Angerer otorga a Alemania su octavo título europeo

La Selección de Alemania se ha hecho con su octavo título europeo, el sexto de manera consecutiva. Esta vez Noruega ha sido la víctima, que cuajó un partido notable pero que falló en los momentos claves, algo que en una final suele salir muy caro.

La primera parte mostró lo mejor en esta Eurocopa de ambos conjuntos. Alemania al ataque los primeros minutos y Noruega metiendo el miedo en el cuerpo al final del primer round.  Tras unos primeros minutos de tanteo con un par de acercamientos de ambas selecciones, Alemania tomó el control de la mano de Okoyino, la jugadora más incisiva y constante los noventa minutos. Noruega despertó y obligó a Angerer a intervenir en dos acciones que parecían aisladas dentro del dominio alemán.

Llegó el minuto 29 y con ello el primero de los penaltis que Cristina Dorcioman señalaría a favor de Noruega. Angerer obraría el primer milagros al detener la pena máximo lanzada por Ronning. No fue la última vez que la portera alemana intervino en el primer tiempo puesto que cinco minutos más tarde un gran pase de Hegerberg era rematado por Stensland pero de nuevo el gran muro alemán, Angerer detenía de forma inmejorable.

En el segundo tiempo Mittag entraría al terreno de juego en detrimento de Lotzen, un cambio que sorprendió a muchos pero que tardaría cuatro minutos en dar sus frutos. Contragolpe teutón en el que Okoyino asistió a la recién entrada en el campo Mittag que batió con tranquilidad a la portera noruega Hjelmseth. El movimiento de banquillo alemán se convertía en la jugada maestra hasta el momento aunque poco duró ese pensamiento. Angerer quiso el protagonismo y de nuevo detuvo un penalti, que esta vez no era, mal lanzado por Gulbrandsen. La desesperación Noruega llegó en el minuto 64 cuando, tras conseguir batir la meta alemana el linier anuló la acción por posición antirreglamentaria de Hegerberg.

A raíz de ese instante, Noruega se volcó al ataque pero Alemania supo controlar la situación de manera sobresaliente, pudiendo aumentar la renta en un disparo de Kessler que se estrelló en la madera. Con el pitido final, las alemanas rompían en júbilo recorriendo el terreno de juego como si del primer minuto se tratase contrastado con la decepción de las escandinavas que de manera muy deportiva felicitaron a las teutonas. Tras recoger ambas selecciones las correspondientes medallas, Platini otorgaba el trofeo a la capitana alemana, Angerer que alzó sus brazos en dirección al cielo de Suecia en un ambiente de felicidad en el palco del Friends Arena.

VAVEL Logo