane para celebrar el primer gol del partido, anotado por Platt -jardinero de profesión-, que, momentáneamente, daba la campanada de la ronda y metía al FC United en Second Round Proper. A la reanudación, el Rochdale salió confiado en exceso, al igual que en el primer tiempo, con la idea de remontar con suma facilidad el partido y acceder a la siguiente ronda. Aún no le había dado tiempo a reaccionar al Dale, cuando Cottrell hizo estallar a los aficionados mancunians con el segundo gol de los Red Rebels. La noticia saltaba ya en Inglaterra; un equipo de North Premier League Premier Division estaba ganando con dos goles de diferencia en el estadio de un club de League One. Sin embargo, solo cuatro minutos después del segundo tanto, Elding recortó diferencias y metió de nuevo al Rochdale en el partido. El sueño del FC United se iba a apagar casi definitivamente cuando, a doce minutos del final del encuentro, Dawson puso el empate en el marcador, que daría lugar a un segundo partido de desempate en Gigg Lane.

Y el éxtasis cubrió el Spotland Stadium. Corría el minuto 94 de partido, cuando al guardameta del Rochdale se le escapó un balón que tenía atrapado, un error que aprovechó el veterano Norton para marcar a placer el gol que daba la victoria a los de Marginson y que les clasificaba para la Second Round Proper. Los aficionados del Dale miraban incrédulos el panorama. No podía estar ocurriendo esto. Un equipo de séptima división estaba eliminando de la FA Cup a uno de tercera. Mientras tanto, los seguidores desplazados del FC United vivían un momento único de emoción y adrenalina que posiblemente no volverán a sentir jamás. Se puede bautizar aquel día como “El milagro de Spotland Stadium”. Al siguiente día, el United copaba las portadas de los medios más importantes de Inglaterra. Todos conocían ahora a este nuevo club, y también sabían ya su historia.

En Brighton, se estaba viviendo un déjà vu

No había nada que perder, y el FC United of Manchester afrontaba ya la Second Round Proper de la FA Cup. El rival en esta fase era el Brighton & Hove Albion, por aquel entonces líder de la League One, que había eliminado al Woking en la First Round. Los jugadores y aficionados de los Red Rebels sabían que prácticamente no había nada que hacer, pero se presentaron en el Withdean Stadium (anterior casa del Brighton) con ilusión y ganas de intentar sorprender de nuevo a todo el país. Unos 2.000 aficionados del FC apoyaron a su equipo durante el partido, el cual comenzó también muy igualado pese a la sorpresa de muchos. La actitud de los jugadores era excelsa, y la del Brighton reprochable. Tan solo faltaba el gol que diera vida al partido y que encendiera la llama de la esperanza para el United. Ese tanto llegó al borde del descanso y fue obra de Platt, todo idéntico al partido en Rochdale. En el Withdean Stadium se estaba viviendo un fenómeno llamado déjà vu. Los aficionados seagulls no podían creerse lo que estaba sucediendo, tampoco los Red Rebels. En la segunda mitad se impuso la lógica, como, por una parte, era de esperar. A falta de veinte minutos para el final, el FC United se quedó con diez –McManus fue expulsado- y, desde entonces, el dominio del Brighton fue aplastante. Era de esperar que llegase el tanto del empate, el cual tuvo lugar a falta de unos siete minutos para el final. Era muy complicado que volviese a ocurrir el milagro de Spotland Stadium, pero los jugadores mancunians afrontaron los últimos compases con ilusión, disfrutando del que podía ser su último encuentro de la temporada en la FA Cup, saboreando su partido ante todo un líder de League One.

El sueño pareció llegar a su fin en el descuento, cuando el colegiado Dean Whitestone señaló penalti a favor del Brighton. Corría el minuto 96. El partido moría. Jugadores como Platt confesaron que ya se daban por eliminados cuando concedieron la pena máxima. Pero ahí estaba Ashton, el guardameta que había salvado al equipo en numerosas ocasiones en la primera mitad y durante todo el partido. Pitido del árbitro, el lanzador corre hacia el balón, dispara y el guardameta se estira como nunca hacia el palo derecho, tocando la pelota lo justo como para enviarla a córner y evitar la eliminación del FC United of Manchester, provocando así un encuentro de desempate en Gigg Lane dos semanas después. El éxtasis volvía a invadir la grada visitante. Nadie podía creerse lo que había sucedido. Demasiada casualidad, demasiada suerte. “Les debía mucho a mis compañeros. El penalti es anecdótico. En realidad yo estaba en deuda con ellos porque habían hecho un montón por mí durante el partido”. La humildad corre por las venas de Sam Ashton, el héroe de aquella tarde del 27 de noviembre de 2010.

Nadie sabía cuándo iba a acabar este sueño, y por fin la lógica se impuso. El Brighton goleó al FC United en el encuentro de desempate en Gigg Lane. Los dos primeros goles los hicieron dos españoles como Francisco Sandaza e Iñigo Calderón, en la primera mitad. En los últimos minutos de partido, Bennett y Sparrow se encargaron de completar la goleada y hacer añicos el sueño rebel. Sin embargo, el FC United of Manchester había alcanzado un hito único en la historia, que difícilmente podrá volver a repetirse. De los héroes de la FA Cup, muchos como Ashton o Platt ya no están, pero otros como Dawson o Carlos Roca continúan, luchando por lograr más récords, por hacer que la palabra fútbol se dignifique, por demostrar que la ilusión y las ganas pueden vencer al dinero.

Siguiente meta: el ascenso

En la temporada 2011/12, el FC United of Manchester continuó cuidando sus participaciones en torneos de copa y alcanzó la First Round del FA Trophy, tras eliminar a Frickley Athletic, Durham City y Altrincham en las anteriores fases. Cayeron ante el Guiseley por 2 a 0, lo que les privó de disputar la Second Round. En la competición liguera, el conjunto todavía comandado por Karl Marginson siguió codeándose con los equipos punteros de la North Premier League Premier Division y acabó la temporada en el sexto puesto de la clasificación, el cual le permitió disputar los playoffs de ascenso debido a que el Northwich Victoria, que terminó la campaña en segunda posición, no pudo participar por cuestiones financieras.

En semifinales del playoff de promoción a la Conference North, el FC United debía visitar al Chorley en el Victory Park Stadium. Los Red Rebels vencieron con relativa facilidad por 0 goles a 2 y accedieron a la final. El rival volvía a ser el conocido por la afición del United Bradford Park Avenue, que ya había protagonizado partidos de extrema emoción con el equipo mancunian. Como en otras ocasiones, el conjunto de la región de West Yorkshire fue el que rompió un nuevo sueño del FC –venció en la final por 1-0- y le privó de jugar en Conference North, una competición que está deseosa de ver a los Red Rebels triunfar. El dicho dice que a la tercera va la vencida, y van dos playoffs

Una casa muy especial

Actualmente, el FC United of Manchester juega sus partidos como local en el Gigg Lane, estadio del Bury FC, equipo que juega en League One. No obstante, para la temporada 2013/14, el club estrenará una nueva casa, la cual será de su propiedad. Los directivos decidieron construir este recinto deportivo en la zona donde se fundó el Manchester United hace 135 años, Newton Heath. Pero el Manchester City Council rechazó la creación del nuevo estadio, a pesar de que los aficionados iban a pagar un total de 1,5 millones de libras para el proyecto.

Finalmente, el estadio se construirá en los Ronald Johnson Playing Fields, en Moston, Manchester, y será la casa del FC United y del Moston Juniors FC, una comunidad de fútbol amateur con base en esta zona de la ciudad de Manchester. El arquitecto encargado de dirigir el proyecto ha sido Taylor Young, y el coste de la construcción ha sido de 4,5 millones de libras. El campo tendrá capacidad para 5.000 espectadores y llevará el nombre de Moston Community Stadium. Así es el diseño propuesto para el estadio, que se estrenará en la próxima temporada:

El FC United of Manchester representa el proyecto humano del deporte. Demuestra que el dinero sigue sin serlo todo hoy en día. Afortunadamente, en el fútbol todavía hay luchadores que se sobreponen al negocio, valientes que aman la palabra fútbol y la dignifican día a día con su trabajo y con su ilusión. A los Red Rebels aún les esperan años cargados de éxitos y también de fracasos, pero lo que está claro es que nunca se rendirán, nunca dejarán de luchar…

Imagen 1: Aficionados del Manchester United se manifiestan contra la compra de Rupert Murdoch del club (Fuente: zimbio.com).

Imagen 2: Escudo del FC United of Manchester (Fuente: Daily Mail).

Imagen 3: Fotografía del primer partido en la historia del FC United, un amistoso ante el Leigh RMI (Fuente: Wikipedia).

Imagen 4: Fotografía del gol de Cottrell ante el Rochdale (Fuente: Daily Mail).

Imagen 5: Sam Ashton se estira y detiene el penalti ante el Brighton (Fuente: Sky Sports).

Vídeo 1: Un videoaficionado presente en Brighton graba el gol del FC United y la parada de Sam Ashton (Fuente: YouTube).

Imagen 6: Imagen del diseño propuesto para el Moston Community Stadium (Fuente: Wikipedia).

VAVEL Logo