Alemania acogió lo que para muchos aficionados al fútbol es la Copa Confederaciones más disputada de la historia. Lo que se condisera un torneo menor en el ámbito de selecciones resultó ser un espectáculo goleador sin precedentes. Figuras como Adriano Leite, Kaká, Ronaldinho, Aimar, Riquelme, Podolski, Borguetti o Ballack fueron algunos de los nombres que hicieron brillar más que nunca el cetro veraniego.

Grupo A

El esférico rodó por vez primera en el torneo sobre el césped del RheinEnergieStadion de Colonia. El debut enfrentaba a Argentina con Túnez bajo la atenta mirada del colegiado italiano Roberto Rosetti. El partido finalizaría con un cómodo tres a uno favorable a la albiceleste. El primer goleador del torneo sería el argentino César Delgado, más conocido como Chelito, quien militaba en las filas del Cruz Azul mexicano. Este resultado fue preludio del festival de goles que se viviría a renglón seguido en Frankfurt. En aquel escenario, Australia estaría a punto de hacer saltar la sorpresa ante la Mannschaft. El resultado entre teutones y aussies acabaría con un abultado cuatro a tres favorable al equipo liderado por Michael Ballack.

En la segunda jornada continuaría el alto nivel goleador. Alemania despacharía a Túnez con un cero a tres gracias a su arreón final, convirtiendo todos los goles en los últimos dieciséis minutos de encuentro. Argentina doblegaría, no sin apuros, a la combativa Australia a tenor del hattrick cosechado por Lucho Figueroa, por aquel entonces delantero centro del Villarreal. La jornada definitiva, sin nada en juego, enfrentó a los combinados argentino y alemán en su pelea por la primera plaza del grupo. El encuentro no defraudó y siguió la línea goleadora marcada, finalizando con un empate a dos goles que dejaría más contentos a los europeos, quienes acabarían como líderes de grupo. El último partido del grupo enfrentaría a Túnez y a Australia, dos equipos ya eliminados que buscaban una victoria para regresar a sus respectivos países. El encuentro disputado en Leipzig determinaría como ganador a Las Águilas de Cartago, quien se llevó el gato al agua con dos goles del brasileño nacionalizado Santos.

Equipo Puntos DG
Alemania 7 +4
Argentina 7 +3
Túnez 3 -2
Australia 0 -5

Grupo B

Arrancando un día más tarde que el Grupo A y sin tanto promedio goleador, el segundo de los grupos tuvo algo que no tuvo su homólogo durante el campeonato: emoción hasta el final. Japón y México fueron los encargados de dar el pistoletazo de salida con un vibrante partido que finalizó con victoria azteca. Si bien los tres puntos volaron al zurrón de los de La Volpe, fueron Los Samuráis Azules quienes se abrirían el marcador gracias a un gol de Yanagisawa. Más facilidades tuvo Brasil para superar a una Grecia que llegaba a la cita con el cartel de campeona de Europa. La Canarinha goleó a los helenos gracias a los tantos de Adriano, Robinho y Juninho Pernambucano. En la segunda fecha, Japón refrendaría las buenas sensaciones mostradas en el debut tras ganar por un gol a cero a Grecia. El gol fue convertido por Oguro, jugador del Gamba Osaka cuyas buenas actuaciones en el torneo le abrirían las puertas del fútbol europeo de la mano del Grenoble francés. Sin embargo, la mayor de las sorpresas saltaría en Hannover, donde un gol del mexicano Borguetti tumbaría a la favorita Brasil. Lo curioso del encuentro tendría lugar cuando el colegiado Rosetti ordenaría lanzar hasta en tres ocasiones un penalti favorable a los aztecas. Primero anotó Borguetti pero el trencilla lo invalidó por invasión de área. El segundo se estrelló en el travesaño, siendo repetido por la misma situación y el tercero y definitivo sería detenido por Dida.

En la jornada decisiva del grupo, México certificaría el primer puesto tras igualar sin goles ante Grecia. Con este resultado, los helenos abandonarían el torneo sin haber conocido la victoria y, curiosamente, sin haber convertido ni un solo gol en los tres partidos disputados. Con mucho más en juego arrancaría el Brasil - Japón. Mientras que a los brasileños les valía el empate, a los japoneses únicamente les servía la victoria para lograr el billete a las semifinales del torneo. El duelo finalizaría con un peleado dos a dos, firmando de esta manera Brasil su presencia en la penúltima ronda del torneo.

Equipo Puntos DG
México 7 +2
Brasil 4 +2
Japón 4 0
Grecia 1 -4

Semifinales

Los dos envites correspondientes a la fase previa a la gran final serían disputados de manera simultánea. Mientras que Alemania y Brasil se medían en Nuremberg, México y Argentina hacían lo propio en Hannover. Los anfitriones partían como favoritos tras sus buenas actuaciones durante la primera fase, todo lo contrario a un Brasil que no había sido capaz de avanzar de ronda con la facilidad que se presuponía. Adriano sería el encargado de abrir el marcador a los veintiún minutos, pero Podolski neutralizaría el tanto del atacante del Inter tan solo un minuto más tarde. El árbitro chileno Carlos Chandía señalaría en dos ocasiones el punto de penalti antes de poner punto y final a la primera mitad. En la primera ocasión, la decisión fue favorable a Brasil, siendo Ronaldinho el encargado de transformar la pena máxima. En la segunda, la suerte sonreiría a los alemanes, quienes igualaban la contienda por medio de Ballack. En pleno intercambio de golpes, el destino quiso que Adriano, quien había abierto la lata, firmase el tercer y definitivo tanto de su equipo para situar a la Canarinha a un paso del título.

Mientras tanto, Argentina y México peleaban por obtener un puesto en la final de Frankfurt. El encuentro finalizaría con el resultado inicial que daba paso a la prórroga. El gol de Salcido un minuto antes del descanso del tiempo extra parecía indicar que el finalista vestiría de verde, pero a falta de nueve minutos para el pitido final, sería Figueroa quien equilibraría la balanza. Tras el decreto del final del duelo por parte de Rosetti, la igualdad daba paso a la definición por penaltis. En este caso, la suerte sonreiría a Argentina, quien venció por cinco a seis desde los once metros. Los primeros diez lanzamientos serían convertidos, pero en la ronda en la muerte súbita, Lux detendría el lanzamiento de Osorio y Cambiasso certificaría el pase a la final.

Tercer y cuarto puesto

La final de consolación tendría como participantes a alemanes y mexicanos. Ambos heridos en su orgullo tras haber caído ante Brasil y Argentina respectivamente. El encuentro resultaría todo un espectáculo en el que se vieron siete goles, seis de ellos en el tiempo reglamentario. Podolski, Schwensteiger y Huth serían los goleadores por el combinado teutón, mientras que Fonseca y Borguetti, en dos ocasiones, serían los encargados de anotar por los aztecas. Con el empate a tres goles se llegaría al término de los noventa minutos. Ya en el tiempo extra, un gol de Ballack a los noventa y siete minutos, tumbaría al equipo de La Volpe y colocaría a la Mannschaft en el tercer escalón del podio.

Final

La gran final de la Copa Confederaciones de 2005 tendría lugar el 29 de junio y enfrentaría a los dos colosos sudamericanos: Brasil y Argentina. Si bien es cierto que la albiceleste podía partir como favorita tras su buena primera fase, la eliminación de Alemania a manos de la Canarinha situaba a Brasil a la misma altura que su rival. Tras un igualado comienzo, Adriano batiría a Lux en el primer disparo a puerta del partido. Corría el minuto diez y los brasileños se adelantaban en el electrónico. Sin apenas tiempo para la reacción, Kaká firmaba el segundo tanto con el que se llegaría al descanso. Los de Pekerman saltarían al césped del Waldstadion con la ilusión de dar vuelta al marcador, pero a los dos minutos de la reanudación Ronaldinho firmaba el tercer gol, destruyendo las posibilidades de remontada argentinas. A los sesenta y tres minutos sería Adriano quien firmara el cuarto gol brasileño, convirtiendo dos minutos más tarde Aimar el tanto del honor para la albiceleste.

Premios

Máximo goleador: Adriano Leite, 5 goles.
Portero menos goleado: Dida (4 goles en 4 partidos)
Equipo más goleador: Alemania (15 goles)
Equipo menos goleado: Grecia y Japón (3 goles)

VAVEL Logo
Sobre el autor
Fernando Beltrán
Me he pasado la vida pegando patadas a todo aquello que me ha impedido soñar, que me ha impedido tener ilusiones y que ha trabado mis proyectos.